Un refugio inesperado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un refugio inesperado

Mensaje  Tinuviel el Dom Feb 14, 2016 1:15 am

La lluvia era intensa y la noche nos abrazaba, una tenue luz que conjuré en mi báculo y el frío del viento era nuestra compañía, esperaba en Mystra que no me hubiese equivocado y pronto llegáramos a nuestro destino, ya cansados de la jornada del día y llenos de fango hasta las rodillas comencé a sentir que mi cuerpo temblaba sin parar; al llegar a un claro pude sentir una alteración en el viento y sentí que habíamos llegado a nuestro destino, solo que no podía ubicar la entrada de la cueva, traté de concentrarme para ver la ubicación y antes de que pudiera decirle a Khanne donde, este se me adelantó y removió unas ramas de maleza que descansaba sobre un muro ya enmohecido y lleno de musgo y liquen, se abrieron amablemente cual cabellos y acerqué mi báculo para vislumbrar el interior.

Mi felicidad era intensa, sentir que había hecho algo bien me llenaba de satisfacción, en ese momento no me importaba nada más que el bienestar de Khanne, creo que incluso mi cuerpo dejó de temblar del frío al entrar en la cueva; se podría decir que el interior era bastante fresco, pero al menos no se sentía tanto viento al interior, susurre un par de hechizos para incrementar la cantidad de luz que emitía mi báculo y poder ver bien el interior.

No pude evitar sentir la mirada de reojo de Khanne, no me podía explicar lo que estaba mirando pero sentía que era en mi dirección, traté de observar a los alrededores para ver si sentía alguna alteración en el viento pero no pude sentir nada. - Uff menos mal que no hay nada de momento que nos pueda alterar la tranquilidad. - murmuré aliviada, pero aún así seguía intrigada con el hecho de sentir la mirada de mi compañero sobre mí, fue entonces que me concentré en mi persona percatándome de que estaba empapada y mi ropa estaba muy ceñida al cuerpo, es que acaso, ¿será capaz?, sentí como mis mejillas se ruborizaban al pensar posibles cosas que Khanne estuviese pensando, pero ¿cómo?, el sería incapaz, el me respeta, mi nerviosismo se comenzó a elevar a niveles exagerados inclusive me temblaba la mano que sujetaba el báculo, nerviosamente me giré a ver a Khanne.

- Hazme el favor de quedarte un segundo aquí recostado, por favor, quiero ir a ver si encuentro un río subterráneo para que te puedas asear y de paso también yo, siento que no está muy alejado de aquí, no tardaré en regresar, lo prometo, y no te preocupes ya expandí mi aura para investigar si hay algo peligroso y no hay indicaciones de que lo haya. -

- No tardo - Le dije volviéndome hacia él esbozando una sonrisa y tratando de esconder mi notorio nerviosismo, quería alejarme de el a pasos de gigante.

Sujeté fuertemente mi capa a nivel de mi pecho con mi mano izquierda y ya que llevaba el báculo en la mano derecha me dispuse adentrarme en aquel lugar. El aire se sentía algo fresco pero conforme iba adentrándome se comenzó a poner húmedo y algo ¿cálido? que cosa más rara, si yo siempre tuve idea que las cuevas eran lugares solitarios y muy fríos, pude observar formaciones de estalagmitas en el techo de las cuales se desprendía un ligero rocío, muy alegre sonreí ya casi estoy cerca continué adentrándome más y pude ver una especie de lago subterráneo con aguas color esmeralda y unas suaves rocas que se alojaban al fondo de color blanco, me acerqué para tocar el agua y cuál fue mi sorpresa sentirla caliente, ¿pero si no son aguas termales?, ¿qué es lo que pasa en este lugar?  traté de asomarme al interior del lago hundiendo mi cabeza un poco para apreciar y a lo lejos se podía vislumbrar una embocadura que conectaba a otra salida de la cueva donde se podía apreciar un resplandor blanco. Saque mi cabeza y traté de parpadear un par de veces ¿qué seria aquello?, uno de mis principales problemas es mi curiosidad, pero trataré de contenerme, ya que traiga a Khanne para que vea y me diga que podemos hacer. Creo que es hora de que regrese, me dije contenta, al menos había sido lo suficientemente precavida como para marcar el camino por donde había pasado para poder regresar, a paso algo torpe traté de caminar rápido para darle la buena noticia a Khanne, por fin se iba a poder dar un baño me da muchísima alegría y ya podrá descansar, al emprender el camino de regreso pude percibir como se reducía la humedad y la sensación de calor que se sentía al interior, esta cueva fue un descubrimiento fortuito, creo que encontraremos cosas aún más interesantes aquí, inclusive podría tomar muestras y revisarlas en la biblioteca de Taroth cuando se diera la oportunidad de estar ahí, noté cambios en el aire y este se hacía más frío, ya seguro estaba por llegar. Pude ver una luz donde antes había dejado a Khanne, vaya, este chico no pierde el tiempo, pensé sonriendo al verlo sentado contra la pared esperando pacientemente.

