Rumbo a Balkar

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Sáb Jul 07, 2012 10:14 pm

El calor comenzaba a ser molesto ya que casi era mediodía, aunque no tanto como los mercaderes y viajeros que observaban a Tinu con demasiada curiosidad murmurando en mi contra. Como no… Resoplé ignorándolos pateando otra roca del camino de piedra escuchando la protesta de una gorda. No es que fuera mi afición ir pateando piedras pero Tinu se estaba esforzando en fingir que podía aguantar todo el camino hasta Balkar andando y, viendo lo agotada que está no creo que vea las rocas sueltas hasta que tropiece con ellas.

Esta ruta concretamente iba rodeando el bosque zigzagueando para evitar las cuestas de las montañas, el camino estaba algo descuidado por todas las carretas que circulaban diariamente, ya que Balkar era bastante conocido por los alrededores puesto que era una de las pequeñas ciudades comerciales más importantes de la zona.

El ambiente entre nosotros estaba bastante tenso ya que cada vez que intentaba mirarla, ella se giraba hacia el lado opuesto. Conociéndola, seguro que se estará preguntando si soñó lo que ocurrió anoche o algo parecido ya que se ha mantenido distante desde que despertó. Suspiré frustrado sin saber muy bien qué hacer, aunque lo más seguro que cuando lleguemos o se sienta más tranquila y confiada volverá a comportarse normalmente. O eso espero…

- Vamos a descansar un rato, hace demasiado calor. - Le dije viendo de reojo como le temblaban las piernas, poniéndome a su lado para que se apoyara en mí.

La acompañé hasta un frondoso árbol y me dispuse a dejar nuestras pocas pertenencias en una roca plana. Me senté en el suelo sacándome el guante metálico de mi brazo izquierdo y me abrí el viejo chaleco de cuero que había “tomado prestado” del viejo, la verdad dudo que lo eche de menos pero era demasiado cálido para mi gusto.
Tal como había ido haciendo en todos los descansos, saqué una pequeña libreta con tapas de cuero duro y un carboncillo del interior del chaleco y me dispuse a seguir llenando las páginas.

- Si tienes hambre o sed dime, cualquiera de estos cotillas seguro que tiene agua y comida que le podamos comprar. - Comenté tranquilo, concentrado en mi tarea.

Sonreí al imaginar que Tinu se estará muriendo por saber que estoy haciendo, pero mi postura oculta perfectamente las hojas de su visión. Ser zurdo tiene sus ventajas Pensé divertido.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Dom Jul 08, 2012 3:51 am

Me levanté con el cuerpo agarrotado, creo no me había podido estirar lo suficiente durante mi sueño la noche anterior, me estiro ligeramente y volteo a mi alrededor de repente siento una respiración cerca de mi y al girarme veo a Khanne profundamente dormido, ¿es que acaso habíamos dormido juntos?, recuerdo gran parte de lo que pasó anoche, pero al final los recuerdos se vuelven algo vagos, posiblemente caí rendida del sueño y mi cuerpo no dio para más, al juzgar la situación, lo mismo había pasado con mi compañero, di un suave suspiro, coloqué mi mano sobre su cabeza y revolví suavemente su cabello, lo veía de reojo y tan solo sentía mucha ternura al verlo en su sueño, la cara de Khanne dormido era de rasgos suaves sus expresiones se encontraban totalmente suavizadas tan solo lo veía hipnotizada mientras observaba como mecánicamente respiraba.

-Despierta dormilón.- le susurré suavemente al oído

-Es tiempo ya de irnos, me comentaste ayer que teníamos que retirarnos pronto debido a las visitas de viejo.- añadí revolviendo por última vez su cabellera.

¿Pero qué estoy haciendo?, si le pedí tiempo y ya ando de ¿cariñosa?, removí rápidamente mi mano y abruptamente me incorporé de la cama dirigiéndome a mi zurrón lo tomé y entré al baño a cambiarme, ya no daba mucho tiempo a desayunar o tomar un baño, rápidamente me cambié y arreglé mi cabello, los primeros rayos de sol se colaban entre las rendijas de la ventana, una fresca brisa matutina traía frescos olores de rocío. Apenas abrí la puerta del baño, Khanne ya se había alistado, traía puesto un viejo chaleco de cuero, que no le había visto antes, ¿y la camisa del día anterior?, definitivamente le compraré ropa nueva llegando a Balkar, pensé en tono algo preocupado.

