La granja de los problemas

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Lun Jun 04, 2012 5:12 am

Mientras me dirijo hacia el baño Khanne amargamente me afirma que vive tan solo por llevarle la contraria a Zelus, no puede ser que sea cierto lo que mis oídos escuchan, el debe de vivir para él mismo, tan solo ser feliz, es la meta de cualquier criatura sobre la faz de este mundo.

Agacho la mirada al piso y sentimientos tristes recorren mi mente, recuerdo cuando perdí a mis padres y tan solo quería dejar de existir, no sentía que mi vida tuviese sentido sin ellos, varios días deje de comer, me encerré en mi habitación no había ningún poder que me hiciera cambiar de opinión, me sentía sola en este mundo y sin nadie a quien acudir, fue entonces cuando me hicieron ver mi suerte y que yo no había nacido solo para mí, sino que mi vida tenía un propósito, apreté fuertemente mi puño recordando con algo de coraje aquel entonces. Mis maestros me obligaron a seguir viviendo por mis habilidades curativas, que no debería de ser egoísta y tenía que velar por los demás, por lo tanto comprendí que era verdad que mi vida no solo me pertenecía y que estaba siendo demasiado testaruda en solo dejar de existir, doy un profundo suspiro, me duele demasiado recordar eso, pensé.

Entro al baño y coloco mis cosas, la puerta se encuentra entreabierta y Khanne aún se encuentra hablando, me asomo de nuevo y trato de ponerle atención, total esta borracho, ya pronto le dará sueño y podré darme mi baño. Creo que lo que trate de explicarle sobre el amor es algo que desconoce por completo y no comprende, yo le mencioné la palabra droga para que comprendiese que es algo a lo que nos hacemos adictos, más en plan sentimental y espiritual que físico, al escuchar que menciona de nuevo mis labios, me siento bastante triste, no es posible que no pueda comprender lo que le trato de explicar, pero seguro algún día lo comprenderá.

Me mantengo atenta a su plática, y no puedo creer lo que mis oídos escuchan, creo que está atraído a mí, pero tan solo habla de mi carne, habla de mi cuerpo, su sabor, aroma y que le he causado un cambio interior, al mencionar esto lo dice de una manera tan lastimera que me duele, creo le conflictua que le guste, no sé qué decirle ni cómo reaccionar.

El rechinido de la puerta me hizo reaccionar, no le había dicho nada a Khanne, mis labios se entre abrieron para decir algo pero no salió palabra alguna, salí del baño y me acerqué a él me encogí en cuclillas para verle de nuevo y coloqué mi mano sobre su oreja derecha, atrapando algo de su húmedo cabello al tocarlo, lo vi fijamente a los ojos y sonreí suavemente.

-Khanne el amor no solo es la atracción física va más allá de ello, ¿sabes?.- murmuré suavemente en su oído.

-Me siento muy halagada que sientas esas cosas por mí, ¿pero estás seguro que no es solo atracción física?, ¿no será que te sientes muy solo?, o ¿es que estás algo tomado?.- añadí con voz tranquila.

-Ya veremos que sucede, espero no incomodarte tanto, no quiero que te sientas incómodo teniéndome cerca.- dije depositando un dulce beso sobre su frente.

-Creo que estás demasiado borracho y estas desvariando.- mencioné con una suave risa.

-Duérmete ya pequeño Khanne.- dije asintiendo con mi cabeza, cerrando ligeramente mis ojos y esbozando una enorme sonrisa.

-¿Quieres que te acomode algo para que te puedas recostar?.- comenté removiéndole un poco los cabellos de su cabeza.

Me reincorporo suavemente para ir por algo de sábanas y cobertores para armarle una improvisada cama.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Lun Jun 04, 2012 2:03 pm

Me sujeté la cabeza con ambas manos intentando ocultar mi mal estar, me sentía totalmente asfixiado y agobiado por el calor. El mareo iba desapareciendo despacio, siendo sustituido por un fuego abrasador que parecía querer derretir mi piel.

Apenas percibo como Tinu se aproxima nuevamente hacia mí, comentando que mi atracción por ella es únicamente física.

Sonreí ante su inocencia, si fuera únicamente por su aspecto la habría ignorado completamente. No es que sea fea, al contrario. Pero su cuerpo es muy delgado incluso para ser elfa, supongo que el motivo es para poder volar con sus alas. Si mi interés fuera puramente sexual, su cara fina y aniñada, sus largas piernas junto con sus pechos que apenas llegan al tamaño “normal” no me llaman mucho la atención, sin contar que ella es demasiado pura e inocente. Me gusta tener sexo como a cualquier hombre, pero no soy ningún pervertido.
No, toda ella desprende “algo” que me atrae como un imán.

Suspiré sintiéndome realmente agotado ¿qué coño hago pensando en estas estupideces?

- Estoy muy borracho, olvida lo que te dije y ya. - Murmuré cansado sintiendo como ella me revolvía suavemente los cabellos.

- Deja de preocuparte por mí, y báñate o duerme. Ni se te ocurra taparme o preparar cualquier cosa con este calor infernal ¿vale? Estoy bien así… - Comenté con la voz rasposa.

Apenas fui consciente de cuando me dejé llevar por la oscuridad. No podía respirar bien por culpa del maldito calor, me zumbaban los oídos de tal forma que apenas podía escuchar mis propios pensamientos.

Cuando abrí los ojos me vi en aquella maldita casa, haciéndome tensar interiormente al saber lo que iba a ocurrir. Desvié la mirada por la minúscula habitación, mi vieja cama de paja se había vuelto a deshacer puesto que el viejo me había levantado violentamente para volver a castigarme. Sonreí con amargura al verme a mí mismo, siendo arrastrado por el suelo hasta llegar al establo. Observé los caballos que al estar habituados a esa escena seguían comiendo tranquilamente, mientras Zelus no dejaba de golpear una y otra vez mi espalda con su cinto de cuero.
Era extraño verme a mí mismo de esa forma, siendo un mero espectador de ese asqueroso espectáculo. Recuerdo que en aquel entonces esos “castigos” eran tan habituales que hasta se me hacían normales.
Resoplé agobiado tanto por el calor como por los recuerdos, sintiéndome mareado otra vez.

Y ahí, viendo mi pequeño cuerpo tendido inconsciente en ese charco de sangre no pude evitar volver a preguntármelo. Si mi existencia era un error…

- ¿…Porqué no me mataste? -

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Lun Jun 04, 2012 4:49 pm

Al escuchar la negativa de Khanne ante mi ofrecimiento de prepararle una cama, decido retomar mi idea inicial de bañarme, me dirijo de nuevo al baño y lo veo de reojo, al parecer está bastante acalorado, después de terminar mi baño traeré una toalla húmeda para refrescarle, está tan borracho que se ha quedado tirado ahí y con mis fuerzas ni por error lo voy a poder mover, me apresuraré a tomar el baño.

Entro en el baño suavemente cierro la puerta, me desvisto y coloco mi ropa sobre una vieja silla que está en el interior, despacio me introduzco en la tina y estiro mis piernas y brazos, con una pequeña esponja enjabonada comienzo a tallar suavemente mi cuerpo, removiendo toda la tierra y sudor, menudo día el de hoy, del bosque al patio, luego la casa y para cerrar con broche de oro mi borrachera y luego la de Khanne, di un resoplido expresando mi frustración ante los hechos. Posteriormente comencé a enjuagarme y lavar mi largo cabello, una vez terminado salí de la tina secándome rápidamente con una toalla, extraje una botella de perfume de mi zurron y me coloqué un poco sobre mi piel, después el camisón y para terminar mi bata, regresé mi ropa doblada y el perfume al zurrón, lo sujeté por las tiras a mi espalda, llevando sobre el brazo la toalla húmeda, la cual pensaba colocar sobre el marco de la ventana para que se secase.

