La granja de los problemas

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Jue Jul 05, 2012 12:25 am

Iba a levantarme de la cama cuando sentí que me sujetó por la muñeca, no pude evitar hacer una mueca por el dolor debido a que aún estaba muy sensible aunque no emití ningún sonido, por suerte ella seguía cubierta por las mantas así que dudo que se haya dado cuenta. Me concentré en ella ignorando las ardientes punzadas, ya que si me había detenido seguro que tenía algo que decir o me necesitaba.

Poco después escucho su voz trémula y confusa, disculpándose nuevamente. … ¿Qué es esto? ¿Una competición para ver quien se siente más culpable? pensé con ironía. Alcé una ceja al escucharla decir que ella “no pudo controlarse” con el beso, tal parece que no he sido el único que lo disfrutó… Me dije sonriendo con algo de picardía. Aunque la sonrisa poco me duró, ya que al confesarlo apretó más su agarre en mi muñeca haciéndome apretar los dientes por el dolor. Cerré mis ojos apoyando la frente en mi mano izquierda para forzarme a aguantar, ella no era consciente de lo sensible que estaban hoy mis muñecas, ni lo exageradamente irritados que estaban los tatuajes…
No pude evitar que un profundo suspiro de alivio se escapara de mis labios al sentir como se revolvía entre las mantas soltando su agarre. Abrí mis ojos alzando mi cabeza para ver como se asomaba tímidamente entre las mantas, tomando ahora para mi mayor descanso mi mano derecha.
Ante sus palabras me quedo bastante alucinado. Dice que yo le provoco sentimientos y que eso hace que se descontrole y se confunda, y de ahí salta con que me vaya a dormir tan campante para que ella siga culpándose… Claro, como que voy a dejarla así de fácil… Luego cambia de tema observando totalmente absorta la oscuridad de fuera de la ventana diciéndome por fin su nombre, Tinuviel. Y no suficiente con eso, vuelve a disculparse nuevamente porque YO… ¿me sienta confundido por SUS sentimientos?

Apenas quise abrir la boca para decirle mi opinión veo como me mira negando con la cabeza poniendo uno de sus suaves dedos encima de mis labios, ¿Después de todo lo que ha dicho, cree que me voy a quedar callado? Pensé sintiendo como me palpitaba la sien.
Joder, con lo inocente y vergonzosa que es entiendo que se sienta confusa cuando hasta yo lo estoy, pero ¿por qué tiene que darle tantas vueltas a todo? Resoplé al escuchar cómo me manda a “dormir tranquilo” para luego acariciar mis cabellos y decirme como si nada que le encanta.

- Ya te dije el motivo del porqué no me corto el cabello. - Murmuré sujetando su mano. - Pero Tinuviel, si piensas que me iré a dormir así como así para que te vuelvas a escudar en tu caparazón de mantas, lo siento pero me niego. - Añadí llamándola por primera vez por su nombre, observándola fijamente a los ojos.

Antes que pueda protestar, imité su acción. Le tapé la boca con la palma de mi mano izquierda, aunque sin lastimarla ya que dudo que un simple dedo pueda acallar sus protestas.

- Mira, en primer lugar ya te dije que no hace falta que te disculpes por todo. No sé qué mierda te habrán enseñado esos sacerdotes, pero te recuerdo que estás conmigo. ¿No fuiste tú la que dijo que querías que te tomara en serio? - Le dije acariciando distraídamente su mejilla con mi pulgar. - Que no solo se trata de proteger tu bienestar físico, sino también tus emociones… - Le recordé sin desviar mi mirada. - No soy quién para decirte que está bien o mal Tinu, eso se ha de descubrir por uno mismo. - Comenté incorporándome de la cama, soltando su mano pero sin quitar mi mano izquierda de sus labios.

Respiré profundamente un par de veces con los ojos cerrados y, apoyando mi rodilla en la cama me incliné para acercar mi rostro a la altura del suyo.

- No sé tú, pero yo disfruté mucho este beso, y me muero por volver a besarte. - Le dije serio, observando cómo brillaban en la penumbra sus grandes ojos violáceos. - Y que no se te ocurra pensar por esa cabecita loca que tienes que me gusta besar a cualquiera. - Añadí molesto al recordar mi “amplio historial” para con las mujeres. - No sé porqué, ni qué es lo que te hace tan especial para atraerme como un jodido imán, pero escúchame bien porque no lo repetiré, ¿está claro? - Deslicé mi mano izquierda de sus labios, acercando la derecha acariciando suavemente su rostro con ambas manos.