-Ya regresé. - Dije aproximándome a él
-Y no tienes idea de lo que encontré, pero al menos te puedo decir que hay donde te puedas dar un buen baño y descasar, ¿Qué te parece? -

Me acerqué aún más y me coloque de cuclillas a un lado suyo, tratando de colocar mi báculo sobre su pierna herida y revisando con la otra mano para ver el estado de cómo estaba su recuperación

- ¿Cómo te sientes?, ¿puedes caminar un poco?, ¿o necesitas algo de apoyo? - Pregunté inclinando mi cabeza hacia un lado y manteniendo mi mirada en sus profundos ojos rojos, que para mí, hasta la fecha seguían siendo un enigma envuelto de misterio, sujete fuerte mi capa sintiendo un poco acelerado mi corazón, tan solo suspiré para esperar su respuesta.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Khanne el Dom Feb 14, 2016 8:05 pm

Me adentré con cuidado en la cueva, observando las irregularidades del suelo y las gruesas raíces que colgaban por el techo. Estaba realmente sorprendido, aunque se sentía el ambiente frío por la tormenta el interior estaba seco, desconozco como Tinu ha encontrado este refugio pero realmente ha hecho un buen trabajo.
Sonreí al verla avanzar nerviosa acercándose e iluminando la cueva a su paso. Me llamó la atención que al lado izquierdo, detrás de una gran roca se abría otra abertura adentrándose en la tierra.

Rodé los ojos al escuchar cómo me ordenaba sutilmente quedarme sentado para ella poder investigar, simplemente asentí y le hice un gesto con la mano para que fuera tranquila. - Tan solo no te adentres demasiado, no sabemos lo grande que es además de si hay más pasadizos. - Respondí advirtiéndola de un posible laberinto, a la vez que escurría el exceso de agua en mi cabello.

Suspiré cansado cuando escuché que sus pasos apenas se percibían, frotándome la cara para intentar relajarme. No me consideraba ningún pervertido, pero Tinu tenía un efecto devastador en mí provocándome reacciones, sensaciones y pensamientos que jamás había imaginado sentirlos. - Estoy bien jodido. - Me dije burlonamente.

Sin querer perder tiempo, cavé un pequeño agujero y junté varias piedras formando un círculo en el suelo, acto seguido me levanté y fui juntando diversas ramas y raíces para poder rellenar el agujero con ellas, una vez hecho respiré profundamente agudizando mis sentidos para saber si Tinu estaba en los alrededores y acerqué mi mano izquierda en la pequeña hoguera improvisada.

Vamos solo una pequeña llama, concéntrate. Me ordené cerrando los ojos, esforzándome en controlar mi “poder”. Desconozco porque siempre me ha costado muchísimo más controlar una minúscula llama que una grande, pero tenía que hacerlo. No quería que la jodida maldición me dejara completamente inútil, además de que la cabezota de Tinu se preocuparía. Sentía el picor en la yema de mis dedos y me obligué a calmarme, tenía que hacerlo bien, sin el menor fallo o sería desastroso.
El olor a humo y el crepitar de las llamas me hace suspirar aliviado, de verdad espero haberlo hecho lo suficientemente bien para que Tinu no se haya dado cuenta.

