Rumbo a Balkar

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Mar Sep 18, 2012 5:36 pm

Lo contemplé durante un largo tiempo, hábilmente había improvisado una pala de la corteza de un árbol y cavaba con tanta furia que por momentos juré que la partiría en dos, jadeaba, lo hacía mas de mala gana que porque quisiera, ¿acaso lo hizo para tratar de tranquilizarse?, Khanne seguía siendo un misterio para mi, no entendí tanto coraje que tenía, después de todo habíamos salido librados del encuentro, algo lastimados y aturdidos, pero vivos.

Apreté fuerte el tronco del árbol donde me apoyaba al ver que en uno de los enérgicos intentos de cavar la tierra la corteza se partió en pedazos y comenzó a cavar con las manos desnudas, Khanne...¿qué sucede contigo?, pensé frustrada, sentía presión en mi pecho, ya no era miedo ni curiosidad que inicialmente sentí, a estas alturas empatizaba mucho con él y no podía evitar sentirme mal ante su evidente frustración sobre algún tema en particular que aún no develaba.

Arrojó a los dos hombre al foso, con anticipación asomé mi cabeza un poco más para poder escuchar si realizaba una oración o ceremonia para que descansaran, pero nada, al contrario le vi unos ojos llenos de ira que me helaron la sangre. De momento se gira y se dirige hacia una piedra pateándola fuertemente sin parar, dentro de su coraje comenzó a gritar de la frustración de haberse quedado dormido y por lo tanto haberme arriesgado a un peligro y algo de haber roto una promesa, ¿una promesa, cuál sería?, sentía unas ganas desesperadas de pedirle que parara.

Podría afirmar, que a pesar de su sangre demoniaca, después de lo sucedido, el esfuerzo y la rabieta que estaba montando con seguridad ya se había lastimado. Se dejó caer derrotado mientras jadeaba del cansancio, durante unos momentos comenzó a tranquilizarse y fue ahí donde sentí su mirada, la cara o más bien mueca que hizo me sorprendió era entre sorpresa incómoda y angustia, no creo que le haya gustado que lo hubiera estado viendo durante todo este tiempo, me llama por mi nombre en forma dudosa y nerviosa, me mordí los labios antes de poderle contestar, no sabía que pasaría, pero si que no le había agradado que le espiara.

Patee suavemente una roca que se encontraba en el suelo y di un largo suspiro, me coloqué mi arco junto con mi caraj y comencé avanzar lentamente en su dirección, una vez atravesé varios árboles llegué al claro donde estaba junto con aquel par de infelices que nos había hecho pasar tan mal rato. Con la cabeza aún agachada tratando de evitar su mirada, ya que la culpa me consumía entre dientes le dije

-Si soy yo, lamento haberte estado observando, sentí una alteración de energía maligna y me trajo hasta aquí.- comenté en tono seco y angustiado

-Tan solo quería asegurarme que estuvieras bien, no estoy dispuesta a perder a otro ser querido, disculpa mi atrevimiento.- dije rápidamente mientras apretaba fuerte el tirante de mi caraj.

Continué acercándome a él y me agaché de cuclillas para revisar su pierna, antes de que pudiera decirme algo, levanté mi mano a la altura de su boca para no escucharle en señal de que guardara silencio

-Esto te dolerá un poco, no me digas nada, al parecer te lastimaste pateando la piedra y si te desgarraste un músculo o te rompiste un hueso dolerá mas de lo normal.- serenamente le dije para que supiera la que le esperaba

Cerré mis ojos y murmuré sum corp sanctis, al parecer estaba en lo cierto, se había roto un hueso de la pierna, sujeté mi capa y jalando de ella la logré desgarrar un poco para sacar una tira de ella, comencé a envolverle la pierna apretándola para evitar movimiento alguno, el hechizo ayudaría bastante pero con un vendaje un par de días estaría bien, para un humano promedio, posiblemente Khanne sanaría antes.