Al entreabrir la puerta veo como Khanne se retuerce mientras duerme, ¿pero qué estará soñando?, continúo mi camino por la habitación depositando el zurrón a un costado de la cama al lado de la katana de Khanne, me siento sobre la cama y comienzo a trenzar mi cabello, una vez terminado tomo la toalla y la coloco sobre el marco de la ventana, es ahí cuando escucho que Khanne murmura a alguien en sus sueños por que no lo había ¿matado?, es cierto lo que mis oídos escuchan, ¿con quién estará soñando que le dice semejantes cosas?, solo espero que no este delirando, regreso rápidamente al baño y remojo un trapo con agua fresca, me arrodillo al lado de Khanne y comienzo a limpiarlo con el trapo, primero lo paso por su frente, luego por su cuello, no paso al tronco sin repasar antes los brazos, esta sudando bastante, ¿estará bien?, no si aplicarle algún hechizo, no se si le duele algo, pienso con angustia.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Lun Jun 04, 2012 8:30 pm

Escucho la melodiosa voz de Tinu llamándome, sonreí burlándome de mi mismo al ver las ropas exageradamente grandes que vestí cuando era crio. Siempre que me preguntaba por ellas, le cambiaba de tema. De ninguna manera iba a decirle que era la mejor forma para ocultar los golpes, además de que como tenía la suerte de curarme rápidamente no iba a preocuparla por esas tonterías.
Me vi correr hacia Tinu con una estúpida sonrisa de felicidad en la cara, dando un par de vueltas alrededor de ella para después seguirla adentrándonos en el bosque.

Realmente… Ella es lo único bueno que he tenido. Pensé al verla jugar conmigo.

Unas nubes negras empezaron a oscurecer mi alrededor, desdibujando rápidamente mis recuerdos con las frías gotas que caían del cielo. Cerré los ojos al sentir el agradable frescor, dejando que la lluvia me refrescara. Aunque, cuando la lluvia alcanzó mis muñecas el ardor se intensificó haciéndome gruñir por el dolor. Al abrir mis ojos pude ver al cabrón de Zelus frente a mí, portando aquel viejo libro mientras murmuraba esas extrañas palabras.

No voy a dejar que me maldiga de nuevo… Pensé furioso lanzándome sobre él.

El vértigo de estar cayendo y arrastrando alguien conmigo me hizo abrir los ojos, ya que escuché el suave quejido de una mujer al golpear contra el suelo por mi arremetida dejándome totalmente extrañado. Me vi tumbado boca abajo, abrazando ferozmente un cuerpo menudo. Mis botas estaban tiradas descuidadamente a poca distancia confundiéndome aún más.

- Pero… ¿qué coño…? - Balbuceé aturdido.

Bajé mi mirada hacia el bulto que estaba abrazando, viendo alarmado que no era ni más ni menos que Tinu.

Me incorporé de un salto para apartarme de ella, aunque nada más hacerlo caí sentado de nuevo totalmente mareado. Me sujeté la cabeza para intentar calmar las nauseas y el jodido mal estar, y me esforcé para enfocar la mirada hacia ella.

- ¿Estás bien…? - Pregunté al verla aún en el suelo sintiendo mi garganta reseca y rasposa.

- Puta pesadilla… - Maldije entre dientes.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Mar Jun 05, 2012 12:05 am

Me encontraba refrescando a Khanne, cuando percibo que se estremece y da un gruñido, en ese momento ceso de limpiarle y en menos de lo que canta un gallo me sujeta fuertemente de los brazos y se me tira encima, ¿pero por Mystra que sucede?, caemos, y de momento siento un golpe seco en mi espalda sintiendo el piso, dejo escapar un suave quejido, ya que no había sido tan malo, pero si me había golpeado algo, espero que el golpe haya despertado a Khanne, de momento siento que me ve y se levanta de un salto para después caer abruptamente, es notorio que sigue borracho, no puede ni mantenerse en pie por el mareo.

-Si, estoy bien.- añadí tranquilamente

-Disculpa, no era mi intención despertarte, es que te vi tan acalorado, que te repase un trapo mojado para removerte el sudor y tierra que traías.-

-¿Has tenido una pesadilla Khanne?.- le dije suavemente aún tirada en el piso y con un poco de dolor, suavemente me sobe la cadera del lado derecho, por más ligero que fuera el golpe, mi cuerpo era bastante delicado

-Veo que sigues medio aturdido por el alcohol, deja te doy algo para que te baje un poco el mareo.-

Me incorporé suavemente, y ligeramente cojeaba de la pierna derecha, seguro en lo que camino un poco me baja el dolor, me acerco a mi zurrón y concentrándome fuertemente extraigo un pequeño frasco cristalino, su contenido era una poción para males generales, el líquido era transparente, pero contra luz se veía ligeramente azulado. Acercándome de nuevo a Khanne me inclino por tercera vez en cuclillas, destapo suavemente el frasco removiendo el corcho y lo acerco a sus labios.

-Anda bebe, con esto te sentirás mejor, ya después prepararé más.- dije con una enorme sonrisa

-No es nada extraño, te quitará el mareo y no amanecerás con resaca.- añadí inclinando el frasco para que lo bebiese

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Mar Jun 05, 2012 11:53 am

-Tonta… ¿Cuántas veces he de decirte que no te preocupes tanto por mí? - Pregunté apartándome el flequillo de mi frente aún sentado en el suelo.

Suspiré cansado, solo asentí con la cabeza cuando me preguntó si había tenido una pesadilla, de ninguna manera iba a decirle de que los maltratos de ese bastardo habían calado tan hondo en mi alma que aún me torturaba entre sueños.

Apenas me di cuenta de que Tinu ya se había levantado y se acercaba a mí con un pequeño frasco entre sus manos, veo como se acuclilla ante mí y me pone el frasco en mis labios explicándome que es una especie de poción para quitarme el mareo y la resaca. Abrí la boca para protestar, pero apenas lo hice Tinu vertió el contenido del frasco. Tragué con rapidez y la miré a los ojos algo molesto, no por su detalle, sino porque me estaba tratando como un jodido crio.

- Puedo tomar las cosas por mí mismo, ¿sabes? - gruñí alzando mi mano hacia su mejilla. - No hace falta que des tantas explicaciones torpona, confío en ti ¿recuerdas? - Murmuré acariciándola para apartar un par de cabellos rebeldes y colocarlos detrás de su puntiaguda oreja.

Aunque me ofrecieras el veneno más mortal, me lo tomaría igual sin dudarlo. Pensé acariciando su fresca y ruborizada mejilla.

- ¿Ya te bañaste? - Pregunté al sentir la ligera humedad de sus cabellos. - Si es así iré yo ahora, aún estoy sudando como un maldito cerdo y no quiero que mueras intoxicada por mi hedor. - Bromeé apartando mi mano de su rostro para incorporarme.

Esta vez al hacerlo mas despacio el suelo parecía querer mantener mis pies en él, así que ofrecí mi mano para ayudarla a incorporarse.

- Ve a dormir tranquila. - Sugerí sin dejar de observar sus grandes ojos violáceos.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Miér Jun 06, 2012 4:42 am

Al escuchar a Khanne que no me preocupe por él, tan solo esbozo una enorme sonrisa

-Me seguiré preocupando por ti hasta el día que me muera, no quiero que te vuelva a pasar algo, la última vez que te deje, eras un chico tan sonriente y ahora te veo algo triste y bastante cerrado a las demás personas, así que me tendrás un buen rato preocupándome por ti.- dije en voz apenas audible

Khanne bebe de la poción a tragos, y me mira con mirada recelosa, tal parece que el sabor le pareció amargo o algo porque no le veo nada conforme, me sentí algo mal por forzar la pócima en sus labios, pero lo veía tan mal y algo borracho que no pensaba molestarle, además su actuar mientras dormía me había asustado bastante. Khanne comienza a reclamarme que puede tomar las cosas por si mismo, hago una mirada levemente sarcástica.