Salimos de la granja con los primeros rayos de sol, a paso constante, la verdad no quería entorpecer el viaje con mis limitaciones físicas, para esto seleccioné mi ropa previamente y llevaba una túnica verde agua con ancho cinturón a la cadera, bastante práctico debido a los compartimentos que tenía, una serie de bolsas que le había bordado para cargar varios aditamentos por si la situación de presentaba, y una ligera capa que coloqué para cubrirme la cabeza lo menos que quería era llamar la atención, Khanne previamente me había advertido de lo concurrido que era el caminó. Me coloqué mi arco y mi caraj y Khanne amablemente se ofreció a llevar mi zurrón.

El camino era largo y el calor iba apretando conforme pasaban las horas, la situación de día anterior, en particular de la noche me daba vueltas por la cabeza y tan solo recordaba haberle pedido tiempo, ¿pero cuanto?, aclarar sentimientos era algo bastante complicado y no quería hacerle esperar demasiado, encima me había comentado que no se caracterizaba por su “paciencia”, sujete fuertemente los bordes de mi capucha y tiré varias veces de ellos en señal de nerviosismo. Traté a toda costa de evitar la mirada de Khanne, para evitar situaciones como las que se había dado, al menos hasta aclararme o mínimo tratar de tranquilizarme y dejar de darle vueltas al asunto en mi mente. Me percaté del comportamiento de Khanne, todo lo que llevábamos de camino había ido pateando piedras que obstruían mi paso, posiblemente a su manera me estaba ayudando a que batallara menos en mi andar, sentía como me ardían los pies y me temblaban las rodillas a medida que el tiempo pasaba. Cada intento que Khanne hacía por cruzar nuestras miradas resultaba fallido, tan solo giraba mi cabeza y la dirigía en otra dirección, no podía mirarle a los ojos y tampoco comprendo por qué me comporte tan mimosa por la mañana, tan solo me queda refugiarme en el silencio.

Las miradas de los transeúntes y viajeros no se hicieron esperar, iban de mi hacia Khanne y de vuelta, yo agachaba la cabeza para evitar que mis orejas salieran a la luz estas tierras eran básicamente zonas humanas y no quería alertar a nadie de mi presencia encima, mis maestros seguramente estarían buscándome, mi andar era cada vez más torpe, espesas gotas de sudor caían sobre mis mejillas, la capa me estaba acalorando demasiado, pero trataba de mantenerme erguida caminando constante y seguro, pero mis piernas para mi mala suerte me estaban jugando mal el día de hoy.

Escucho que comenta que descansemos un rato, ¿tan obvia fui?, pensé nerviosamente al ver que se aproximaba hacia mi, había intentado soportar la falta de fuerza en mi piernas y la torpeza de mis pies, pero no lo había hecho lo suficientemente bien como para que no se percatase de mi situación. El gesto de acercarse hacia mi seguramente lo hizo en señal de ofrecerme ayuda para caminar, pero me negué, tan solo hice pequeños movimientos de vaivén con mi mano para darle a entender que no importaba.

-No te preocupes, tan pronto me siente me sentiré mejor.- dije distraídamente

Nos acercamos a la copa de un frondoso árbol, Khanne colocó nuestras pertenencias sobre una roca, veo como se sienta retirándose el guante y saca una pequeña libreta de cuero y un carboncillo, con bastante interés veo comienza a escribir en sus hojas, no puedo evitar sentir un alto grado de curiosidad de saber que tanto escribe o dibuja, no se lo que hace. Me aproximo hacia él y me inclino para ver, pero no alcanzo a notar que es lo que escribe, abruptamente interrumpe mi acto y me comenta si quiero algo de beber o de comer, posiblemente si tomo algo de agua pueda aminorar el calor que siento debido a la capa.