Sin saber que más hacer me senté en una roca cerca de la hoguera para ir echándole algunas ramas y raíces que había dejado a un lado, por lo menos cuando regresara Tinu podría secarse.
Aunque será mejor que no la mire demasiado por más que me tiente… Pensé resignado. Le había dicho que tendría paciencia y esperaría su respuesta, así que tendría que esforzarme en cumplir mi palabra.

Estiré mi pierna izquierda ya que me estaba dando unas punzadas de dolor por todo el esfuerzo que hice viendo que tenía lodo hasta la rodilla, la bota prácticamente había desaparecido entre la masa viscosa. Al fijar mi vista en la otra pierna vi que estaba sino igual peor arrancándome una risotada burlona, si Tinu no salía huyendo al verme poco le faltaría. Apoyé la espalda en la roca para observar divertido mi desastroso estado, mis anteriormente pantalones negros apenas se apreciaba su color original. Ahora que podía ver mejor por la luz de la hoguera… Tenía restos de lodo en los brazos, en el pecho y hasta ombligo.

- Soy la envidia de cualquier cerdo… - Murmuré divertido.

Al poco escuché los suaves pasos de Tinu acercándose y anunciando su regreso. Se acuclilló a mi lado, sonriendo entre excitada por su hallazgo y preocupada mirándome a los ojos.

- Te besaría ahora mismo. - Dije sin pensar al escuchar que había encontrado un lugar para poder asearnos. - Eh… Bueno, quiero decir… Es genial que pueda quitarme toda esta cantidad de porquería… - Añadí al darme cuenta de mis palabras, alzando las manos por inercia.

Eso, tu asústala aún más… Pensé incorporándome del improvisado asiento.

- ¿Vamos? - Pregunté sin saber muy bien como reaccionar.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Tinuviel el Lun Feb 15, 2016 2:17 am

Al calor de la hoguera improvisada que elaboró Khanne puedo apreciarlo en todo su esplendor, algo agotado y recargado contra la pared de la cueva puedo ver cómo está lleno de fango hasta las rodillas, no son visibles sus botas y puedo apreciar su torso desnudo lleno se lodo a saber Mystra hasta donde, me quede contemplándolo un par de segundos antes de acercarme y preguntarle por su pierna... En qué momento se convirtió en un hombre?, me quede maravillada de verlo tan crecido y acaso apuesto? , lleve mi mano a mi boca al momento que tuve semejantes pensamientos impuros, ¿qué dirían mis maestros?, sacudí mi cabeza y comencé acercarme.

Ya de cerca me coloqué de cuclillas cerré mis ojos y pase mi mano sobre donde se encuentra su herida, me concentré y pude sentir que la energía que emitía había cambiado. Señal que su herida estaba en sanción, me sentí muy contenta de haber hecho algo bien, sonreí a mis adentros y, una vez terminado le comuniqué que había localizado un lugar para poder asearnos. Pude ver su expresión de sorpresa y alivio acompañado de una frase que al escapar de sus labios provocó que parpadeara algo desorientada un par de veces antes de poder comprender su significado, es que ¿acaso dijo me que besaría?, sentí como el calor subía a mi mejillas, por Mystra seguro ya estoy sonrojada cual tomate! , me quede petrificada un par de segundos sin poder responder y entender la magnitud de lo que me dijo, cuando pude salir de mi trance, ya para ese entonces Khanne se había incorporado rápidamente y hacia movimientos nerviosos y rápidos tratando de disimular lo que hacía segundos había dicho. Me giré desde mi posición para verlo y me comenta que si puedo llevarlo a donde encontré el lago para que se pueda asear, trato de reincorporarme rápidamente y tirando de mi capucha hacia adelante para ocultar mi rostro, sujeto mi báculo y tímidamente me le adelanto para poderle mostrar el camino.