-Ya sé que estás grandecito, es notorio.- añadí haciendo una suave risa

-Pero te vi tan mal mientras dormías y lo acalorado que estabas, te has levantado y de nuevo caído, pensé que seguirías borracho, lamento haber forzado la pócima así, pero lo consideré necesario.- dije tímidamente

Toca suavemente mis mejillas con su mano y acomoda delicadamente algunos mechones de cabello detrás de mi oreja, al sentir su toque siento como el corazón me late fuerte y no puedo evitar sonrojarme, no entiendo porque no puedo controlar mis reacciones, parezco adolescente, pero supongo que no puedo estar engañando a mi corazón, tan solo le contesto con una sonrisa y asiento.

-Gracias por confiar en mí, me honra mucho.-

-Sí, ya he tomado un baño. Me disponía a prepararme para dormir, insisto, ¿no quieres que te prepare algunas cobijas y sábanas para que duermas? ya que no pienso verte de nuevo en el piso.-

Me ofrece caballerosamente su mano para ayudarme a reincorporarme, me sujeto de ella y suavemente me ayuda a ponerme en pie, algo me dice que vaya dormir tranquila, pero realmente no tengo mayor sueño, creo esperaré a que se tome su baño y saldré a volar un rato a ver si puedo tocar mi flauta un rato, eso siempre me ayuda a tranquilizar la tempestad de mi alma, y al sentir el toque de Khanne, su mirada, reacciones, no puedo evitar ponerme nerviosa y perder el control, más vale que me serene.

-Anda que tengas un buen baño.- dije inclinando un poco mi cabeza hacia mi lado derecho y sonriendo ampliamente

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Miér Jun 06, 2012 8:16 am

- No hace falta que prepares nada, estoy más que acostumbrado a dormir en el suelo. - Le dije desabrochándome el cinturón de mis pantalones, para lanzarlo descuidadamente encima de un viejo mueble. - A no ser, que quieras que comparta la cama contigo. - Bromeé sonriéndole divertido picándole la nariz.

Desconozco el motivo pero al menos puedo pensar con más claridad, ¿será por la poción esa? me pregunté rascándome la cabeza con aire distraído. Aunque el calor interno seguía agobiándome sin descanso, la idea de poder refrescarme con agua helada era muy tentadora. Me estiré con gran pereza sintiendo como se me resbalaban los pantalones al no llevar puesto el cinturón, provocando que diera un gruñido para sujetarlos y que al menos se mantuvieran en mis caderas.

- Estúpida ropa… - Maldije internándome en el baño.

Me acerqué a la pequeña ventana del baño y la abrí para que hubiera un poco de corriente de aire, siempre he odiado el calor y este bochorno me está molestando a más no poder. Apenas intenté desabrochar el primer botón de mis pantalones éstos cayeron al suelo de golpe, así que en apenas un par de pasos me introduje en la tina suspirando de alivio por el frescor del agua. Una vez dentro me di cuenta de que no había cerrado la puerta, pero sinceramente me daba igual. Saqué mis pies dejándolos apoyados en el borde para hundirme algo más y apoyar mi cabeza en la pared.

- Estoy por dormir aquí dentro. - Murmuré cerrando mis ojos.

Al dejar caer mis brazos para sumergirlos en el agua sentí una profunda punzada de dolor en mis muñecas, haciendo que centrara mi atención en mis odiados tatuajes. Las asquerosas letras negras seguían encadenadas, pero lo que me extrañó fue ver la piel enrojecida de alrededor.

- Qué raro… - Murmuré sintiendo los calambres de dolor al pasar mi dedo por encima.

- Oye Tinu, dijiste que ese cabrón de Zelus no había terminado el sello de mis muñecas, ¿cierto? - Pregunté sin desviar mi atención de los odiados tatuajes.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Miér Jun 06, 2012 9:07 pm

Me apoyo suavemente mis brazos en el marco de la ventana y siento como el fresco viento acaricia mis cabellos, tan solo espero que Khanne se meta a bañar para escaparme un rato a hurtadillas, que viéndolo como está posiblemente ni salir me deje, espero pronto ya desaparezca tras esa puerta, pensé dando un largo suspiro. Escucho que sigue necio, que está acostumbrado a dormir en el suelo.

-Vaya que eres necio, no es bueno que duermas en el piso, luego amanecerás con el cuerpo todo agarrotado, si quieres compartir la cama, considero que eso no es correcto, pero si insistes solo espero que te quedes en TU lado de la cama.- dije nerviosamente sonrojándome cual cereza

Escucho como se retiran las pisadas de Khanne, al poco rato avienta su cinturón y continúa alejándose, pero nada de señales de puerta o bisagra, volteo de reojo, y veo que la puerta está abierta y Khanne se está introduciendo a la tina, claro esta como Dios lo trajo al mundo, ¡por Mystra!, ¡pero si está desnudo!. Me aproximo a la puerta del baño cubriendo mis ojos con mis manos y enfocando lo poco que veo en el piso, ya cuando estoy cerca del umbral de la puerta, con mi mano izquierda oculto mis ojos y con la derecha sujeto el pomo de la puerta, escucho a Khanne comentar sobre los sellos de sus muñecas.

-Se que es un hechizo de sellado de demonios, no se mucho de ello, apenas iba a comenzar mis estudios sobre eso de manera más profunda, he inferido que no está terminado, porque te he visto utilizar tus poderes, tan solo es una corazonada- murmuré serenamente

-¿a qué viene la pregunta?-

-P-por cierto, deja te cierro la puerta del baño, no es correcto que te des un baño con la p-puerta abierta.- añadí con voz algo nerviosa y la mano que sujetaba el pomo de la puerta ligeramente me temblaba

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Jue Jun 07, 2012 10:37 am

No pude sino reír abiertamente sobre su comentario de la cama.

- Eh torpona, ¿tan solo te has fijado en el tamaño? Es una cama para enanos, mis pies sobresalen demasiado, sin contar lo estrecha que es. Para poder dormir juntos tendrías que estar encima mío y creo que ni muerta consentirías eso. - Comenté con burla.

- Así que si no quieres que duerma en el suelo ya me dirás donde lo hago, ¿quieres que vuele? - Pregunté divertido. - Además, el suelo es de madera. Yo no veo tanto problema, con una simple sabana tengo de sobras así que ni te molestes en preparar nada. -

Me sumergí en la tina sacando totalmente las piernas para poder refrescar mi cabeza, gracias al cielo la corriente de aire y el agua helada era un estupendo remedio contra este jodido calor infernal que siento.

Sonreí con amargura al escucharla así que un hechizo de sellado de demonios, ¿eh?

- Por nada en especial… - Comenté cogiendo de un zarpazo el jabón para comenzar a lavarme. - Ese cerdo siempre tiene razón, ¿eh? no soy más que un asqueroso mestizo… - Murmuré recordando sus palabras, apartando el odiado collar para poder enjabonarme el cuello.

Sentí como Tinu iba cerrando la puerta y me alarmé. - ¡¡No!! ¡¡Quieta!! ¡Ahora que se está calmando un poco este horrendo calor no cierres la puerta! - Exclamé sentándome rígido en la tina. - ¡Me da igual si es correcto o no, pero no la cierres! -

Apenas me doy cuenta de que estoy de rodillas, sujetando tan fuerte los bordes de la tina que mis nudillos están blancos. Tragué duro desviando mi mirada al suelo para que no viera mi desesperación y, por primera vez decidí tragarme el orgullo.

- Haré lo que quieras, pero no cierres esa puerta para que termine de refrescarme… Por favor…- Murmuré con esfuerzo.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Vie Jun 08, 2012 3:14 am

Ciertamente Khanne nunca me tomará enserio, su comentario sobre la cama me molesta y me pone algo nerviosa, pero trato de mantener compostura para evitar darle gusto haciéndome enojar, tan solo aprieto fuerte el puño y trato de tranquilizarme, haré caso omiso de lo que me acaba de decir.

-Duerme donde quieras y como quieras, ¡no te vuelvo a decir nada!.- grité molesta perdiendo compostura. -Yo de tonta que me ofrezco a ayudarte y estar al pendiente de ti, definitivamente no se puede.- añadí cruzándome de brazos.