-Tal vez un poco de agua me caería bien.- comenté suavemente rascándome nerviosamente la nuca

Me hice a un lado, era evidente que no quería que me enterara del contenido de su libreta, pero eventualmente intentaría descubrirlo, mi curiosidad siempre había ido más allá de lo que me conviene. Apoyando suavemente mis rodillas a espaldas del tronco en dirección contraria de Khanne me agaché girando mi espalda recargándome sobre el árbol, vi a la lejanía, no estábamos tan retirados del camino, era bastante angosto y de terracería aún se podía escuchar el murmullo de los viajeros que transitaban la ruta, la cual bordeaba los límites del bosque sombrío, la espesura de las copas de los árboles, no permitía divisar que había más allá de los límites del bosque, el suave pastizal que silbaba con la brisa me relajaba, respiré profundamente, extraje un pequeño bastón de uno de los compartimentos de mi cinturón dándole un ligero latigazo con mi mano se extendió, pero ¿cómo no se me había ocurrido antes?, esto me podría ayudar a caminar mejor y tropezar menos, estar a la sombra de aquel árbol, definitivamente me despejaba las ideas.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Dom Jul 08, 2012 4:52 am

- Aquí puedes bajarte la capucha, igualmente hace demasiado calor como para que andes así ¿no crees? - Comenté finalizando unas anotaciones en la hoja. - Además, si estos tontos nunca han visto a una elfa es su problema. Ni que fueras un orco o un goblin para tener que ocultarte. - Añadí divertido.

Habíamos avanzado bastante aunque aún faltaba el tramo más duro, sinceramente no sé si podrá aguantar viendo que apenas se sostiene en pie por pura terquedad. Resoplé cerrando la libreta, dejándola sobre la roca para levantarme.

- Aprovecha a descansar, voy a ver qué encuentro. - Le dije sonriéndole, acariciando su cabeza por encima de su capucha.

Me estiré con pereza y me encaminé hacia un carro que estaba parado no muy lejos de nosotros, había varios críos escandalosos revoloteando alrededor del caballo mientras una mujer observaba la rueda con desagrado. La mujer parecía sobrepasar los cuarenta, con su cabello castaño sujeto por un moño apretado realzando su cara amargada, llevaba un grueso y llamativo vestido color púrpura sobrecargado de adornos que prácticamente iba arrastrando.

- Buenos días. ¿Tienen algo de agua o fruta? - Pregunté una vez me acerqué a ellos.

- Buenos días serán para usted. - Gruño la señora pateando la rueda para acto seguido sujetarse cómicamente el pie dando saltos.

Ignoré su respuesta y observé la rueda, una de las maderas se había roto y obstruía su circulación. Viendo que el carro era bastante grande y cómodo, además estaba cubierto por una lona blanca sonreí con malicia.

- Señora, le ofrezco un trato. - Le dije llamando su atención nuevamente. - Le arreglo la rueda y usted deja que mi compañera vaya dentro de carro hasta Balkar, ¿hecho? - Pregunté cruzándome de brazos observándola divertido.

Vi como la señora se tensó mirándome totalmente desconfiada, su nariz ganchuda resaltaba en su rostro haciéndola parecer un buitre a punto de picotearme los ojos. - Arregla la rueda y ya pensaré en llevar a tu “amiguita” -

- Primero traigo a mi COMPAÑERA, y luego arreglo la rueda. - No me dejé manipular, conocía bien a esa clase de gente estirada. A la mínima que vea que su carro puede andar no durará ni cinco minutos en irse sin nosotros. Escuché su gruñido y me encaminé hacia Tinu sin perder mi sonrisa.

- ¿Puedes levantarte? Conseguí algo mejor que agua. - Comenté divertido.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Lun Jul 09, 2012 1:22 am

Cerré mi ojos un par de segundos y respiré profundamente, la fresca brisa llenaba mis pulmones y relajaba cada uno de mis músculos, el calor era cosa del pasado, mis piernas dejaron de sentirse agarrotadas y delicadamente las estiré sobre la fresca hierba, apenas comenzaba a relajarme, posiblemente una ligera meditación me ayudaría despejar mis ideas y dejar de darle vueltas a lo que había sucedido ayer por la noche.

Me disponía a comenzar a meditar cuando de repente escucho la voz de Khanne diciéndome que aproveche descansar y que no preocupe por la capucha, algo comentó de ir a buscar algo de comer y de beber y acarició levemente mi cabeza, no pude evitar volverme a sentir nerviosa, toda la tranquilidad que estaba intentando aflorar se había esfumado, escuché como se alejaba a la distancia, resoplé en señal de alivio.