- Me gustas Tinuviel. - Susurré acercándome a ella hasta besar su frente.

Me aparté sin dejar de mirarla. - Ahora depende de ti. No espero una respuesta inmediata, te conozco lo suficiente como para saber que estarás en shock sino lo estás ya. - Murmuré sonriendo divertido. - Pero si me vas a dar calabazas, ni se te ocurra disculparte otra vez. - Bromeé revolviéndole el cabello.
avatar
Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Jue Jul 05, 2012 5:06 am

Entre nervios trato de explicarle a Khanne mis sentimientos y la forma en que aprecio la situación, solo percibo ligeros cambios de expresión que van desde felicidad hasta ira, intento verlo a los ojos y analizar el por qué de sus expresiones, creo que le desespera un poco mi manera de ser y es evidente que le ha molestado de sobre manera que haya intentado silenciarlo, tan solo no quiero ahondar en la situación, si ni siquiera yo lo comprendo y no le veo ni pies ni cabeza, por favor Mystra que comprenda y que se vaya a dormir.

Aún abrigando esperanzas de que comprenda que no quiero continuar con la conversación, ya que he intentado cambiarle el tema de mil formas y tratar de disimular mi nerviosismo y mis expresiones en vano, veo la amenaza de que su réplica no se hará esperar, mientras juego con su sedoso cabello, Khanne toma mi mano y me recuerda el hecho por el cual no se ha cortado el cabello y es ahí cuando escucho que me llama por mi nombre completo, la fuerza de su voz entonando mi nombre me hace sentir un escalofrío que me recorre todo el cuerpo y me aclara que la conversación ni por error ha terminado ahí, mi nerviosismo es evidente, mi respiración se acelera y con la mano que me queda libre atrapo algo de sabanas que se encuentran debajo de ella y aprieto con fuerza, quisiera cerrar mis oídos por unos instantes y simular que nada sucede y que Khanne se que quedado mudo por un momento, sus ojos me dicen tanto y lo peor es que no dejan de verme ni un solo segundo, antes de que pudiera repetirle que vayamos a dormir cubre delicadamente mi boca con su mano, en señal de regresar mi acción, aquí viene la venganza, pensé sintiendo un segundo escalofrío.

Me habla con una voz suave y mimosa, con dulces caricias cubre mi rostro y puedo percibir la pureza e intensidad de sus sentimientos, me recuerda lo que misma le dije de que él también no solo protegerá mi bienestar físico sino también mis emociones, ¿quién es el adulto aquí?, pensé sintiendo mucha frustración, se supone que es mi guardaespaldas pero al verlo a los ojos puedo recordar aquel niño con el que jugaba y siempre cuidé y ahora que me diga en tono adulto y serio que piensa protegerme, me hizo sentir como una niña, además de que me reitera la importancia de las vivencias y la experiencia dejando atrás mucho de lo que me han enseñado mis maestros, concluyo que la vivencias son las bases de la enseñanzas de la vida.

Veo como despacio suelta mi mano y lentamente se reincorpora, para apoyar su rodilla e inclinarse hacia mi persona, apreté aún más fuerte las sábanas, un par de segundos cerré ligeramente los ojos, era demasiado cobarde e infantil para afrontar muchas cosas, me forcé abrirlos de nuevo y tenía la cara de Khanne a un par de centímetros de mi, me afirma que ESTE beso en particular lo disfrutó y que no ha sido suficiente y tiene deseos de ¿volverme a besar?, tragué saliva, ojalá que ya no me diga nada más, es difícil escuchar esto de sus labios, es complicado contenerse y comportarse, levante mi mano libre y sujeté un mechón de su cabellera, la mano no me paraba de temblar. Por unos segundos mi mente se queda en blanco entre ideas perdidas y de más escucho que soy especial, que no besa a cualquiera y que tengo un imán para atraerlo constantemente hacia mi, para enfatizar en una frase “escúchame bien porque no lo repetiré”, fue como sentir un pellizco y salir súbitamente de transe, cuando me di cuenta estaba sujetando tiernamente mi rostro con ambas manos y con voz fuerte y clara me dijo que le gustaba, mencionando de nuevo mi nombre con aquella fuerza para después depositar un cálido beso sobre mi frente, comienzo a sentir mis mejillas muy calientes, espero no estarme sonrojando de nuevo, ¿por qué siempre he de ser tan obvia?, me dije a mis adentros con frustración, ¿acaso se me ha declarado?, ¿es enserio que me quiere?, ¿a mi?, una elfa llorona y quejumbrosa, infantil y con tantos traumas, seguro se habrá topado con mujeres mil veces mejores que yo en su vida, ¿estará seguro de lo que me dice?, yo continuaba dándole vueltas en mi cabeza, sin poder creer mi suerte y creyendo que era una broma veo que abre de nuevo sus labios y me dice que ahora depende de mi y que espera una respuesta, acto seguido me sonríe y revuelve suavemente mi cabello.