Al intentar cerrar la puerta, para darle algo de privacidad, Khanne sobre actúa la situación, poniéndose bastante nervioso, comenta algo sobre un calor, pero yo siento bastante fresca la noche, el aire entra muy agradable por la ventana y si está dentro de la bañera, seguro el agua estará fresca. De momento se pone en una postura nerviosa y desafiante, definitivamente le molesta que intente cerrarle la puerta, es notorio que ha vivido solo demasiado tiempo para poder comprender mi postura. Antes de que le pueda decir algo moralista debido a su terquedad de no dejarme cerrar la puerta escucho el tono de su voz suplicante, acaso lo que escuchan mis oídos es cierto… ¿me está pidiendo de favor, FAVOR?, que no le cierre la puerta. En ese momento suelto el pomo de la puerta como si fuera un hierro candente, y me alejo dándole la espalda, estoy demasiado impactada por su sobre reacción.

-Bueno, ya que veo que te molesta demasiado que te cierre la puerta, al grado que me pides de buena manera y no logro comprender tus razones, te dejaré la puerta abierta, pero me retiraré un rato para que te puedas bañar tranquilo.- comenté con voz tranquila.

-Solo saldré a dar una vuelta, quiero relajarme un rato, ha sido un día complicado.- añadí colocándome a un costado de la ventana.

Cerré mis ojos y me concentré en cuestión de segundos mis alas aparecieron, ya desde hacía un rato había extraído mi flauta del zurrón y la guardé en un bolsillo de mi bata.

-¡Disfruta tu baño!.- canté en tono tranquilo.

Momentos después ya me encontraba volando para salir del cuarto a través de la ventana, la noche era tranquila y la luna menguante aún brillaba acariciando las copas de los árboles, la penumbra era deliciosa, el fresco aire que circulaba se colaba entre los pliegues de mi pijama y me hacía sentir más ligera, ¿en qué lugar me apoyaré para tocar mi flauta un rato?, creo haber sentido el aroma de agua hoy por la mañana que estuve en el bosque seguramente hay un pequeño lago en el corazón de este, pero no pienso ir tan lejos, ya que Khanne de seguro se preocupará. Así que termino sentándome sobre el techo de la casa donde estamos, me coloqué cerca de la ventana del baño, para que Khanne pudiese escuchar las notas y pudiera tranquilizarse un poco, me preocupaba mucho haberlo visto tan alterado hacía unos pocos minutos. Extraje mi flauta del bolsillo, oculté mis alas y comencé a tocar, las dulces y suaves notas abrazaban mi alma y me tranquilizaban, como lo recuerdo al tocar esta música, tanto que le agradezco este regalo, pensé esbozando una sonrisa.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Vie Jun 08, 2012 12:24 pm

Al ver como se aleja de la puerta manteniéndola abierta solté un profundo suspiro de alivio, no sé porque mierda tengo este jodido calor, pero tampoco iba a preocuparla con estupideces de más.

- Tan solo no te internes en el bosque, recuerda que hay lobos y a estas horas es muy peligroso… - Le dije con voz neutra al escucharla mencionar que quiere dar una vuelta.

Me medio tumbé obligándome a relajarme dentro del agua, seguí mi aseo con movimientos mecánicos porque realmente mis pensamientos estaban años atrás. Tinu había confirmado mis sospechas sin darse cuenta, Zelus siempre me llamaba mestizo con gran desprecio pero nunca mencionó mis orígenes. Me toqué con aire distraído mis ligeramente puntiagudas orejas, siempre procuro ocultarlas con mis cabellos puesto que a la gente le llaman demasiado la atención.

- ¡A la mierda! - Gruñí hundiéndome en el agua para vaciar mis pensamientos.

No soy consciente de cuánto tiempo ha pasado, pero el agua que antes era fresca ya empieza a estar bastante más caliente de lo que puedo soportar, así que me incorporo para salir cogiendo una toalla para secar mis largos cabellos. Me parece escuchar el ligero sonido de una flauta, pero estoy demasiado tenso como para poner atención. Voy caminando por la habitación mientras seco con fuerza mi cabello y me pongo de un salto mis habituales pantalones negros, una vez abrochados acomodo la toalla en mis hombros y observo con asco los tatuajes de mis muñecas. Ignorando el dolor y que aún la piel está bastante enrojecida cojo unos vendajes de mi saco y me las envuelvo furiosamente. Una vez completamente vendadas me apoyo en el marco de la ventana para que me golpee el aire directamente, cierro mis ojos para tratar de relajarme y olvidar todo.

Céntrate en tu trabajo, como siempre. Me ordené acomodando mis pensamientos uno a uno, enterrando todos los demás en lo más profundo de mi ser.

Me di la vuelta de golpe volviendo hacia el baño, quité el tapón de la tina para vaciarla, apagué la vela que iluminaba el pequeño cuartito y recogí mis viejos pantalones. Iba recogiendo todas mis pertenencias para dejarlas más o menos acomodadas, listas para que mañana podamos partir de aquí. Menos mi katana y las botas deje todo listo, apartando la camisa que rompí en la mañana junto los viejos pantalones grises para tirarlos. Ya tenía pensado el próximo destino, y ahí ya conseguiría algo de ropa de mi talla.

Resoplé molesto conmigo mismo y cogí una vieja sabana para dejarla en el suelo. Había dejado la puerta del baño abierta para poder seguir disfrutando de la corriente de aire, aunque no sé si Tinu con lo delgada que es tendrá frío…

Antes siquiera de pensarlo, me acomodé una ligera manta en el hombro y apoyando el pie en el marco de la ventana salté para trepar al techo. Hacía bastante viento así que una vez arriba, ande descalzo sobre las viejas tejas para acercarme a ella. Estaba de espaldas a mí, tocando su flauta absorta en su melodía.

- Te vas a enfermar si sigues aquí torpona. - Le dije despacio para no asustarla puesto que no sé si se ha percatado de mi presencia.

Dejé caer la manta suavemente sobre sus hombros. Apenas ahora me doy cuenta de que ella es la única por la que me preocupo, haciendo que sonría torpemente al ver mis actos.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Sáb Jun 09, 2012 12:29 am

Me encuentro absorta en mis pensamientos, las notas fluyen por si solas de mi flauta, el viento fresco juega con mi cabello, de repente, escucho un ligero crujir en las tejas del techo, seguramente algún pájaro que anda por ahí, de súbito siento una presencia que se aproxima, pues para ser pájaro tiene una presencia muy fuerte, de repente escucho suavemente la voz de Khanne, seguramente estoy alucinando cosas, lo vi tan mal que estará aún tomando un baño, hice caso omiso del “sonido”, acto inmediato, cae una manta sobre mis hombros, no puedo evitar sobre saltarme ante esto, volteo bruscamente y lo aprecio, si, aquella silueta alta y delgada, con largos cabellos que denotaban su frescura del baño ante el brillo intenso que la luna revelaba sobre ellos, piel apiñonada, se apreciaba debido a que estaba descamisado, lo pude admirar tal y como era, tan bello, no pude sino verlo estupefacta y abrir ligeramente la boca de la impresión, estuve un rato en silencio viéndolo y después comencé a sentir calientes mis mejillas, deslicé la flauta de mis labios y la apoyé sobre mi regazo

-G-gracias por la manta, no debiste de haberte preocupado, estoy bien.- dije suavemente moviendo mi cabeza junto con mi hombro hacia mi lado derecho y esbozando una amplia sonrisa

-¿Te ha sentado bien el baño?, te veo mucho mejor.- añadí en tono preocupado

-Imagino que estarás listo para ir a dormir, tan solo me subía a tocar la flauta para despejarme, pero ya estoy mucho mejor.-

-Te hice caso y no me ido al bosque, aunque esta mañana me he percatado que hay un lago y tenía ganas de ir, pero no fui, te hice caso.- musité en tono distraído tratando de desviar mi mirada y disimular mi nerviosismo

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Dom Jun 10, 2012 2:22 pm

Veo como se sobresalta y se gira mirándome boquiabierta, tal parece que aunque no quise asustarla fallé en mi cometido. Me quedo quieto, viendo como se sonroja y la verdad es que no sé porqué. Bajé la mirada a mis pantalones en un acto reflejo, viendo que están perfectamente abrochados. ¿Porqué se habrá sonrojado? Me pregunté extrañado sin saber muy bien que pensar.