-No quiero escuchar que te culpas por la situación, fueron situaciones no afortunadas del destino, al menos deberíamos estar agradecidos que estamos vivos y completos.- continué vendándole la pierna

-Ademas, si hay a alguien a quien culpar, esa debería de ser yo, lo que sucede es que normalmente duermes poco y me preocupa, el viaje que nos espera es largo y pesado y yo fui la que te di algo de pan élfico con polvos para dormir, nunca pensé que sucedería algo así, perdóname.- apoyé mi cabeza sobre su rodilla y comencé a llorar

-Jamas pienso volverte a poner en peligro, como ya te lo comenté no podría soportar perderte, no te preocupes por ponerme en peligro, ni por las promesas, al menos nos tenemos el uno al otro, ¿qué más se le puede pedir a la vida verdad?.- entre sollozos continué

-Deja de flagelarte, no te lastimes que me duele más verte hacer eso, ¿cuál es la promesa que tanta frustración te causa?, debo de decirte que emites demasiada energía negativa cuando te molestas, si hubiera habido sacerdotes de la rama de maestro Zelus por aquí, esta situación se habría complicado más.-

-Si quieres desahogarte dime lo que te molesta, lo que sientes, estoy dispuesta a soportarlo, no quiero que cargues la carga solo, ya te lo he dicho.-

Después de esto abracé su pierna y me quede callada, para estos momentos ya estaba hincada con el cuerpo algo vencido y sintiéndome igual de derrotada que Khanne. Había dicho lo del pan élfico, no sabía la que me esperaba ni si lo tomaría para bien o para mal, pero me aferraría a su pierna hasta que se tranquilizara.
avatar
Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Mar Sep 18, 2012 9:51 pm

Parpadeé varias veces asegurándome de que ella no era ninguna alucinación, aunque al ver como bajaba la mirada y se acercaba despacio hacia mí no había la menor duda de que había visto todo mi deplorable espectáculo…

- Energía maligna, ¿eh?... - Repetí cerrando los ojos. Me quedé tirado en el suelo sin fuerzas ni ánimos para moverme, me resulta bastante humillante que precisamente ella me haya visto así…
Sus palabras resuenan en mi mente aunque soy incapaz de pronunciar palabra alguna, siento como se acerca a mi pierna izquierda y me comenta que puedo haberme dañado algún músculo o algún hueso. Una sonrisa resignada se plasmó en mis labios al escuchar su preocupación por el dolor que puede provocarme su sanación.

¿Dolor? Prácticamente desde que nací he estado viviendo día a día con él, una simple pierna rota no es nada en comparación a la maldición. Pensé sintiendo sus manos sobre mí.

Escuché como pronunciaba unas extrañas palabras junto al desagradable crujido de mi hueso, para luego sentir como comenzaba a vendarme la pierna con sumo cuidado. Abrí los ojos enfocando mi mirada al cielo rojizo del atardecer, suspiré con cansancio al escucharla comentar que no era mi culpa lo que había sucedido, para luego revelar unas palabras que me hicieron sentar de golpe.

- ¡¿Q-qué?! Cómo… ¿Fuiste tú…? - Estaba tan sorprendido que apenas podía formular una pregunta coherente.

Poco a poco mi cerebro fue asimilando la dura realidad, el porqué ella no había comido conmigo, el sabor dulzón que no supe ubicar en el pan que me ofreció, y sobretodo el extraño y pesado sopor que me dio en el carro.
Al verla llorando abrazada a mi pierna disculpándose hace que me sea imposible enfadarme con ella, acerco mi mano izquierda para poder acariciar su cabeza, pero me detengo al ver que mis manos están realmente sucias de barro y sangre. Tinu continúa desahogándose, confesando entre sollozos que no podría soportar perderme, que no piensa volver a ponerme en peligro para luego preguntarme sobre mi promesa.
Solté todo el aire de mis pulmones observando el deplorable estado de mis manos, para luego desviar mi vista hacia ella.

- Tinu, no llores. - Murmuré sujetándola por los brazos para que soltara mi pierna, empujándola hacia mí, dejándonos caer sobre el suelo. La abracé suavemente forzándola a estar encima mío para que pudiera apoyar la cabeza en mi pecho.

- Es MUY humillante para mí que me hayas visto así, ¿sabes? Cuando desperté en el carro y vi que estabas llorando aterrada y lo que es peor, en peligro sentí hervir mi sangre… - Expliqué despacio intentando encontrar las palabras. - Eres la única persona que me importa y te juro, que cualquiera que se atreva a dañarte va a desear estar muerto. - Comenté afirmando mi abrazo y con la vista fija en el cielo.

- Sobre lo del pan… No estoy enfadado. - Añadí antes de que me interrumpiera. - Aceptaré cualquier cosa que me ofrezcas, aunque si has de drogarme otra vez intenta que no sea en un camino tan concurrido y peligroso. - Bromeé acariciando su espalda.