Mis nervios eran evidentes, a estas alturas tendría las mejillas más que rojas, dejé de sujetar las sábanas y las coloqué sobre su pecho, bajé la mirada y en voz casi inaudible alcancé a murmurar

-Gracias por quererme.- una suave lágrima se deslizó sobre mi mejilla, pero no era de tristeza, era de felicidad, pocas veces había llegado a sentir afecto de alguien y aún menos en plan amoroso, mi primer amor no había funcionado debido a mis maestros, era un tema demasiado tabú y al estar siempre aislada me faltaba experiencia.

Continué agachada y suavemente añadí

-Me siento agradecida que sientas eso por mi Khanne, dame tiempo de ordenar mis pensamientos, es que.- titubee un segundo - Nunca creí que sintieras eso por mi, y a decir verdad me da algo de frustración ser tan niña para esas cosas.- deslicé mis manos y las coloqué sobre mis rodillas apretando las sabanas de la impotencia que sentía

-Sabes que te quiero mucho ¿verdad?, creo está de más que te lo diga pero te lo repito, te agradecería mucho que me tuvieras paciencia

Alcé mi mirada y lo vi fijamente a los ojos estirando una de mis manos y sujetando su cara

-Me da gusto verte así, tan tierno y humanizado, pensé que no querías abrirte a nadie, tan solo quedarte en tu zona de seguridad y sentir confort, pero esas relaciones que tuviste anteriormente eran vacías ¿verdad?, ¿estas dispuesto a soportar la elfa chiflada y aniñada que tienes enfrente?.- añadí esbozando una tímida sonrisa

-En este momento tan solo puedo decirte que me has hecho muy feliz.- me incliné hacia él y le di un abrazo -Por favor no te muevas quiero quedarme así un rato.- le susurré al oído
avatar
Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Jue Jul 05, 2012 7:20 am

No puedo evitar sonreír al ver como el rostro de Tinu se pone cada vez más rojo ante mis palabras, la verdad ni yo mismo me conozco. Su pequeño cuerpo tiembla nuevamente pero con menos intensidad, aflojando el férreo agarre en que mantenía las sábanas. Siento como apoya sus suaves manos ligeramente en mi pecho, para agradecerme cabizbaja con voz queda.

- Torpona… ¿Cómo no iba a hacerlo? - Le dije viendo como resbalaban sus lágrimas por sus tersas mejillas.

- Ya te dije que no hace falta que me respondas ahora, si YO tengo la cabeza hecha un lío… no quiero pensar como estará la tuya. - Bromeé acariciando sus cabellos, sintiendo como se iba relajando poco a poco.

- No soy “famoso” por mi paciencia, pero por ti haré un esfuerzo. - Le dije guiñándole un ojo. - Aunque más bien quien necesita mucha paciencia para aguantarme eres tú, ¿no crees? - Comenté divertido.

Veo como finalmente alza su rostro, observándome para alzar sus manos y sujetar mi cara. Ante su comentario de que le gusta verme más tierno y… ¿humanizado? Joder… ¿Tan mala bestia he sido? No pude evitar preguntarme, empezando a sentir como me ardían ligeramente las mejillas y esta vez no era por el calor de la maldición. Ojalá no se dé cuenta Pensé intentando disimular mi leve sonrojo.