Apenas me encontré sola suavemente baje la capucha de mi cabeza y la deje caer sobre mis hombros, la trenza que sujetaba mi cabello salió y era agitada por el viento, me giré suavemente y vi nuestras pertenencias que hacía un rato Khanne había depositado sobre una piedra y la vi ahí, la libreta en la cual lo había visto tan absorto, ¿qué contendrá?, ¿qué habrá escrito?, ¿llevará una bitácora de viaje?, la curiosidad era incontenible, comencé a morderme las uñas debido al nerviosismo, di un reojo y Khanne discutía con una mujer de un carro no muy lejos de donde estábamos, si regresaba pronto no me daría tiempo de poder ver al interior, además si se había esforzado en no dejarme ver, seguro sería por algo, tengo que aprender a respetar las cosas de los demás, no importa cuanta curiosidad sienta, sujeté fuertemente el bastón que con anterioridad había sacado y lentamente me giré, lo vi a lo lejos y suspiré de nuevo, cerré mis ojos, como quisiera aclarar mis sentimientos y poder ser libre, llevé mis dedos a mis labios y suavemente los toqué, ¿qué había sido lo que ocurrió ayer por la noche?, no pude controlarme eso es seguro Khanne era un chico bastante apuesto, de estructura delgada pero fuerte sus profundos ojos rojos me hipnotizaban cada vez que me veían fijamente, era como observar el fuego de una chimenea, ardiente e incontenible, pero no solo era su físico lo que me atraía a de él, también su forma de ser, que a pesar de sus múltiples intentos de hacerse el rudo, la verdad es que para conmigo no lo era, como quisiera comprenderlo mejor para poderme aclarar.....

Veo que se aproxima rápidamente hacia mi con una gran sonrisa, algo me comenta de que si me puedo levantar y que ha conseguido algo mejor que agua, espero que no me esté hablando de vino, lo veo de reojo con algo de duda y apoyando el bastón me incorporé suavemente, vi que me ofreció su mano pero elegantemente me hice la distraída, una vez estuve en pie me giré hacia él y le dije.

-¿Qué será mejor que el agua?, ¿vino?, no me digas.- comenté bromeando llevándome la palma de mi mano derecha a mi frente

-¿Cuál es tu plan?.- comenté viéndolo de reojo, sin cruzar nuestras miradas demasiado tiempo


Última edición por Tinuviel el Lun Jul 09, 2012 5:24 pm, editado 1 vez

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Lun Jul 09, 2012 11:52 am

Resoplé resignado al ver que ella ignoraba nuevamente mi ayuda, cerré mis ojos dejando caer la mano a un lado y me encaminé para recoger nuestras cosas.

- No me confundas con el viejo ¿quieres? - Bromeé girándome hacia ella, anudando mi guante al cinturón.

No podía dejar de observarla, finalmente se bajó su capucha mostrando abiertamente su fino rostro, el viento hacía agitar sus cabellos y su trenza por encima de su capa aunque ella seguía sin devolverme la mirada. Una vez recogí todo abrí mi libreta y escribí un par de líneas con rapidez, guardé el carboncillo en el bolsillo interior del chaleco y me dirigí hacia Tinu.

- He conseguido un transporte. - Informé adelantándome unos pasos, dándole la espalda. - Sé que te estás esforzando en aguantar el ritmo, pero creo que te ayudará estar tranquila si viajas dentro de un carro que andando conmigo y sintiendo todas las miradas de estos palurdos, ¿no? - Añadí alzando mi libreta por encima de mi hombro para que pudiera verla.

Nada más sentí la mirada de Tinu en la libreta me giré de golpe para poder ver sus ojos sorprendidos. - ¡Te pillé! - Exclamé divertido mirando sus brillantes ojos violáceos.

Antes de que pueda protestar le coloco mi libreta en sus manos. - Tómala, es tuya. - Le dije sonriendo dándome la vuelta. - Al final anoche no viste mi mapa con todo lo que pasó, así que se me ocurrió hacerte una versión más personalizada. No sé cómo se verá volando, pero te anoté algunas zonas donde podrías volar y otras para que me esperes cuando nos separemos. - Expliqué cogiendo un grueso y pesado tronco entre mis brazos.

Solté el tronco a un lado del carro asustando a la “mujer buitre”, me acerqué a la parte trasera y me encaré hacia Tinu. - Quédate dentro mientras reparo la rueda, no pesas nada además de que así podrás cuidar nuestras pertenencias antes de que se largue sin nosotros. - Comenté con voz alta y despreocupada escuchando los gruñidos de la ostentosa mujer.