- Te he fallado. Aunque era apenas un crío te prometí que nunca me cortaría el cabello, sé que es una estupidez, pero siempre cumplo mis promesas. Y ESA en especial me ha mantenido con vida todos estos años. - Expliqué serio.

- No he podido cumplir mi promesa y eso es realmente frustrante. -

Cerré mis ojos sintiendo sus temblores y sus lágrimas en mi pecho, lo más seguro que había arruinado su túnica con mis manos pero en este instante necesito sentirla conmigo.
avatar
Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Miér Sep 19, 2012 2:08 am

Me sorprendió el ver que mi confesión no le había molestado en lo más mínimo, más que nada estaba sorprendido de la manera en que había actuado; sentí la proximidad de su mano pero se detuvo en seco, ¿acaso le daba asco tocarme? o posiblemente en el fondo estaba demasiado enfadado para corresponder mi afecto, el caso que fuera, definitivamente lo merecía había actuado de una manera que no era correcta y todo en esta vida tiene un precio, tan solo continué abrazando su pierna tratando de expiar mi culpa.

Cuando me había resignado a sobrellevar su aparente desprecio, me sujetó con los brazos y tiró suavemente de mi para caer sobre la fina hierba de aquel paraje, yo caí sobre de él, cosa que me ponía nerviosa debido a la proximidad aunado a esto que tenía la pierna recién sanada y no estaba bien del todo. Antes de que pudiera decirle algo ya me había murmurado que no llorara y lo mucho que le avergonzaba que lo hubiera visto en esta situación, era notorio que le preocupaba, más por los lazos afectivos que alguna vez habíamos hecho que por nuestra “reciente” relación, continué apoyando mi cabeza sobre su pecho, coloqué mi mano izquierda enfrente de mi cara y con suaves movimientos acaricié su pecho repetidas veces tratando de tranquilizarlo y reafirmar mi apoyo en toda situación.

Sentí como una daga me atravesaba mi corazón al escuchar que lo del pan no le molestó y que incluso seguiría aceptando cualquier cosa que le diera tratando de bromear al final de la oración, la culpa me ahogaba, a estas alturas hasta sentía que se dejaría matar por mis manos, tragué saliva y comencé a sentirme verdaderamente mal, ¿cómo me he atrevido a drogarlo?, aún peor en contra de su voluntad y traicionando su confianza. Me disponía a responderle a colación del tema del pan pero Khanne continuó hablando, escucho que comenta lo de la promesa cuando era un niño y que no se cortaría el pelo, no pude más que esbozar una sonrisa, traté de reincorporarme un poco para verle a la cara y estiré mi mano derecha para alcanzar su cabello y tocarlo; una vez logrado mi cometido sonreí y lo miré fijamente.

-No importa como tengas el cabello, sabes que siempre te querré, no te frustres si te lo cortaron, sea como sea siempre serás muy guapo, además los cambios siempre son buenos.- sentí como mis mejillas se comenzaron a ruborizar

Una vez pronunciado esto voltee mi cabeza y me apoyé de nuevo sobre su pecho, estaba demasiado nerviosa como para continuar viéndole, traté de pensar en algo para distraer mis pensamientos de lo que acababa de pronunciar y torpemente le comenté

-Khanne, no te sientas humillado si te vi en esta situación, tan solo es parte de seguirnos conociendo, no creas que yo siempre soy linda, también tengo mis ratos malos, además me gusta haber aprovechado la oportunidad para saber más de ti, ya te he dicho que has cambiado mucho desde la última vez que te vi y mi curiosidad con el paso de los días crece.- atropellando las palabras dije esto mientras hacía círculos con mi mano izquierda sobre su pecho

Aún atrapada en el abrazo de Khanne cerré mis ojos por unos momentos y agradecí a Mystra por habernos permitido salir ilesos de la situación, le rogué con todas mis fuerzas que protegiera a Khanne de todo mal y que a pesar de mis negligencias no volviera a suceder algo así. Abrí mis ojos, ya estaba atardeciendo y el tiempo pasaba, se me había olvidado la mujer que aún esperaba que le ayudáramos con el caos que era el carro, no quería que Khanne hiciera algún esfuerzo físico y más después de lo que había sucedido con su pierna, pero era necesario regresar.