- No tiene importancia. - Respondí removiéndole los cabellos sin perder la sonrisa.

- Sigo teniendo calor, pero al menos ya no estoy asándome como hace rato, así que no te preocupes. ¿Te importa que deje la ventana abierta de la habitación? - Pregunté ofreciéndole mi mano izquierda para que se incorpore.

- Mañana saldremos temprano, no sería prudente estar mas tiempo aquí puesto que al viejo le vienen a visitar a menudo para traerle su licor. - Comenté intentando parecer tranquilo observando el cielo estrellado. - Además con el susto que le he dado antes no quiero meterle en problemas. - Añadí frunciendo mi entrecejo.

Me masajeé el cuello forzándome a relajarme, no me apetece pensar de más y suficiente enredos ya hemos tenido, seguro que nos vendrán más viendo tal y como van los acontecimientos. Resoplé para ahuyentar mis pensamientos, quiero intentar dormir aunque sean un par de horas y si sigo dándole vueltas no pegaré ojo en toda la noche.

- La noche es muy peligrosa Tinu sobretodo en el bosque, aunque no tenía ni idea de que hubiera un lago aquí cerca. - Dije desviando mi atención hacia el oscuro follaje del bosque. - Será mejor que vayamos a descansar el siguiente pueblo no está lejos, pero no estás acostumbrada a caminar y te será bastante duro. - Informé mirándola directamente a sus grandes ojos violáceos.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Lun Jun 11, 2012 3:36 am

Oigo algo de las palabras que me dice Khanne, pero estoy tan absorta admirándolo que poco presto atención de lo que me dice, algo entendí de que tenemos que irnos a la brevedad, ya que el dueño de la granja recibe visitas a menudo y lo que menos queremos es llamar la atención, percato un poco de preocupación en su mirada, no se que piensa, pero no puedo dejar de verlo, observo que me estira su mano para ayudarme a ponerme de pie.

Estiro torpemente mi mano derecha y tomo su mano, se siente tan cálida, pensé cerrando mis ojos, trato de hacer un poco de fuerza para ponerme de pie, pero mi sandalia se atora con una teja, a pesar de estar apoyada en la mano de Khanne tropiezo ligeramente y mi cabeza choca con su pecho, vaya momento más incómodo, soy experta en generar problemas de la nada, di un profundo suspiro y rápidamente alcé mi cabeza para verle, me llevaba bastante estatura, a decir verdad, para ser una elfa era bastante más pequeña que el resto de los míos, acto seguido coloqué mis manos sobre su pecho y di un ligero empujón hacia atrás para separarme de el y tratar de estabilizarme .

-Lo siento.- murmuré en voz suave mirando hacia la lejanía del horizonte

-Siempre ando fastidiándote, discúlpame.- añadí torpemente sujetando mi cabello dándole tirones en un intento por desfogar mi nerviosismo

-He notado que tu temperatura corporal es algo elevada, ¿siempre es así?, ¿no tendrás fiebre y apenas te percatas?.- comenté en tono preocupado, para desviar su atención

-Es verdad que me canso de caminar, pero si no hay mucha gente a la vista puedo volar e incluso planear, no te preocupes tanto.- rápidamente dije para cambiar el tema

-Me gustaría consultar el mapa que me mostraste para verificar la ruta y los pueblos que están de paso, así podré calcular los días de camino o ver rutas alternativas para probar volar.- comenté en tono despreocupado, más que nada no quería que se preocupara de más por mi, siempre intentaría no ser una carga

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Mar Jun 12, 2012 9:22 am

No puedo evitar alzar una ceja al ver como ella tropieza y literalmente choca contra mi pecho, afirme mi mano para darle mayor apoyo hasta que noté que me soltaba, sentí como apoyaba ambas en mi pecho para apartarse y disculparse.

- No hace falta que te disculpes todo el tiempo, ¿sabes? - Comenté tranquilo viendo como aún tenía sus mejillas sonrojadas.

Resoplé ante su nueva disculpa. - Tú, elfa cabezota, ¿quieres escuchar de una vez? - Dije tirando de su picuda oreja en un suave pellizco. - Deja de disculparte por todo torpona, además creo que es bastante notorio que no me ando por las ramas en cuanto a decir mi opinión, ¿cierto? - Añadí obligándola a mirarme sin dejar de pellizcarle la oreja. - Eres torpe, cabezona, demasiado buena e inocente, ¿pero alguna vez te he dicho que me molestas? - Pregunté mirándola serio.

Me quedé unos segundos observándola, sus grandes ojos reflejaban la luz de las estrellas, el rubor en sus mejillas no había aminorado y pude ver como sus carnosos labios me tentaban cuando pronunció su preocupación por mi temperatura corporal. Resoplé volviendo a enfocar mi mirada en sus brillantes ojos para no distraerme.

- No tengo fiebre. - Afirmé con seguridad.

Desvié mi vista nuevamente al cielo, intentando encontrar las palabras para explicar algo que ni yo sé.

- No sé cómo explicarlo, pero desde que ese cerdo me impuso los tatuajes mi cuerpo siempre es más cálido de lo normal. Imagino que mis llamas tendrán algo que ver, pero no es algo de qué preocuparse. - Dije frunciendo mi entrecejo. - Hay días que como hoy siento un infierno ardiendo en mi interior, pero no hay nada como agua bien helada para solucionarlo. - Añadí sin darle la mayor importancia.

Me aparté despacio de ella para acercarme al borde del tejado, si seguíamos hablando aquí nos iba a dar el amanecer. Escuché su comentario sobre su poca resistencia al andar, aunque al comentar sobre que puede volar ciertos trayectos me hizo cruzar de brazos y pensar bien esa opción.

- El camino que usaremos mañana es bastante concurrido, Balkar no está muy lejos pero ya calculé que aproximadamente hacia el anochecer llegaremos tomando descansos. - Expliqué sin dejar de darle vueltas, recordando que Tinu tiene alas y obviamente puede volar. - No había pensado en esa opción, podríamos hacerlo para los trayectos más duros y así ahorrarte malos tragos. Pero mañana va a ser imposible por los mercaderes y comerciantes que usan el camino. - Comenté pensativo.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Miér Jun 13, 2012 1:58 am

Sentí como Khanne tiraba de mi oreja regañándome por mis excesivas disculpas ante casi todo lo que hago, siento el tirón y me obliga a encararlo, mis mejillas aún ardían, al notar su expresión no era del todo dura, pude percibir algunos tintes de ternura, mis ojos se comenzaron a empañar y las lágrimas fluyeron por si solas, me agradaba sentirme aceptada, sobre todo por él, no podía evitar mi forma de actuar debido a mi educación, pero haría lo posible por evitar disculparme tanto, creo más que nada no sabía reaccionar ante muchas situaciones, sobre todo con un chico. Alcé suavemente mi mano izquierda y tomé un mechón de su cabello, dando un suave tirón murmuré

-Gracias por entenderme.- asentí entre lágrimas que podía controlar

Algo me comenta sobre su temperatura corporal, niega tener fiebre, que alivio, él lo relaciona con los tatuajes que el hechizo del maestro Zelus, no se si será que su fuego interior le queme por dentro, posiblemente tenga concentraciones mágicas muy altas. Se que trata de disimular sus molestias, pero contener altas cantidades de energía es perjudicial para su cuerpo, he de investigar lo antes posible el tipo de hechizo que tiene sobre de él, posiblemente una visita a la biblioteca de Liore podría iluminarme un poco en el tema, traté retomar el tema antes de seguir en mis pensamientos.