- Tengo experiencia con mujeres, pero ninguna sobre “relaciones” como tú lo llamas. Nunca me he preocupado por eso ya que ellas me utilizaban a mí, y yo a ellas. De hecho nadie me había llamado la atención hasta que llegó cierta “elfa chiflada y aniñada” y echó por tierra en un par de días todo lo que creía. - Respondí divertido. - ¿Te crees que me voy declarando así como así? Pues no señorita, porque eres la primera quien tiene el dudoso honor en mis veinticuatro años de vida. -

Al ver como se inclina para abrazarme no puedo evitar sonreír acomodándome en la cama para poder corresponderle. - Tontorrona… No pienso soltarte hasta que te hartes de mí. - Le dije apoyando mi barbilla en su cabeza, acariciando suavemente su espalda y cabellos.
Me quedé en silencio sintiendo su suave respiración en mi pecho, su dulce olor a frutas inundaba mis sentidos relajándome totalmente.

- ¿Sabes? - Murmuré con voz ronca. - Por primera vez pienso que fue una suerte que ese cabrón me encontrara, ya que de lo contrario nunca te habría conocido. -

Apenas pronuncié esas palabras sentí como un extraño escalofrío me recorría de pies a cabeza, aunque no le di mucha importancia ya que cada vez que recuerdo a Zelus mi cuerpo reacciona inconscientemente por los dolorosos maltratos. Aunque el collar se sentía más ligero…
avatar
Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Dom Jul 08, 2012 2:42 am

En esos momentos me perdí en el abrazo y al sentirlo correspondido no pude sino esbozar una sonrisa de satisfacción, por fin podía estar a gusto conmigo misma sin preocuparme por el que dirán o estar limitada por tantos tabúes y pensamientos a los que ya estaba bastante habituada. Tan solo recordar la negación presentada por mis maestros ante el simple hecho de amar a alguien, si el amor la fuerza superior nos lo había dado para amar a todos y no monopolizarlo en deseos hedonistas, pero tenía que reconocer que mi naturaleza elfica luchaba mucho en contra de mis deseos más mundanos.

Khanne estaba de lo más tierno y se comportaba verdaderamente sincero, todo esto parecía un sueño, no podía pensar en otra cosa, sentí sus suaves caricias y como depositaba su barbilla sobre mi cabeza, pude escuchar el latido de su corazón, mis manos tocaban tímidamente su espalda y las deslicé suavemente hacia su nuca, le rasqué suavemente la cabeza tironeando suavemente su cabello con mis dedos que se había tejido entre su espesa melena

-No puedo evitarlo, pero como me gusta tu cabello, atesóralo siempre.- comenté mientras continuaba jugando con sus cabellos

Escucho como con voz ronca me dice que por primera vez no se arrepiente de haber sido encontrado por el maestro Zelus, siento una profunda pena por saber que le odia y esta admitiendo estar agradecido con él por haberme conocido, aprieto un poco más mi abrazo para confortarle y agradecerle que admita el hecho que su destino fue cambia al conocer al maestro y que no todo fue tan malo.

-Se que hemos pasado por momentos difíciles, pero siempre nos aguardan cosas nuevas e interesantes en el futuro, tu caíste en las manos de un sacerdote que te maltrataba y yo perdí a mis padres, pero el destino ha sido amable y nos ha reunido de nuevo para que podamos disfrutar del momento.- susurré suavemente sobre el oído de Khanne

-Estoy profundamente agradecida de todo lo que me dices y de ver un poco de intenciones de perdón hacia el maestro, no te digo que lo quieras, creo que ya era algo mayor y bastante cascarrabias, encima él esta especializado en la rama de cacería de demonios y no fue nada amable en su trato para contigo, pero saldremos de esta juntos, de eso no te quepa duda.-

Solté varios suspiros en señal de alivio y me comencé a sentir bastante adormilada, los brazos de Khanne me acunaban como nunca nadie lo había hecho y realmente me sentí protegida, alcé la vista y vi la penumbra de la noche, con los suaves resplandores de la luna sobre las copas de los árboles, cerré mis ojos y agradecí el hecho de estar viva y haberme reencontrado con Khanne, por una de las pocas veces en mi vida me sentí amada y muy feliz, varios pensamientos atravesaban mi mente, definitivamente eran esperanzadores y no quería archivar este recuerdo en mi memoria, sentía que esto definitivamente no era casualidad y eventualmente cambiaría mi destino, poco tiempo después, no pude más con el cansancio físico y emocional quedándome profundamente dormida.

---------------------------------------------------------------------

Continua en; Rumbo a Balkar
avatar
Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 5 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.