-Khanne.- añadí en voz suave.- Tenemos que regresar al carro, la mujer me pidió que le ayudáramos a recoger, pero no te preocupes, no tienes que hacer ningún esfuerzo, tan solo acompáñame de regreso, ¿crees poder caminar bien o te busco un bastón?, se que eres tan testarudo que te negarás, pero necesito que me digas la verdad.-

Definitivamente lo quería, la propuesta que me había hecho el día anterior comenzó a darme vueltas por la cabeza, debido al encuentro con los bandidos del camino mi mente se había distraído mucho y había dejado de pensar en ello, pero en estos momentos me sentía tan unida a él que sinceramente no quería que terminara.
avatar
Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Miér Sep 19, 2012 7:43 pm

No pude evitar reír ante su comentario sobre mi cabello, me duele el orgullo haber fallado la promesa, pero creo que me ha entendido mal, o que sus nervios ante nuestra proximidad la están atacando.

- Tinu, cuando te prometí que nunca me cortaría el cabello no fue por vanidad, ¿sabes? Ni que fuera una jodida señoritinga estirada, o algo peor… - Comenté haciendo una mueca aunque sin perder la sonrisa. - No recuerdo exactamente qué te prometí, pero para mí, siempre ha sido un símbolo de que mi amiga de la infancia seguía viva y feliz. Nunca me corté el cabello porque eso representaría que cortaría tu felicidad, ¿entiendes? - Expliqué bajando mi mirada para observar su rostro ruborizado. - Aunque gracias por considerarme guapo. - Añadí con picardía guiñándole el ojo.

- Ya sé que tú también tienes tus berrinches tontorrona, y créeme que me vuelves completamente loco para intentar averiguar que hice, o que hago para sacarte de tus cascarones de mantas y volver a la normalidad, pero eso forma parte de tu encanto. - bromeé aflojando mi abrazo. - Puedes preguntarme lo que quieras siempre que estemos solos, no me gusta tener a fisgones husmeando en asuntos que no les importa. - Dije cerrando los ojos, disfrutando de las tímidas caricias que me estaba haciendo.

Al escuchar su comentario de que tenía que ayudar a la mujer buitre fruncí mi entrecejo. - Creo que suficiente hemos “trabajado” salvándole el pellejo y sus pertenencias, si hubiera estado sola esto habría acabado mucho peor. - Comenté con desagrado. Nunca me ha gustado esa clase de gente estirada o adinerada, siempre se creen que pueden comprar todo y si te miran lo hacen como si fueras escoria.

- Yo diría que quién es más testarudo de los dos está encima mío en este preciso instante, ¿no crees? - Añadí alzándola con facilidad por la cintura para dejarla sentada a un lado.

Me senté y empecé a mover los dedos de los pies, dolían sí, pero podía moverlos que era lo importante. Me incorporé despacio, apoyando todo mi peso en la pierna derecha y di un par de pasos bastante torpes. - Creo que no podré salir corriendo esta noche si te enfadas conmigo. - Bromeé cojeando. - Puedo andar, no te preocupes. - Le dije desviando mi mirada hacia ella.

No pude evitar sonreír nervioso ante las enormes manchas de barro que le había dejado en la suave tela de sus hombros, y eso que no podía ver su espalda. - Eh… Tinu, esto… ¿Esa túnica tuya es muy cara? - Pregunté alzando las manos para que pudiera ver la suciedad que tenía en ellas.

- Creo que estoy batiendo mi récord personal en suciedad, aunque no quería unirte al concurso. - Bromeé acercándome a ella cojeando. - ¿Nos vamos? No sé tú, pero yo me muero por llegar a Balkar y darme un buen baño. -
avatar
Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Mar Feb 09, 2016 2:08 am

Al escuchar la respuesta de Khanne con respecto al carro de la señora noto una vena de molestia en su voz, nunca le ha gustado tratar con esta clase de gente y posiblemente ya se encuentra algo fastidiado de la situación además de cansado y agobiado; pero considero que es la mejor opción dado su estado actual, no es recomendable que ande mucho, tiene algo resentida la herida. Ya llegando al carro no me quedará de otra mas que ayudarle a la mujer, pero dentro de lo que cabe es un precio bajo comparado con el descanso y el bienestar de Khanne, me gustaría que se diera cuenta que no soy tan inútil y que también puedo hacer cosas por mi misma y ser algo independiente pensé soltando un suspiro.