-He de investigar más sobre esto, no es nada bueno que te sientas así, se que te haces el fuerte y le quitas importancia, pero considero que el ardor que sientes en tu interior se debe a que la energía no fluye, lo que te quiero decir, es que estás conteniendo tu energía mágica y al quedarse estancada te arde por dentro, bueno es una teoría, pero no creo que esté alejada de la realidad.- comenté en tono serio

Veo como se aleja al borde del tejado, espero no haberlo incomodado con mi comentario, fui algo explícita en la situación, posiblemente no debí de haberle dicho tanta información, me comencé a sentir culpable, mi angustia fue tal, que no pude evitar salir tras de él y abrazarlo por la espalda, recargué suavemente me cabeza sobre él y despacio le susurré

-Pero no te preocupes, todo estará bien, verás que le encontraremos solución, no quería preocuparte y no importa lo que seas, siempre estaré a tu lado.-

No dejé de abrazarlo, quería que sintiera mi apoyo, se que se hace el duro, pero por dentro se derrumba, lo que el no sabe es que lo que siente es más serio de lo que parece, hemos de apresurar el paso a Liore, trataré de disimular que necesito ir ahí, sin hacer hincapié que es por él.


Última edición por Tinuviel el Vie Jun 15, 2012 2:51 am, editado 1 vez

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Miér Jun 13, 2012 7:19 pm

Escuché su teoría de porqué de mi excesivo “calor” era bastante lógico pensar eso, pero sinceramente me es indiferente. Desde que me rebelé en contra de Zelus sé muy bien que si estoy vivo es más por cabezonería mía que por otra cosa, he perdido la cuenta de todas las veces que he estado al borde de la muerte tanto por usar mis llamas como por el excesivo infierno en mi interior, sin contar las estúpidas peleas en las que me he metido tanto de crio como de adulto. No pude evitar una sonrisa burlona al recordarlo, para conseguir un simple trozo de pan duro me liaba a puñetazos contra el que fuera y, gracias a eso luego venían en grupo a vengarse.
Menos mal que Tinu nunca fue, ni ha sido consciente de lo dura que es la vida en las calles, no tener a nadie que te tienda una mano cuando realmente la necesitas en muchas ocasiones significa la muerte. Y lo más seguro es que cuando finalmente muera a nadie le importe lo más mínimo. Pensé con ironía.

El súbito abrazo de Tinu me arranca de mis pensamientos, sus palabras llenas de angustia y preocupación calan profundamente en mi alma removiendo todo mi interior. Suspiré sonriendo con resignación, rindiéndome ante su ternura.

- No estoy preocupado, así que tú tampoco deberías. - Le dije tranquilo, dándome la vuelta con cuidado puesto que aún estaba en el borde del tejado.

Me encorvé para envolverla suavemente entre mis brazos. - Gracias. - Susurré despacio en su puntiaguda oreja.

Me permití estar así unos instantes, cerrando mis ojos para disfrutar de su dulce aroma, sintiendo sus pequeños temblores. - No sé que me has hecho… - Murmuré bastante aturdido por todo lo que ella representa.

No pude pensar mucho más al escuchar el crujido de las tejas a mis pies, sintiendo como se partían no queriendo sostener más nuestro peso. Actué más por instinto que por ser consciente de lo que sucedía, salté para evitar que Tinu se cayera e hiriera con las tejas dejándonos caer al vacío, sujetándola fuerte con mi brazo derecho para agarrarme ágilmente del margen de la ventana con mi mano izquierda. Apoyé mis pies en la pared para tomar impulso y nos dejé caer dentro de la habitación.

- ¿Estás bien? - Pregunté aún aturdido una vez sentados en el suelo.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Vie Jun 15, 2012 3:40 am

Escucho suavemente la voz de Khanne, tal parece que me preocupé más de lo normal, está bastante sereno y me afirma que no está preocupado y que tampoco debería de preocuparme, suspiro tranquila al ver que todo está bien, tengo esperanzas en que pronto se solucionará. Súbitamente se gira hacia mi encorvándose ligeramente para abrazarme de la manera más tierna, tal pareciera que sintiera que me fuera a romper, no me esperaba esta reacción de su parte, ya se comienza parecer más al niño con el que alguna vez jugué. Susurra en mi oído gracias, y siento un escalofrío que me recorre toda mi espalda, comienzo a temblar de los nervios, recordando la situación que se había dado por la mañana, pero nada que ver lo que acontecía en este momento, cerré fuerte mis ojos para evitar seguir pensando cosas que me descontrolaran, debería de mantener la cordura ante todo momento, ya que por haberla perdido había sucedido todo el problema de los lobos y de más y no quería preocuparle mucho.

Mientras me abrazaba, siento como me va abriendo su ser, trato de empatizar con sus sentimientos, cierro mis ojos para concentrarme y alcanzo a escuchar que no sabe que le he hecho, ¿a qué se referirá con esto?, no sé a ciencia cierta a que se refiere, posiblemente haya olvidado mucho de lo que aprendió sobre la convivencia y el afecto como cuando era un niño; inclusive pude notar algo de confusión por la manera en que lo dice, pobrecillo ya irá re-aprendiendo lo que es el afecto y la convivencia, alcé mis brazos para regresarle el abrazo en señal de asentimiento ante su gesto.

De momento escucho un ligero crujido en mis pies, posiblemente las tejas se están ¿rompiendo?, antes de poder hacer algo, Khanne me sujeta fuertemente y nos encontramos parcialmente en el aire, no me había percatado de la agilidad que tenía, era algo realmente impresionante; pocos segundos después se sujeta del marco de la ventana y con un leve empujón nos encontramos de nuevo dentro de la habitación, solo sentí un leve golpe en mis rodillas, abrí mis ojos y yacíamos en el suelo, Khanne aun sujetándome con su mano derecha, abierto de piernas, yo hincada atrapada en su regazo, de nuevo, era una situación bastante incómoda.

-¡Menuda entrada!, ¿no te has hecho daño?.- titubee suavemente. -No sabía que fueras tan ágil, es increíble tu destreza.- añadí asombrada

-Gracias por evitarme la caída.- dije suavemente tirando de sus cabellos. -¿Sabes?, definitivamente me gusta mucho tu cabello.- sonreí y continué tirando de él.

No había podido controlarme ni un solo minuto y aún más durante su salto para evitar caernos, me había sujetado tan fuerte y acercado mi cuerpo al suyo, que en estos momentos me era algo difícil pensar, había intentado subirme a meditar con la música para enfriar mis ideas, pero me estaba resultando sumamente duro, no podía evitarlo y mucho menos contenerme, creo que por una vez en mi vida tomaría la iniciativa y le pediría de manera amable.

-Khanne, ¿podrías cerrar un segundo tus ojos?.- murmuré tímidamente

Yo presiento que duda ante mi pedido, pero a los pocos segundos cerró sus ojos, levanté mis brazos para apoyarlos al rededor de su cuello, abrazándolo suavemente y deposite un tierno pero rápido beso en sus labios.


Última edición por Tinuviel el Sáb Jun 16, 2012 3:32 am, editado 2 veces

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Vie Jun 15, 2012 8:00 pm

Aún estaba bastante descolocado puesto que reaccioné por puro instinto, apenas fui consciente de que aterrizamos enteros en la habitación y de que tenía a Tinu entre mis piernas, sinceramente era incapaz de soltarla.

- Bueno, se me da bastante bien improvisar. - Comenté bastante distraído al escuchar sus palabras de asombro.

Sonreí al sentir como ella seguía tirando de mis cabellos, diciendo que le gustaban con una sonrisa avergonzada. Veo como me mira aún con sus mejillas arreboladas tentándome a acariciarla para sentir la tersura de su piel, aunque al escuchar su pedido la miré extrañado unos segundos.

Tal vez una de las tejas me ha golpeado y ni cuenta me he dado. Me dije aturdido por su petición.

Cerré mis ojos sin protestar, sintiendo como me rodeaba el cuello con sus delicados brazos. ¿Tendré algo enredado? Me pregunté extrañado al sentir como se aproximaba. El leve pero dulce contacto de sus labios con los míos me estremeció de arriba abajo erizándome la piel, sintiéndome nuevamente embriagado por su peculiar y adictivo sabor.
Apenas fui consciente de cómo la pegué contra mi cuerpo, impidiendo que se alejase de mí. Mi mano izquierda se hallaba en su nuca enredando mis dedos con sus suaves cabellos, deshaciendo la trenza que los mantenía unidos. Mi mano derecha acariciaba su espalda pegándola completamente hacia mí, sintiendo como se estremecía ante mi contacto.
Sinceramente no podía dejar de besarla.