Dejé todas nuestras pertenencias dentro del carro, incluyendo mi apreciada katana y mi guante. - ¿Necesitas ayuda para subir? - Pregunté sin mirarla, no quería agobiarla pero no podía evitar ofrecerle mi ayuda.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Mar Jul 10, 2012 1:33 am

Creo que mi reacción de rechazar su ayuda le ha frustrado un poco, me siento algo culpable, pero es determinante que aclare mis sentimientos y evitar el contacto físico lo más posible, que he notado es un detonante para hacerme sentir nerviosa y confundida. Comenta en forma bromista que no lo confunda con el viejo girándose en mi dirección, inmediatamente baje la mirada ya que no tenía la capucha para cubrirme el rostro, noto como retoma de nuevo la libreta y escribe rápidamente un par de líneas , mis ojos van de arriba abajo viendo donde coloca la preciada libreta, regreso la mirada al suelo y trato de sacarla de mis pensamientos, ¿por qué he de ser tan curiosa?.

Veo como Khanne me adelanta y levanto la mirada para ver su gran espalda, comenta muy contento que ha conseguido transporte y que sabe mi gran esfuerzo por seguirle el ritmo, pero que se le ha ocurrido que yo pueda viajar en carro, sonrío suavemente agradecida de que pensó en mi y de seguro todo el camino ha estado meditando como ayudarme, siempre tan rudo pero a la vez tan tierno y considerado, en verdad, al menos en este momento he de aclarar que le quiero mucho.

De repente veo como levanta la libreta por encima de su hombro, mis ojos instintivamente se clavan en ella, caray es que no puedo controlarme, antes de que pudiera apartar la mirada de ella Khanne se gira y me sorprende viendo la libreta, de manera juguetona me dijo ¡te pille! y cruzamos la mirada por un par de segundos, es ahí cuando abruptamente me vuelvo agachar y con la cara ardiendo de vergüenza trato de disculparme pero no pude articular palabra, apenas abrí mi boca y Khanne depositó la libreta en mis manos y me dice que es ¿mía?, algo comenta de que me ha anotado rutas por si me llegara a perder y datos importantes de algunos de nuestros destinos, por si pasa lo peor y nos separamos sepa donde esperarle.

Abrí la libreta, las hojas estaban ligeramente amarillentas algo ásperas y enmohecidas, a saber cuanto tiempo llevaba en el olvido, respiré suavemente y me recordó a los aromas de la biblioteca de Liore, que raro que se haya tomado el tiempo de hacerme unas notas y encima no en un pedazo de papel sino en una libreta que podría llevar como bitácora de viaje; muerta de curiosidad comencé a hojearla y pude notar un boceto de un plano y varios lugares circulados, continué absorta en la lectura y con una especie de letras algo garabatosas venían nombres de pueblos e indicaciones como donde comer, que hacer si me perdía, donde esperarlo, etc, no pude evitar soltar una leve risa, que considerado es en verdad, sonreí ampliamente y al ver que Khanne cargaba un grueso madero y se dirigía hacia el carro.

-Muchas gracias por ser tan considerado.- le comenté muy emocionada tirando ligeramente de su chaleco

¿Pero para que lleva cargando un madero?, pensé con curiosidad, mientras no piense matar a la mujer que aparentemente es la dueña del carro, comencé a sentirme nerviosa, Khanne era bastante impulsivo, es ahí cuando de repente veo como suelta el madero asustando a la mujer, se dirige hacia la parte trasera y se gira para encararme comentándome que va subir nuestras pertenencias y que me suba de una vez en lo que repara la rueda del carro, suspiré en señal de alivio, no tenía pensamientos asesinos el día de hoy, lo único malo es que me lo dice en voz clara y bastante subida de tono, seguro la señora se habrá enterado de lo que me está comentando.

Mientras Khanne sube nuestras pertenencias me giré hacia la mujer y noté que me veía de pies a cabeza y se fijaba en detalles como mis orejas, mi vestimenta y la joyería que llevaba encima que a mi parecer era nula, de repente su mirada molesta se convirtió en una sonrisa.