Al ver a Khanne hacer un esfuerzo por levantarse puedo darme cuenta de que le duele demasiado la pierna, pero es evidente que no lo va aceptar, creo que será mejor que le ofrezca mi hombro disimuladamente para que pueda andar mejor con un apoyo. Procedo a reincorporarme lentamente aproximándome a Khanne, creo que comenta algo sobre lo costoso de mi capa, a saber que bicho le pico, ¿desde cuándo le preocupa el costo de mi indumentaria?, seguro tiene pendiente de que corte un trozo para vendarle, pero ya le haré remiendos así me traerá buenos recuerdos cuando la vea, creo que entre chicos le llaman trofeos de guerra, pensé mientras esbozaba una sonrisa.

- Ven aquí te ofrezco mi hombro para que te apoyes para caminar - dije mirándolo de reojo y haciendo un guiño para que se diera cuenta que era de buena fe y no en plan amenazar su hombría, que seguro ya lo estaría pensando.

Comenzamos a caminar de manera algo torpe, noté que Khanne casi no se apoyaba en mi hombro, cosa que me molesto algo pero de perdida de algo le serviría tenerme al lado por si le falseaba la pierna, en el camino, traté de mover piedrecillas o cualquier objeto que representara un obstáculo para Khanne, ya no quería que se esforzara o se lastimara más. El silencio era algo incómodo, seguía sintiéndome culpable por la situación, y me hice prometerme a mí misma que jamás permitiría que Khanne volviera a pasar por algo similar, debo de pensar dos veces las cosas antes de hacerlas y las posibles consecuencias de mis actos, pensé apretando los dientes.

- ¿Vaya día el que tuvimos hoy verdad? - dije sarcásticamente para hacer más llevadero el camino, aún me cruzaban por la mente pensamientos de lo que había sucedido la noche anterior más la culpa de la situación en la que nos encontrábamos ahora.

- Ya pronto llegamos al camino, verás que subiéndote al coche será cuestión de un par de horas para que lleguemos a Balkar, revisé el mapa que tan amablemente me hiciste y creo que no estamos tan retirados, es urgente que descanses tus heridas y te des un buen baño.

No sé cuánto tiempo pasó entre que dejé a la señora y fui a espiar a Khanne, pero al llegar al camino, ya estaba todo recogido y en ese preciso instante observé que la señora partía en el coche, traté de gritarle, pero el peso de Khanne y el cansancio ahogaron mi voz. Me sentí preocupada por las heridas de Khanne, y ¿ahora que íbamos hacer?, ¿andar hasta Balkar?, no puedo permitir que Khanne camine todo el tramo, me comencé a sentir nerviosa al someterlo a más momentos de estrés tanto para su cuerpo como para su mente, me rasqué la cabeza un par de veces tratando de pensar que podríamos hacer. Ya para ese momento el sol estaba por ocultarse, y he escuchado historias horribles que suceden en este bosque por las noches, comencé a sentir escalofríos pero solo froté mi brazo izquierdo con mi mano derecha un par de veces para disipar el pensamiento.

Volteé a ver a Khanne y suavemente le dije - ¿Estas en condiciones de andar un tramo o quieres que intentemos acampar?, no te preocupes por mi eh, sé que soy una niña mimada pero no quiero que te esfuerces de mas. -
avatar
Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Mar Feb 09, 2016 12:06 pm

Alcé una ceja al ver que no hizo el mayor caso sobre mi comentario sobre su túnica Creía que con todas sus quejas sobre mi ropa le importaría más la suya Pensé algo extrañado.

Veo como se acerca y me comenta que me apoye en su hombro guiñándome un ojo, resoplé rodando los ojos y simplemente me encorvé rodeando sus hombros con mi brazo. Le agradezco el gesto, pero si apoyara todo mi peso en ella seguro que la aplastaría, si apenas puede con ella misma.
Cerré mis ojos y suspiré con resignación, después de haber estado huyendo de mí todo el día, tenerla prácticamente pegada me era una dura prueba. El tenue calor de su piel, su dulce aroma y su belleza me distraían demasiado.

- Falta poco para que anochezca, es mejor darnos prisa. - Comenté forzándome a ignorar el suave cosquilleo de su cabello.

Comenzamos a andar bastante torpemente, más por la distracción que ella provocaba en mí, que por el dolor de mi pierna. Vi cómo empezó a patear algunas piedras haciéndome sonreír. - ¿He de tomar esto como que sirvió que lo hiciera yo esta mañana? - Pregunté divertido desviando mi mirada hacia ella.