- No te preocupes. - Dije nerviosamente. - ya sé que soy algo torpe pero marqué el camino para que no nos perdamos en el interior, ya sabía que te ibas a preocupar así que me anticipé antes de que me dijeras. - Asentí riéndome nerviosamente.

Avanzamos a paso ligero a los adentros de aquel lugar, el ambiente se volvía a sentir húmedo y pude sentir como ligeras gotas caían sobre mi cabeza desde el techo, ya estamos cerca, sonreí con satisfacción.

-No tienes idea de la pureza de las aguas de este lugar, hay unas cosas increíbles ahí adentro, ¡ya verás!, inclusive el agua está de una temperatura muy agradable, inclusive a mí me sorprendió mucho encontrar eso; dije nerviosamente para disipar pensamientos que hacía unos momentos habían atravesado mi mente contemplando a Khanne.

Una vez llegamos al lago subterráneo, invoqué la luz intensamente y suspendí la luz sobre el lago para que se pudiera dar un baño tranquilamente, apoyé mi zurrón en el piso, introduje mi mano en su interior y materialicé un jabón, el cual lo deposité a un lado, segundos después me sorprendí al pensar ¿qué ropa se va a poner? y ¿con qué se va a secar?, la desnudez era un tema que me era difícil concebir y tantos tabúes en torno a mi educación me hacían verla como algo que se debe de proteger y cubrir, menos mal que había hecho un par de "compras" durante el día para poder salir ilesa de esta situación, me concentré de nuevo, metí mi mano al zurrón y se materializaron la camisa de algodón, acto seguido los pantalones los saque discretamente y volví a meter la mano para materializar al final la túnica, ya una vez todo lo doble y coloqué el jabón encima girándome hacia Khanne.

-Un pequeño presente para que te puedas tomar un baño y vestirte, sé que es algo sencillo pero es con mucho cariño. - dije estirando mis brazos con el presente y empujándolo contra su pecho, de los nervios mis ojos se clavaron en el piso.

-N,n,no te preocupes por mi me sentaré de espaldas y esperaré a que termines estaré al pendiente por si necesites algo. - Añadí nerviosamente

Me quedé sentada al lado de mi zurrón y traté de hacer respiraciones para poder tranquilizarme, solo se va a dar un baño, no pasa nada, solo está sucio son sus necesidades, es Khanne no pasa nada, es el niño que llegaste a cuidar, no pasa nada, seguí respirando.

-Que no pasa nada. - Añadí al final, al parecer mis pensamientos internos se habían llegado exteriorizar, solo alcancé a cubrir mi bocota cuando ya era demasiado tarde para darme cuenta, ¡por Mystra soy una tonta!

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Khanne el Lun Feb 15, 2016 3:17 am

La seguí en silencio forzándome a distraerme, no quería observarla viendo como mi torpe boca habló más de la cuenta. Suficiente nerviosa ya la había puesto que hasta se puso la capucha dentro de la cueva, cuando fuera con todo el aguacero ni la usó.
Fuimos adentrándonos por el estrecho camino, empezaban a aparecer estalagmitas y a humedecerse el ambiente, resoplé al sentir el aire mucho más cálido aunque me esforcé en no mostrar mi desagrado.

Al poco Tinu volvió a hablar comentando la pureza del agua atropellando las palabras por su más que evidente nerviosismo. Si está así con solo insinuarle un beso después de todas las veces que la he besado, lo más seguro es que tenga miedo de que me aproveche de ella… Pensé molesto conmigo mismo apretando fuertemente mis puños.

La intensa luz me deslumbró llamando mi atención de nuestro alrededor, dejándome boquiabierto al ver el gran lago y unas extrañas y brillantes rocas brillando dentro del agua. Antes si quiera de poder comentar algo, Tinu me aplasta un bulto de ropa de golpe en mi pecho diciéndome que es… ¿un presente? Apenas capté algo de un baño para ver como acto seguido se da la vuelta a toda velocidad y sienta en una roca.