-Bienvenida a mi humilde carro señorita, hágame el favor de subirse para que su compañero termine de repararlo y podamos retomar el camino.- Comentó la mujer haciendo una profunda reverencia y moviendo sus manos haciendo florituras al aire, estuve a punto de reírme pero me contuve

-Mi muy apreciada señora, agradezco su amable gesto y le suplico nos permita viajar tranquilos y seguros, seguramente una fina dama como usted conocerá de lugares interesantes en Balkar para conseguir víveres, hospedaje y ropa.- carraspeé un poco y me incliné ligeramente cogiendo mi capa en señal que no tenía vestido regresando su reverencia

Escucho la voz de Khanne diciéndome que si necesito ayuda para subir y volteo de nuevo a ver a la mujer y le digo

-Con su permiso abordaré su carruaje y de antemano le agradezco por todo.- dije esbozando una sonrisa, aunque me costaba hacerlo sabiendo que nos permitía viajar a regañadientes, era notorio que era una mujer avara e interesada con aires de grandeza, por lo mismo le había comentado lo anterior en señal de ganármela y sacarle información, además moría de ganas por comprarle a Khanne ropa nueva, no sabía que le había hecho a su camisa del día anterior.

Me giré de nuevo a Khanne y sujetando fuerte mi bastón miré al piso y en voz apenas audible le dije

-¿Por favor podrías subirme al carro?, es que me está falseando la pierna derecha, tienes razón todo es por mi terquedad, pero te pido de humilde manera que hagas caso omiso de ello y me ayudes a subir

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Mar Jul 10, 2012 3:08 am

Atónito, creo que esa es la palabra que mejor me define en estos momentos.
Sinceramente creo que tanta educación me va a derretir el cerebro, pero bueno era de esperar viendo lo hipócrita y estirada que es la “mujer buitre”, aunque Tinu no se quedaba atrás. Resoplé agitando la cabeza para sacudirme, no sea que se me peguen los buenos modales y me vuelva idiota.

Escuché la voz débil de Tinu al reconocer que no podía subir sola tal y como me imaginé, así que no pude evitar acariciarle la cabeza al verla cabizbaja al pedirme ayuda. - No te preocupes. - Le dije sonriendo alzándola con facilidad. - ¿Ves? No pesas nada. - Le susurré para que no se preocupara.

Me quité el chaleco y lo dejé colgando del carro, hacía bastante calor pero el interior imagino que estará bastante fresco, me di la vuelta acercándome a la rueda para empezar con la reparación. Sin muchos miramientos me puse manos a la obra, sentía las miradas de los viajeros sobre mí haciéndome fruncir mi entrecejo, aparté a un par de críos con un gruñido ya que estaban husmeando el tronco que traje antes y, tomando aire me acomodé a un lado del carro alzándolo con esfuerzo, empujé a patadas el tronco grueso debajo soltando el carro encima de él. Ignorando los murmullos a mi alrededor comencé a aflojar la rueda, una vez en mis manos la dejé en el suelo y me encaré a la mujer.

- ¿Tiene algún martillo y unos clavos? - Pregunté secándome el sudor de mi frente con el dorso de la mano.

Vi como la mujer me observaba algo sonrojada y con la boca abierta haciéndome alzar la ceja extrañado, para señalarme poco después el interior del carro con un tembloroso dedo. Así que sin hacer más preguntas me fui a rebuscar en el interior del carro trepando con agilidad, aunque no pude evitar soltar un suspiro al notar el frescor en el interior.

- Se está a gusto aquí ¿eh? - Comenté con aire aliviado viendo como Tinu estaba tímidamente sentada encima de unas maderas.

Di un rápido vistazo buscando alguna herramienta, el interior estaba lleno de telas y tejidos ostentosos extravagantemente coloridos y elaborados haciéndome fruncir el entrecejo, varios barriles estaban abiertos mostrando adornos brillantes en su interior. ¿Quién se va a poner todo esto? ¿un pavo real? Pensé rodando los ojos al ver lo que transportaba. No quería incomodar a Tinu con mi presencia así que me agaché buscando entre los pequeños barriles abiertos con utensilios. Después de remover un rato finalmente encontré un mazo y algunos clavos. Queriendo terminar lo más rápido posible salté afuera del carro, y comencé a reparar la rueda.

No sé si se habrá fijado en las últimas páginas de la libreta. Pensé martilleando con cuidado para fijar la madera.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Vie Jul 13, 2012 1:49 am

Khanne me acaricia tiernamente la cabeza y me dice que no me preocupe, con una delicadeza como si se tratase de levantar una pieza de cristal coloca sus manos por debajo de mis brazos y suavemente me levanta para ayudarme a subir al carro. Una vez arriba se gira y se aleja de mí, lo veo tan concentrado en reparar la rueda, me parece que se lo ha tomado enserio. ¿Tan preocupado estaría por evitar que caminara? Di un largo suspiro, busqué un lugar donde sentarme, había una pila de maderos donde encontré un buen lugar donde descansar.