Sinceramente no sé si me respondió, me quedé absorto observando su perfil siendo iluminado por los débiles rayos anaranjados del sol. Su ceño estaba ligeramente fruncido, pero no sé si por estar molesta o preocupada. La sombra de sus pestañas hacía resaltar sus hermosos ojos violáceos que observaban con atención el suelo en busca de inocentes piedras para apartar de nuestro camino. Tragué con dificultad mi propia saliva al divisar sus carnosos y suaves labios recordando su embriagador sabor.

Su inesperada pregunta hace que casi tropiece con mis pies, aunque consigo recuperar el equilibrio desviando mi vista hacia el camino. - Y lo que queda de el… - Respondí su comentario sobre la intensidad del día casi sin darme cuenta. Apenas escuché algo más, intenté bloquear mis sentidos para que llegásemos lo antes posible al camino para poder calmarme y no hacer ninguna tontería.
Nada más llegamos al camino vimos la silueta del carro yéndose sin nosotros, noté como Tinu se tensó e hizo el intento de detener a la mujer buitre en vano. - Maldita arpía… - Murmuré con asco. Era bastante obvio que esa bruja se marcharía a la mínima oportunidad, aunque mi atención se fijó en una pequeña sombra merodeando alrededor del árbol donde dejé anteriormente a Tinu y nuestras pertenencias.

No pensé, simplemente solté mi apoyo sobre Tinu y aceleré el paso cojeando, apretando los dientes me agaché apenas un segundo para recoger una piedra y lanzarla hacia la maldita sombra. Apenas lancé la piedra mi pierna izquierda me falló provocando que cayera de costado, ignoré las punzadas de dolor y me levanté al acto prácticamente saltando hasta llegar al árbol.

- ¡Estúpido bicho, fuera! - Grité cabreado, un estúpido tejón no había tenido otra ocurrencia que agujerear mi bolsa de viaje y esparcir todo. Cuando aparté mi bolsa pude ver como una lluvia de pequeños papeles se esparcía alrededor, mientras el culpable huía con un trozo de tela enganchado en sus patas.
Me dejé caer viendo los restos de mi mapa volando por el viento y mis pocas pertenencias arruinadas.

- Lo que me faltaba… -
avatar
Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Sáb Feb 13, 2016 3:55 am

No puedo contener mi molestia al darme cuenta de que la señora partió y nos dejó varados en el bosque. Mi preocupación crece al paso de los minutos y la disminución de luz, malos pensamientos pasan por mi mente al escuchar crujidos de ramas no provocados por el andar de Khanne y mío, doy un par de tirones de mi cabello ante el creciente nerviosismo que estoy sintiendo. Estoy tan ensimismada en mis pensamientos que apenas me percato que Khanne ya no se apoya de mi brazo y no está a mi lado, ha salido disparado a buscar no sé qué cosa, veo que acto seguido se agacha para recoger una piedra y la arroja, al parecer para ahuyentar a algo o a alguien ¿seguirían los ladrones en los alrededores?, por Mystra espero que no, muchos pensamientos comenzaron acumularse y mi ansiedad ya estaba en niveles no deseables.

Entre cierro mis ojos y veo como Khanne cae pero a los pocos segundos se reincorpora y desesperadamente comienza a buscar algo en el piso. Me acerco lentamente para observar la escena y resulta que donde me había dejado Khanne hacia unas horas atrás había dejado sus pertenencias pero al parecer ya no quedaba nada de ellas, el saco había sido perforado por algún animal del bosque y los contenidos esparcidos y casi desaparecidos. Sentí un poco de pena al ver esto, ¿qué tanto tendría en ese saco que cuidaba con tanto interés? me pregunté rascándome un par de veces la cabeza, he de imaginar que no llevaba tantas cosas, ya que el saco no era voluminoso y no creo que esté encantado como el mío. Decido aproximarme aún más al menos para tratar de ayudarle a buscar sus pertenencias desperdigadas.