- Eh… gracias supongo. - Dije aturdido. Dejé el bulto de telas sobre una roca plana cerca de la orilla para que no se manchara. Hasta me ha dado un jabón… debo de darle mucho asco.

Entre resignado y agradecido me desaté mi Katana y mi guante metálico para dejarlos a un lado del bulto de ropa, y así tal cual me metí en el agua. Si quiero reutilizar algo he de limpiarlo bien primero. Me dije sentándome en la orilla para sacar la gruesa capa de lodo de mis botas. Una vez limpias las tiré sin mucho cuidado fuera del agua para que se secasen, para acto seguido desatarme las vendas de mis muñecas, desabrocharme el cinturón y quitarme los pantalones. Concentrado en mi tarea me puse a lavarlos viendo como aún y con toda la lluvia desprendían restos de sangre entre el lodo, con las vendas, los pantalones y el cinturón ya limpios los extendí en el suelo.

Me adentré nuevamente en el agua para poder sumergirme y poder observar las extrañas rocas blancas que hay en el fondo del lago. Al ir acercándome noté desagradablemente como el agua se hacía aún más cálida mareándome por la temperatura, aunque pude apreciar que las rocas eran en realidad unos cuarzos alargados realmente brillantes y enormes. Por pura curiosidad rocé la lisa superficie con la palma de mi mano, sintiendo como una fuerte descarga eléctrica drenaba mis fuerzas con rapidez, así que me empujé alejándome y usé la poca fuerza que me quedaba con mis extremidades para poder salir a la superficie.
Boqueando cogí aire con dificultad sintiendo todo mi alrededor borroso, nadé hasta acercarme a la orilla y me senté para terminar de asearme. Después de todos los esfuerzos que hizo Tinu lo último que quería era darle asco. Apenas terminé me alcé como pude, tanteando el bulto de ropa buscando cualquier cosa que pudiera usar para secarme, aunque desconozco si es el mareo el que me impide ver o realmente no hay nada.
El zumbido en mis oídos se intensifica y a duras penas puedo seguir en pie.

- Tinu… - Murmuré mareado. - ¿Tienes algo… con lo que pueda… secarme? – Pregunté con dificultad.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Tinuviel el Mar Feb 16, 2016 2:07 am

Sumergida en mi nerviosismo y evidente falta de cordura, trato de despejar mis pensamientos, dándome cuenta que mis intentos son inútiles; puedo escuchar cómo se sumerge dentro del agua y comienza a enjuagar o tallar algo, seguro es su ropa, no creo que se talle tan fuerte él, se escucha el caer de un par de objetos pesados, posteriormente un silencio para acto seguido vuelvo a escuchar agua y se escucha como una prenda la arroja a un costado, es que ¿acaso ya está desnudo?, la cabeza me da vueltas, tuve que materializar un abanico dentro del zurrón para abanicarme y eso que hacía unos momentos no tenía nada de calor, no quiero hablarle y distraerlo para impedirle que disfrute su baño, pero me siento tan agobiada intentando no visualizar su cuerpo desnudo, siento como mis mejillas se sonrojan y los calores me suben, Tinu despéjate por dios, nada de pensamientos impíos, trata de mantener la compostura, di un par de resoplidos y cerré mis ojos para poderme concretar pero el constante sonido de agua hacía que mi imaginación volara más de la cuenta, ojalá se esté dando un buen baño y quede limpio me preocupa su herida.