Joder Tinu… ¿qué me has hecho? Pensé totalmente perdido en el beso.

Atrapé entre mis dientes su labio inferior, saboreando tanto su estremecimiento como su embriagador sabor. No podía dejar de beber de sus carnosos labios, mis manos acariciaban la tersura de su espalda y la suavidad de sus cabellos. Tan solo la falta de aire fue lo único que provocó que me separase unos milímetros, apoyé mi frente con la suya aún con los ojos cerrados intentando regularizar mi respiración.

- Tinu… - Jadeé con voz ronca.

Deslicé mis manos hasta alcanzar sus sonrojadas mejillas, sintiendo la tersura de su fresca piel entre mis dedos. Abrí mis ojos despacio aún embriagado por todas las intensas sensaciones que me ha despertado, sonreí al ver su mirada confusa y avergonzada.

- Dices que siempre estarás a mi lado, que me quieres proteger. - Susurré a escasos milímetros de sus provocativos labios sin dejar de mirarla a los ojos. - Pues ahora yo te digo que no pienso dejarte nunca sola, aunque te encierres en ese cascarón afirmando que eres mayor. Y te juro por mi vida, que te protegeré aunque sea de mi mismo. -

Realmente me estaba costando todo mi autocontrol no volver a besarla, acaricié su rostro suavemente con mis pulgares dibujando formas difusas en su piel. Nunca, ninguna mujer se había metido tan profundamente en mi interior. Sonreí al darme cuenta de que una “simple” elfa debilucha sin esforzarse había conseguido romper con una facilidad pasmosa todas las barreras que había construido a mí alrededor.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Sáb Jun 16, 2012 3:59 am

Una vez consumido el cometido, traté de desprender mis labios, solo quería una probadita, no pensé que fuera malo, antes de poderme separar, Khanne me sujeta con fuerza y me tira hacia su cuerpo, coloca su mano izquierda sobre mi nuca y teje sus dedos entre mis cabellos, era tan fuerte y apasionado el momento que de tirones me deshizo la trenza que tenia hecha. No podía contenerme, esto era algo más allá de los besos que nos habíamos dado con anterioridad, creo que es la primera vez que tomo la iniciativa e inclusive lo disfruto, no es lo correcto, me repetí miles de veces en mi mente.

Mi cuerpo en descontrol comienza a temblar involuntariamente, no pude controlarme, siento que me voy a partir en dos, ya que continúa sujetándome, no me lastimaba, pero su agarre era fuerte, no podía soltarme de ninguna manera. Continuó besándome intensamente y comienza a juguetear con mi labio inferior, dándole ligeras mordidas, llegamos al punto de sentir falta de aire, es cuando Khanne se aparta unos milímetros de mi y apoya su frente sobre la mía. Me encontraba jadeante, apenas podía respirar y mi cuerpo no paraba de temblar, el tema de los nervios es algo que nunca he podido controlar y en estas circunstancias aún peor.

Tiernamente escucho que pronuncia mi nombre con una voz ronca y susurrante, coloca sus manos sobre mis mejillas haciéndome dulces caricias, me siento en confianza y esbozo una suave sonrisa; a decir verdad me encuentro bastante confundida, ¿cómo puede ser que fui presa de mis emociones?, sigo sin comprender de donde saqué el valor para robarle el beso y posteriormente encontrarme en esta situación, el calor que emitían mis mejillas se acercaba al de la fiebre, o al menos yo así lo sentí.

Abre sus labios para parafrasear lo que le acabo de decir hacía tan solo unos minutos, que siempre estaré a su lado y le protegeré y él complementa esto diciéndome que no piensa dejarme nunca sola y a pesar de que me levante mis barreras y me encierre en mi mundo jurándome por su vida que me protegerá incluso de él mismo. Estas últimas palabras reverberaron en mi mente durante mucho tiempo después, ¿por qué me habría dicho que me iba a proteger de él mismo?, si yo se que es incapaz de hacerme algo, ¿acaso se refería a otra cosa?, la cabeza me daba vueltas, mi cuerpo temblaba y mi mente no respondía, me quede ahí, atónita, como tonta temblando sin poder controlarme, seguramente tendría la mirada ausente ya que me encontraba muy ensimismada en mis pensamientos.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Sáb Jun 16, 2012 7:33 pm

Vi la expresión avergonzada y perdida de Tinu, provocando que acariciase sus cabellos con ternura, notando como temblaba sin cesar.

- Tinu, ¿puedes levantarte? - Pregunté sintiendo el sabor amargo de la culpa al verla en ese estado.

Si tan solo hubiera podido controlarme… Pensé molesto conmigo mismo. Pero realmente me tomó desprevenido, nunca habría imaginado que ella se atrevería a besarme… Resoplé rascándome la cabeza sintiéndome absolutamente idiota.

- Vamos Tinu, es mejor que vayas a la cama y descanses un poco. Suficientes dolores de cabeza ya te he dado. - Le dije incorporándome, alzándola suavemente conmigo.

Me quedé unos segundos absorto contemplándola, su cabello caía suave enmarcando su rostro cayendo libre sobre sus pequeños hombros. Sus mejillas arreboladas le daban ese aire inocente y tentador, aunque sus carnosos labios ahora estaban más rojos por la intensidad del beso, carraspeé obligándome a desviar mi mirada para no volver a capturarlos entre los míos.

La acompañe dejando que se apoyara totalmente en mi, de hecho prácticamente la iba cargando. Una vez al lado de la cama, la senté y la arropé con las mantas. No quise incomodarla más queriéndole quitar su bata, ni con mi presencia, así que fui hacia mi saco sin saber muy bien qué hacer.

Dudo que pueda pegar ojo esta noche. Me dije resignado sacando el viejo mapa, llevándolo conmigo para sentarme encima de la sabana en el suelo.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Mar Jun 19, 2012 2:35 am

Mis pensamientos estaban en blanco, ninguna cosa atravesaba mi mente, escuchaba que algo me decía Khanne, pero parecían gritos a la distancia. Mi frágil cuerpo temblaba involuntariamente sin parar, pareciera que estuviera pasando un frío que me congelase los huesos de la intensidad con la cual me sacudía. Antes de darme cuenta Khanne me había levantado y me llevaba rumbo a la cama, mis pies escasamente tocaban el piso, sentía que volaba, como si me hubiese tomado un brebaje para sentir efectos alucinatorios, teniendo en cuenta que mi cuerpo actuaba a su voluntad, a los pocos segundos me siento de manera mecánica en la cama, con un ligero empujón levanto mis pies y cual muñeca Khanne me arropa y continúo con la expresión ausente y vacía, acto seguido se aleja y yo aún no puedo controlarme.

Me quede ahí varios minutos con la mirada perdida sentada en la cama, un bulto a un costado se movía, al parecer imagino que será Khanne, mi mente está lenta las ideas se construyen torpe y mecánicamente en mi cerebro, ¿cómo me atreví a besarlo?, no se de que valor me arme o que espíritu poseyó mi cuerpo pero definitivamente no era yo, había sido presa de la lujuria y mis deseos carnales, había pecado, pero se había sentido tan bien. Ir en contra de mis principios es una eterna disputa en mi interior, ¿quien quiero realmente ser?, ¿acaso soy libre?, recordé aquella vez que platique con aquella amable persona en el aniversario luctuoso de mis padres y me dijo que siguiera mi corazón que no me dejara manipular, pero me había acostumbrado a ser el títere de mis maestros; también recuerdo que me aconsejó saciar la curiosidad que tenía por saber las razones por las cuales habían perecido mis padres y que me hiciera más fuerte al conseguir personas que me ayudaran a cumplir mi cometido, que chica más buena, pensé dando un leve suspiro.