-No te agaches, le dije- colocando mi mano sobre su espalda y dándole un par de palmadas con intenciones de tranquilizarlo
-Yo te ayudo a buscar, al menos en eso si soy buena, traté de bromear esbozando una sonrisa

Cuál fue mi sorpresa al acercarme al saco con tremendo agujero, evidentemente alguna especie de roedor lo había perforado, pero honestamente se podía apreciar que el material estaba viejo y mullido, tragué un poco de saliva, y no podía dejar de pensar en lo mal que Khanne lo había pasado todos estos años y que ahora por acompañarme a mí, había perdido algo que él quería y conservaba mucho. Tomé el saco entre mis manos, me giré a verlo con mirada angustiada y en voz baja le dije

-Discúlpame no pensé que esto pasaría, prometo comprarte uno nuevo cuando lleguemos a Balkar

Mi mirada se desvió al suelo para buscar los contenidos del saco, cual fue mi sorpresa al ver que solo había papeles y una especie de prenda que yacía en el suelo, comencé a recolectar los pedazos de papel y al tomar la prenda en mis manos, pude darme cuenta que eran unos pantalones o más bien lo que quedaba de ellos, al menos había hecho algo bien en comprarle ropa, reí internamente.

Apenas terminé de recolectar todos los pedazos de papel cuando pude escuchar un par de truenos a la distancia, sentí un escalofrío y se me erizó la piel, genial lo que nos faltaba, pensé dando un par de resoplidos a un mechón de pelo que se me había venido a la cara al estar agachada recogiendo las cosas.
Comenzó hacer viento, así que lo más seguro es que sería una lluvia abundante y fuerte; la verdad no tenía idea de cuánto nos faltaba por llegar a Balkar, y no quería angustiar a Khanne con preguntas que no servirían para mejorar la situación en ese momento, lo único que pasaba por mi mente era que necesitábamos acampar y pronto, era de vital importancia resguardarnos del mal clima, no sé ni dónde ni como pero tenía que tener techo y encima no quiero que Khanne se siga lastimando la pierna ya que la tiene a medio sanar. Las ramas de los arboles crujían al tocarse las unas con las otras y comencé a sentir frio en los huesos, cerré mis ojos y traté de sentir la dirección del viento y los sonidos del bosque, para ver su podía ubicar un rio cercano o alguna cueva y al fin pude detectarla.

-No te preocupes ya se para dónde dirigirnos- le dije suavemente a Khanne sonriendo, al menos en esta ocasión seré útil y no dependeré de él.
-Solo te pediré que por esta vez confíes en mí y te dejes llevar- le dije nerviosamente acercándome a él para que se volviera apoyar como hace rato.

Guarde mi caraj y mis flechas en mi zurrón, me dispuse a sacar mi báculo que se encontraba sujeto a mi cinturón, le di un par de golpes y se extendió, susurré lux y una pálida luz azul se formó en la piedra de mi báculo y fue subiendo su intensidad hasta poder proyectar claramente las sombras de los arboles sobre el suelo. Comenzamos andar lenta y torpemente en el bosque adentrándonos cada vez más, comenzó a llover, primero era una suave lluvia y fue subiendo con el paso de los minutos, Mystra ayúdame a encontrar la cuera rápido por favor, rezaba con intensidad para que llegáramos pronto a nuestro destino, mi capa estaba empapada y mis botas estaban llenas de fango hasta la mitad, sentía destellos de miradas mientras nos adentrábamos más en el bosque y creo que comencé a temblar del miedo pero traté de disimular y ojalá Khanne pensara que era por el frio. A lo lejos pude ver un pequeño claro donde alcancé a divisar una cueva.

-Ya llegamos- di un gran suspiro y apoyé mi mano izquierda sobre la mano de Khanne dándole un pequeño tirón de la felicidad que experimenté
-Espero que pasemos bien la noche, no te preocupes por lo demás al menos mi zurrón se salvó y traigo cosas para poder pasarla bien aquí, dije viéndolo de reojo sacando mi pecho en señal de orgullo, al fin había hecho algo bien por mi misma, un gran sentimiento de satisfacción inundó mi ser.

avatar
Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Sáb Feb 13, 2016 8:13 pm

No podía dejar de observar los pequeños trozos arruinados de mi viejo y detallado mapa esparcidos por el suelo. Cerré los ojos para bloquear los recuerdos de cómo llegó a mis manos y respiré profundamente varias veces para calmarme, no era cuestión de incinerar todo el puto bosque para vengarme de un maldito animal. Al menos el zurrón de Tinu, mi guante y mi katana están intactos…

Apenas sentí como Tinu se acercó con cuidado y algo de curiosidad hacia mí, apoyando su mano en mi hombro haciéndome resoplar al escuchar sus palabras.