Lo que noto que me comienza a molestar es el silencio excesivo, Khanne siempre aprovecha toda situación para meterse conmigo y hacerme rezongar un poco, al menos me hubiera distraído de estar pensando cosas, pensé jugando con una pequeña piedra entre mis dedos, regresé el abanico al zurrón, hay por Mystra que ya termine no puedo con esto, lleve mis manos hacia mi cabeza agitándola de un lado a otro, esta expectativa estaba sacando lo peor de mí; fue cuando escucho de nuevo agua y Khanne me pide algo con que secarse, cierro mis ojos y meto mi mano al zurrón y nerviosamente trato de materializar un paño grande para que pueda secarse, extraigo mi mano y compruebo exitosamente que pude materializarla a pesar de la falta de claridad en mis ideas, al parecer con la intensidad de su voz se encuentra a algunos pasos de mi en la orilla de la laguna, trato de acercarme tratando de mantener mi mirada viendo hacia atrás y estiro mi mano para darle la toalla, pero no noto que la tome, es cuando no estoy muy segura de nuestra proximidad y me giro ligeramente para ver que tanto debo de acercarme para dársela y es cuando como a unos tres pasos de mi veo a Khanne, escurriendo agua a mas no poder y con la postura algo descuadrada, ¿será que está algo acalorado o mareado?, es raro verlo así, si Khanne es muy fuerte, continué observándolo y mis ojos iban bajando, si es fuerte y está DESNUDO, del susto le arroje la toalla, que espero le haya caído encima y me volteo nerviosamente para intentar regresar a mi puesto sobre la piedra al lado de mi zurrón.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Khanne el Mar Feb 16, 2016 2:35 am

Apenas puedo distinguir la figura de Tinu sacar una mancha pálida y tendérmela de espaldas, no sé cuánto tiempo ha tenido que pasar, pero de golpe siento que me cae la tela blanca encima de la cabeza haciéndome tambalear.

- Gracias… - Murmuré aturdido sin entender nada.

Intenté secarme como buenamente pude aunque al agacharme para coger la ropa perdí el equilibrio al no sentir el suelo en mis pies, apenas pude reaccionar y detener la caída con el brazo haciéndome gruñir molesto.
Resoplé y prácticamente haciendo malabares conseguí ponerme los pantalones, el zumbido persistía en mi cabeza emborronando todo mí alrededor. Me senté al lado del bulto de ropa intentando calmar mi mareo, aunque no conseguía entender qué o porqué me sentía tan mal. A tientas busqué lo que parecía ser una camisa y apenas me la puse todo mi alrededor comenzó a girar.

- Tinu… ne-necesito salir… de aquí. - Pedí entre jadeos.

Realmente no sé si pudo escuchar mi voz o si ella respondió, el zumbido era tan intenso que parecía que mi cabeza fuera a estallar, apreté los dientes esforzándome a aguantar.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Tinuviel el Miér Feb 17, 2016 3:18 am

Desde mi puesto sobre la piedra y al lado de mi zurrón llego a conseguir un poco de compostura y paz interior, al mantenerme tranquila puedo sentir los movimientos de Khanne pero me percato que son algo torpes y sumamente lentos, al parecer por el ruido se está terminando de vestir y puedo sentir que comienza a jadear y me pide que le saque del lugar, me giro violentamente y lo aprecio sentado sobre el suelo, a decir verdad lo veo muy pálido, ¿será acaso que no le cayó bien el baño?, tiene mal semblante, me reincorporo y me acerco rápidamente a su lado y para checar su temperatura, mi mano fría hierve al tocar su frente, pero por Mystra que fue lo que pasó?, sino estaba tan mal hace unos momentos cuando lo guie al lago, ¿acaso había estado tan distraída para no darme cuenta de lo que sucedía?, algo angustiada comienzo a pensar frenéticamente que puedo hacer para ayudarle, posiblemente un brebaje de sanación rápida, o algo de recuperación de energía, creo que traigo algo que podría ayudarle a sentirse mejor. Lo veo a los ojos y lo veo algo descuadrado y desorientado.