Al tomar asiento pude ver una serie de arcones, cajas y barriles, en algunos se aprecian finas telas con ricos estampados, joyería que se asomaba de algunos cofres y algo de calzado desperdigado al fondo del carro, ¿qué clase de persona era la mujer dueña de tremendas cosas?, ¿vendedora?, ¿de la realeza?, varias cosas atraparon mi atención, si es vendedora, ojalá pueda comprarle varios atuendos, me gustaría comprarle algo a Khanne también. Sonreí contenta sujetando la libreta que me acababa de dar, estiré un poco mis piernas para desentumirlas de tanto haber caminado durante toda la mañana, a decir verdad me sentía algo culpable, yo me encontraba en el interior del carro disfrutando del fresco y el pobre de Khanne al rayo del sol reparando la rueda, me levanté dejando la libreta sobre los maderos y me medio asomé para ver cómo iba Khanne. Ya una vez en los límites del carro, me coloqué en una esquina y sujetándome del borde me asomé, de golpe se sacudió un poco el carro haciéndome aferrar fuerte al muro, pude apreciar como Khanne pateaba el tronco que cargó anteriormente y lo coloca debajo del carro para aflojar la rueda. Un poco retirado de donde estaba vi a la mujer viendo a Khanne, pero era una mirada algo distinta, ya no era de repulsión y asco, más bien era de admiración mezclada con algo de ¿lujuria?... clavé un poco mis uñas en la madera del muro, ¿pero qué me pasa?, es esto a lo que llaman ¿celos?, me llevé las manos a la boca en el momento en que lo pensé, que sentimiento más horrible, tenía ganas de gritarle a la mujer que dejara de ver a Khanne, pero no estaba en la postura, he de aclarar mis sentimientos. Veo que Khanne le dice algo y ella alza la mano para señalar donde estoy, rápidamente retomo mi lugar y me siento tranquilamente. He de disimular.

Khanne se adentra en el carro y veo como suspira de alivio al sentir la temperatura al interior, algo me comenta de que se está a gusto, tan solo sonreí y asentí con la cabeza. Está completamente sudado y veo como comienza a hurgar en los barriles, pero ¿qué busca?, muevo mi cabeza y mi vista para ver que tanto está haciendo, antes de que pudiera preguntarle, veo como extrae victorioso una maza y clavos descendiendo del carro para regresar a su tarea.

De verdad que desconsiderada soy, he de recompensarle su esfuerzo, me dirijo hacia nuestro equipaje y estirando mi mano alcanzo la boca de mi zurrón, me concentro y extraje un pequeño bulto envuelto por una servilleta, me vuelvo a sentar, y coloco sobre mi regazo el bulto desenvolviéndolo lentamente, aparece un pan envuelto en hojas, busco un poco en uno de los bolsillos de mi cinturón y saco un pequeño frasco, giro la tapa y espolvoreo un poco sobre el pan, con esto es suficiente pensé contenta esbozando una sonrisa, guardé el frasco y envolví rápidamente el pan. Tomé la libreta y comencé a jugar con las hojas para ventilarme un poco repetidas veces, de repente aprecio unas manchas de carboncillo al final de esta, sorprendida la abro donde acabo de apreciar las manchas y encontré una serie de líneas escritas rápidamente, por cierto, apenas eran legibles. Comienzo a leer y no puedo evitar que mi boca se entreabra de la impresión “gracias por estar a mi lado, y no hace falta que te sobre esfuerces tanto tontorrona”, llevé mi mano derecha a mi boca para ahogar un pequeño suspiro y varias lágrimas silenciosas caen lentamente sobre mis mejillas, sequé rápidamente mis lágrimas, me acerqué de nuevo al zurrón sacando una pluma y un tintero, tomé la libreta e inmediatamente después de sus líneas escribí; “ya sabes que siempre estaré a tu lado y no es que me sobre esfuerce, sino que no quiero ser una carga” al terminar mi frase sentí un amargo sentimiento, no quería sonar lastimera y agregué; “sabes que no te lo digo por causar lástima, sino que soy demasiado necia” y en caracteres élficos escribí Tye-mélane, sonreí con malicia, tan solo era algo que yo comprendería, pero a ver qué sucede, cerré lentamente la libreta y esperé a que Khanne regresara.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Vie Jul 13, 2012 5:51 am

Resoplé intentando contenerme al ver como otra vez los críos se asomaban de más para ver como reparaba la rueda. Ya prácticamente había terminado, tan solo hacía falta reforzar un poco la junta pero los murmullos de estos renacuajos me crispan los nervios. ¿Es que no tienen padres o algún idiota responsable o qué? Me pregunté al ver como se acercaba uno con los mocos colgando.