Cerré mis ojos, tenía que acomodar mis ideas, ¿cómo actuaría con Khanne de hoy en adelante?, ¿cómo me apreciaría él?, quería aclarar mis sentimientos hacia él, pero para ello necesitaba tiempo y convivencia, pero ¿qué clase de convivencia?, ¿limitada o sin límites?, ¿física o espiritual?, sinceramente me llenaría algo más espiritual, pero no creo que él este listo para eso, primero que nada ha de tirar sus barreras y abrir su corazón, para ello tendría que desentrañar su pasado, aceptarse tal y como es, solucionar el detalle de su llamada maldición, ya sea para bien o para mal, quitársela de alguna manera u otra. No quiero darle más vueltas a las cosas, pensé sujetándome fuerte la cabeza, lentamente me deslicé en las sábanas y acomodándome del lado, dándole la espalda a Khanne susurré

-Buenas noches, que descanses.-

-Lamento mi reacción, gracias por traerme a la cama.-

Sujeté fuertemente las cobijas y me cubrí la cabeza, colocándome en posición fetal y sujetando mis rodillas fuerte contra mi pecho, traté de extinguir cualquier pensamiento que tuviera en ese momento y tratar de dormir, aunque dudo que pueda conciliar el sueño.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Khanne el Mar Jun 19, 2012 10:57 pm

Resoplé frustrado al darme cuenta que otra vez me era imposible concentrarme en el maldito mapa, observé de reojo a Tinu ya que no quería agobiarla, estaba exactamente tal y como la dejé. Seguía con la mirada perdida, temblando como una hoja aunque estuviera envuelta entre las mantas, haciéndome sentir cada vez más culpable.

Un buen rato después veo como finalmente se deja caer en la cama, dándome la espalda para susurrarme un “buenas noches” y disculparse por su reacción. Hubiera preferido que me golpeara a verla así… Pensé ofuscado masajeándome el puente de la nariz.

Me levanté con cuidado apartando a un lado el mapa ya doblado y me acerqué a la ventana, cerré mis ojos apoyándome en los bordes sintiendo como el viento me golpeaba fresco y agradable, relajando mis músculos y lo que para mí era más importante ahora, aclarando mis ideas.

Nunca se me ha dado bien apoyar o consolar a nadie básicamente porque a nadie le he importado una mierda, además desde que abandoné a ese viejo cabrón siempre he estado solo. Resoplé abriendo los ojos hacia el cielo estrellado, ¿por qué cojones me siento así cuando nunca ni me he molestado en preocuparme por los demás?
Porque es Tinu Me respondí automáticamente.
Observé el bulto de mantas que había en la cama, tal parecía que se había enterrado en ellas para desaparecer. Me acerqué despacio a la cama, sentándome en el pequeño margen y apoyé mi mano derecha en el bulto que parecía ser la cabeza.

- Quien tiene que disculparse soy yo, no tú. - Susurré enfocando mi mirada en mi apreciada katana, apoyada a un lado de la cama.

- No estoy acostumbrado a hablar y mucho menos a disculparme, así que si no estás babeando la almohada como deberías estar haciendo es tu momento de suerte. - Bromeé imaginándome su cara enfurruñada por mis palabras.

Cogí aire y enfoqué mi mirada hacia el bulto de mantas. - Perdóname señorita Tinu…ni… Eh… ¿cómo era? - Pregunté de golpe dándome cuenta de que desconozco el autentico nombre de Tinu. De crio siempre la llamaba Tinuninu porque me parecía muy largo, además de que así ella me perseguía y se olvidaba de sus estúpidos libros.

- De puta madre… por una vez que intento disculparme de verdad y soy incapaz de recordar tu nombre. - Resoplé frustrado.

- Intenta descansar un poco… - Murmuré separando mi mano de ella para alzarme, tal vez está profundamente dormida y ni cuenta se ha dado de mi estúpido intento.

Menuda forma de hacer el idiota.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Tinuviel el Miér Jul 04, 2012 3:32 am

Me encuentro en la cama sumergida en mis pensamientos, creo que no puedo con el sentimiento de culpa, no se si sea por abusar del momento y de la situación o por el no poder contener mis deseos carnales. Coloco mis manos sobre mis rodillas y aprieto con fuerza, no puedo contener mis pensamientos ni el temblar de cuerpo, resoplo con frustración y percibo que una presencia se acerca, ya ni siquiera para nombrarle presencia que con seguridad es Khanne, siento como un peso se apoya hacia los bordes de la cama y de súbito siento una cálida mano sobre mi cabeza, escucho el diálogo de Khanne, trata de disculparse, ¿pero disculparse de qué?, si yo fui la que irrumpió en su tranquilidad, su voz suena algo nerviosa y atropellada, pareciera que no encuentra las palabras indicadas para expresarme lo que siente y es notorio que se preocupa por mi bienestar y mi ridícula reacción de quedarme ausente en vez de ser madura y tratar de mediar las cosas, inclusive intenta bromear conmigo, pero mis demonios pueden hundirme a las profundidades más oscuras donde nadie puede sacarme, ni siquiera los cálidos y simpáticos comentarios de Khanne.

Siempre le llame mi cascarón, así algunas veces lo interpretaron, donde me escondía en mi mundo interior y nadie podía alcanzarme, al menos estaba a salvo y tranquila, era algo oscuro y callado, pero mis más tristes momentos los había pasado ahí y gracias al cielo que se habían podido quedar enclaustrados para no dañar a los demás, debía de mantener mi mente limpia y libre de situaciones que me llevaran a pensar o incurrir en pecados que se desataban por los apegos terrenales y las experiencias generadas de estas.

Antes de continuar con mi diálogo interior, trato de regresar al aquí y al ahora para escuchar atentamente a Khanne, resulta que ¿no sabe mi nombre?, no recordaba que no me había presentado, tan solo me había sentido bien de que me hubiera recordado, y me estaba llamando como cuando era un niño, reí internamente al escuchar el resto de su disculpa y al notar que separó su mano de mi cabeza pero continuaba apoyado en la cama, estiré mi mano y lo tomé de la muñeca, entre abrí mis labios y un ligero susurro atropellado brotó

-La que tiene que disculparse, debería ser yo, tu no hiciste absolutamente nada malo, lo que pasa es que no pude controlarme.- callé súbitamente antes de echar a perder el momento y que acabara de arruinar la situación

-N...no pude controlarme, no se que son estas emociones que siento, las desconozco, aunque al final se sienten algo familiares, estoy confundida.- apreté mi agarre

Me removí entre las sábanas y me giré hacia Khanne, soltando ligeramente su muñeca y sujetando ahora las sábanas las deslicé para asomar mi cabeza y me incorporé sentándome de nuevo y retomé su mano.

-Se que me comporto como una niña, discúlpame por eso también.- dije algo nerviosa

-Creo me provocas sentimientos que hace tiempo no tenía y esto me genera algo de descontrol y falta de cordura, no quiero arruinarte el momento y hacerte sentir culpable de algo que no eres, quiero que descanses tranquilo que nos espera una jornada larga.- añadí en tono triste desviando mi mirada de él y dirigiéndola hacia la ventana

-Por cierto, no recordaba que no te había dicho mi nombre, si es verdad que niño me llamabas Tinuninu, pero debo de recordarte que mi nombre es Tinuviel.- asentí suavemente con la cabeza mientras continuaba perdida admirando la oscuridad de la noche que se apreciaba a través de la ventana

-Quiero aclarar mis sentimientos, no quiero que te confundas por culpa mía, disculpa por eso también.- al terminar, antes de que Khanne me pudiese decir algo coloqué mi dedo índice sobre los labios de Khanne y moví mi cabeza un par de veces haciendo un gesto de negación, ojalá que entendiese que no quería comentar ya nada al respecto

-Duerme tranquilo, que yo también dormiré bien.- bajé mi mano hacia su cabellera y deslicé suavemente mis dedos para juguetear con su sedoso cabello

-Me encanta tu cabello, ¿sabes?.- ladee mi cabeza soltando una suave risa

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La granja de los problemas

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 4 de 5. Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.