- Ni te esfuerces, ese saco de pulgas ha destrozado todo. - Dije resignado, simplemente observé como ella recogió mi saco viendo sorprendida el enorme agujero en él y mis pocas pertenencias desparramadas por el suelo.

Ignoré su comentario sobre que me compraría otro en Balkar ya que otras preocupaciones llamaban mi atención, la oscuridad cada vez nos acechaba más y el silencio en un camino tan concurrido como este solo podía significar que tendríamos que improvisar un lugar donde pasar la noche.
Encima para mejorar aún más el día, el viento comenzó a soplar con fuerza trayendo el olor a humedad y el rumor lejano de los truenos anunciado una hermosa tormenta.

- Hemos de buscar un refugio… - Murmuré intentando recordar algún lugar cercano para poder pasar la noche que usaran los cazadores, o alguna cueva lo bastante grande y seca. Recogí mi katana del suelo y me la anudé al cinturón, al agacharme para recoger mi guante metálico noté el olor que desprendía la sangre aún húmeda de mis pantalones haciéndome gruñir. Cualquier bestia podrá rastrearnos sino soluciono esto. Pensé preocupado atándome el guante a mi cinturón. ¡Estúpido tejón, tenías que destrozar mi último par de pantalones! Maldije interiormente.

La suave voz de Tinu me llama la atención, sorprendiéndome al anunciarme que conoce un lugar para refugiarnos. Sonreí ante su petición viendo cómo se acercaba para ofrecerse de apoyo.

- Siempre lo hago tontorrona. - Le dije sonriendo, rodeándola nuevamente con mi brazo escuchando el retumbar de los truenos acercándose cada vez más. - Tú guías. -

Vi como Tinu sacó su bastón e invocó una suave luz en él, intenté no mostrar mi sorpresa ya que si hace un rato petrificó al estúpido simio además de curar mis heridas, una simple luz no debería ser una gran hazaña para ella.
Sin querer incomodarla ni preocuparla de más, comenzamos nuestra ruta por un pequeño sendero apenas visible entre la espesa maleza. Nos apoyábamos mutuamente ya que entre que mi pierna izquierda perdía constantemente apoyo, la torpeza natural de Tinu y la lluvia que estaba empezando a complicar nuestro camino, más que andar tropezábamos con todo.
Pronto empezó a llover con tal intensidad que apenas se podía ver aún con la luz que invocó Tinu, apreté los dientes cuando resbalamos por el lodo aguantando las punzadas de dolor de mi pierna. Al menos con tanta lluvia borrará el olor a sangre de mis pantalones. Me dije intentando calmar mis pensamientos. El cuerpo de Tinu temblaba entero, aunque desconozco si es porque teme que no confíe en ella lo suficiente o por el agua helada que nos estaba calando hasta los huesos.
Sinceramente no sé cuánto tiempo llevamos andando cuando la temblorosa voz de Tinu anunció que ya habíamos llegado. Alcé la cabeza para poder observar bien el pequeño claro frente a nosotros, el frondoso follaje casi había ocultado la pared de piedra. De hecho si Tinu no hubiera invocado aquella luz, no habría percibido la grieta que se formaba entre la roca siendo prácticamente invisible.
Solté mi apoyo sobre ella y avancé un par de torpes pasos para poder ver si había algún animal o algún peligro dentro, pero al sentir como Tinu tomó mi mano radiante de felicidad me distrajo por completo.

Tragué con dificultad mi ahora espesa saliva al ver como su empapada túnica se le había quedado tan pegada a la piel que con la luz a su lado, podía apreciar perfectamente el contorno de sus pechos haciendo que mi imaginación volara. Para rematar su comentario sobre pasarlo bien esta noche provocó unos pensamientos no muy acordes con lo relacionado a “dormir”. Sacudí la cabeza con fuerza intentando espantar mis muy detallados pensamientos sobre mi compañera, y me adelanté para entrar en la cueva.

El musgo hacía de barrera natural junto las rocas impidiendo que se filtrara el agua al interior, respiré profundamente varias veces para calmarme y poder percibir la respiración o algún gruñido de algún animal en el interior, aunque al acercarse Tinu con su bastón iluminó el interior mostrando que era una cavidad bastante grande y lo mejor, vacía.

- Buen trabajo. - Le dije sonriendo sin mirarla.

----------------------------------------------------------------------

Continúa en: Un refugio inesperado
avatar
Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.