-¿Te sientes muy mal?, le dije con mirada algo preocupada-

- Te he tomado la temperatura y estas hirviendo, ¿me escuchas bien?- repliqué algo angustiada al ver que no podía fijar la mirada

-¿Estas en condiciones de andar?, o puedes esperarme un momento y te traigo algo de tomar para que te sientas mejor

Me levanto suavemente depositando mi mano sobre su cabeza

-No te preocupes vas a estar bien, seguro es el cansancio del viaje, tu tranquilo yo me encargo- comenté brevemente en tono tranquilo

Ya cerca del zurrón materialicé una poción, al sacarla pude ver un frasco cristalino con una sustancia azulada translúcida, a decir verdad no tiene tan buena pinta pero le ayudará mucho, espero que se la pueda beber o tendrá que dársela boca a boca, no sé qué tan mal esté o en qué condiciones pero espero que no esté tan mal. Me vuelvo a acercar a Khanne y una vez en cuclillas destapé el frasco y se lo acerqué a sus manos

-¿Puedes tomarte esto?.- agregué sujetando los contenidos y tratando de no oler la poción, ya que el aroma no era nada placentero, debo de aprender a encantar las pociones para suavizarles los aromas, por Mystra que mal huele

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Khanne el Miér Feb 17, 2016 5:06 am

A duras penas puedo escuchar la suave voz de Tinu, Siento su mano helada en mi frente haciéndome temblar. Me parece escuchar algo sobre una poción pero el zumbido es tan intenso que opaca cualquier sonido, totalmente frustrado sacudí la cabeza para ver si podía aclarar mis sentidos mareándome aún más.

Cada vez me sentía más débil, mi cabeza estaba totalmente embotada y hasta me estaba costando respirar.

He de salir de aquí… Me dije con urgencia.

Cerré los ojos y me obligué a incorporarme dando un fuerte gruñido por el esfuerzo, forzándome a andar tambaleándome hacia la abertura por donde Tinu me trajo.
Sinceramente no sé si he andado mucho o apenas un par de pasos, no siento nada a mi alrededor. Intento recordar qué me ha provocado esto, pero mi mente está completamente confusa y embotada. Tropecé con una roca chocando con una pared y al apoyar la palma de mi mano izquierda en la piedra me acordé.

- To-toqué… uno d-de esos cuarzos…. En el agua… - Dije con dificultad entre jadeos dejándome resbalar hasta el suelo.

Desconozco si Tinu está conmigo o no, pero la oscuridad no duda en alcanzarme y ya no puedo percibir nada.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Tinuviel el Jue Feb 18, 2016 2:03 am

Pacientemente espero respuesta de Khanne, no estoy segura si me escucha o no, al parecer su estado actual es aún peor de lo que imaginaba, solo veo que se levanta con mucho esfuerzo y comienza andar arrastrando los pies, me giro hacia él para alcanzarlo, pero es demasiado tarde, ha tropezado con una piedra y tan solo veo cómo se desvanece. Me parece escuchar que alcanzó a tocar los cuarzos que se encontraban en el fondo del lago, casi lo dijo a forma de murmullo antes de desmayarse; pálida del susto corro a su lado, y trato de girarlo acomodándolo sobre mis piernas, reviso sus signos vitales y al parecer solo fue un desmayo, suspiro aliviada. Aparto suavemente cabellos de su frente, reviso su temperatura, sigue hirviendo en fiebre, desconozco el origen de su malestar, pero no sé si tenga que ver con los cuarzos del lago, cosa que revisaré posteriormente, me percato que sus niveles de energía están muy bajos, ¿es que acaso le drenó la energía eso o que cosa paso?, me comencé a preocupar, posiblemente no fue un desmayo por cansancio, me acerco a su oído y suavemente llamo su nombre, pero no consigo respuesta, al ver el éxito de mi intento no me queda de otra más que darle la poción boca a boca y necesito un par de trapos frescos. Deposito a Khanne suavemente en el suelo y corro hacia mi zurrón, pude materializar un cuenco y dos paños, uno lo doblo a forma de apoyo para la cabeza de Khanne y voy al lago por algo de agua, tratando de alejarme lo más posible de la zona de los cuarzos, paso mi mano sobre el cuenco y puedo detectar que el agua es pura, no hay rastros de impurezas ni de partículas nocivas, sigo cuestionándome la razón por la cual le hizo daño a Khanne, pero más al rato revisaré la composición de esos cuarzos.

Sumerjo el paño en el agua lo exprimo y lo coloco sobre la frente de Khanne, hago la acción repetidas veces para intentar bajar la fiebre, trato de entreabrir su boca a ver si puedo acercar el frasco y hacerle tragar la poción pero está verdaderamente inconsciente. Di un par de suspiros y no me quedó de otras más que suministrarle la medicina boca a boca, doy un sorbo a la poción y reteniéndola en la boca me inclino para rozar los labios de Khane, intento reclinarlo para que pueda pasar, lo hago varias veces hasta que considero que ha tenido la dosis suficiente, me siento algo culpable por la situación en la que está pero de momento no puedo hacer nada más que bajarle la fiebre y cuidarlo hasta que esté consciente para preguntarle que paso, al menos veo que la fiebre está bajando y estoy utilizando el abanico que hacia un rato estaba usando en mi persona para abanicar a Khanne; vaya y pensar que le estaba dando el medicamento de boca a boca, sentí como mis mejillas se ruborizaron, lo observo con detenimiento y admiro sus rasgos verlo dormir de esta forma tan apacible me llena de ternura, me encantaría cuidarlo así por siempre comencé acariciar su cabeza en un gesto maternal, espero en Mystra que se recupere pronto, envuelta en la atmósfera deposito un beso en frente y no puedo explicar la sensación de paz siento al estar así.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Khanne el Jue Feb 18, 2016 12:24 pm

La oscuridad me había engullido por completo dejándome totalmente sin fuerzas, no podía percibir nada a mí alrededor aunque el persistente zumbido en mis oídos fue remitiendo siendo sustituido por un ensordecedor silencio.

Al rato, una serie de imágenes difusas fue atrapando mis sentidos, removiendo mis dolorosos recuerdos provocándome asco y repulsión.
Me vi a mi mismo de crío jugando felizmente con Tinu, para acto seguido emborronarse y ser sustituido por los gritos iracundos del viejo cabrón de Zelus mientras me azotaba sin compasión, el volver a revivir esos recuerdos una y otra vez sin cesar me revuelve el estómago.

Sentía arder los tatuajes en mis muñecas haciéndome gruñir por el dolor, el collar parecía querer asfixiarme ya que apenas el aire llegaba a mis pulmones. Me sacudí intentando aflojar la presión en mi cuello pero al hacerlo noté una suave presencia a mi lado.
Me abracé con desesperación a esa presencia intentando con todas mis fuerzas poder respirar y aliviar el intenso ardor debajo de mi piel, aunque al hacerlo todos mis dolorosos recuerdos se desvanecieron en el acto arrancándome un suspiro de alivio.

Desconozco cuanto tiempo ha pasado pero la extraña sensación de cosquilleo en mi cabello me hace fruncir el entrecejo, puedo notar la fría roca debajo de mí aunque mi cabeza parece estar en alguna clase de cómoda almohada, inspiré profundamente acercando la almohada a mi nariz sintiéndome cansado pero relajado.

De repente noto como la almohada empieza a temblar haciéndome despertar extrañado. Qué raro… el suelo no se mueve. Pensé aturdido abriendo un ojo.

Apenas aprecio una gran sombra verde borrosa frente a mí, aunque al querer frotarme los ojos para aclarar mi visión me doy cuenta que estoy abrazando fuertemente lo que parece ser… ¿Una cintura?

- ¿Pero qué mierda…? - Balbuceo aturdido soltando mi agarre para poder sentarme.

Me froto los ojos y aparto varios mechones de mi cara para ver alucinado que la almohada temblorosa no es nada menos que Tinu.

- ¿Tinu? ¿Qué hago aquí contigo? Digo… ¿qué paso? ¿Por qué te estaba abrazando? - Pregunté desorientado al ver su rostro sonriente y bastante sonrojado.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un refugio inesperado

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.