- Ni lo intentes. - Advertí en voz alta deteniendo su intento de coger un clavo.

Ignoré sus fastidiosas exclamaciones de sorpresa cogiendo el último par de clavos, contra antes terminara, antes me libraría de estos mocosos.

- Tienes un dibujo en el pecho… - Escuché que dijo una niña llena de pecas mirándome boquiabierta, señalándome con su dedo.

Rodé los ojos con hastío ante su comentario, siempre era lo mismo. Si no es la gran marca de mi pecho, eran mis ojos o mis orejas. - Y las niñas no han de hablar con desconocidos o se convertirán en sapos. - Respondí clavando el último clavo sin mirarla, aunque su grito asustado llamó la atención de varios viajeros haciéndome sonreír.
Ignorando los molestos murmullos pasé varias veces mi mano sobre la superficie de la rueda comprobando que no hubiera ningún desperfecto más, luego hice presión sobre la zona que anteriormente estaba rota viendo que resistía perfectamente.

- Con esto creo que es suficiente. - Comenté alzando la rueda, girándome para mirar a la estrafalaria mujer. - Dudo que confíe en mi reparación así que en Balkar podrá cambiarla, aunque creo que aún podrá soportar un par de viajes más. - Añadí colocando la rueda en su enganche.
Si me respondió o no ni me importa, simplemente ignoré todo mi alrededor concentrándome en fijar bien la rueda. La hice rodar un par de veces para comprobar que no se soltara y me situé nuevamente a un lado del carro. Observé el tronco sobre el que estaba apoyado, viendo que tenía que alzar más que antes el carro para tumbarlo.

- ¡Tinu voy a quitar el tronco, sujétate! - Grité para advertirla, no quería que se cayera o asustara.

Cogí aire y apretando los dientes alcé el carro, mis brazos temblaban por el esfuerzo así que comencé a patear el tronco, una vez cayó rodando al suelo me esforcé en dejar caer el carro suavemente sobre sus ruedas.
No es que me importara lo más mínimo el estúpido carro o su ridículo contenido, pero si hacía mi mejor trabajo seguro que la fea mujer no tendría ninguna objeción en llevar a Tinu todo el trayecto.
Me apoyé sobre mis rodillas para recuperar el aliento y pocos segundos después me estiré con gran pereza para destensar mis músculos. Sentía mi garganta seca, así que me encaré nuevamente a la ostentosa mujer.

- ¿Tiene agua? - Pregunté echando hacia atrás mi flequillo. - Podemos partir cuando quiera, pero mi compañera y yo estamos sedientos. - Añadí mirándola aburrido.

- Eh… Hay un barril con agua en el carro, a un lado de las maderas. Pueden beber lo que quieran. - Respondió bastante sonrojada con la vista fija en mi pecho.

Asentí levemente con la cabeza y fui hacia el fresco interior del carro. Estúpida gente rica, solo a ellos se les ocurre ir tapados hasta las orejas con este calor. Pensé al ver el sonrojo de la mujer.
Una vez dentro del carro me dejé caer en el suelo cerrando los ojos para disfrutar del frescor, sentía la mirada de Tinu sobre mí así que le hablé sin mirarla.

- Ya terminé de arreglar la rueda, aunque hace un calor horrendo. - Comenté divertido. - La señoritinga esta dice que hay un barril de agua cerca de donde estás, ¿tienes sed? - Pregunté apartándome nuevamente el flequillo.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Mar Jul 17, 2012 1:34 am

Tan pronto terminé de escribir las líneas de supuesta respuesta sobre la libreta se me vino una idea a la mente, rasgue un pedazo de hoja y escribí rápidamente “si la curiosidad te gana y te interesa puedes revisar la ultima hoja de la libreta”, la doble un par de veces le di un beso y la deposité en un de los bolsillos del chaleco de cuero que Khanne hacia un rato portaba, tendré la paciencia de esperar que revisé y con un poco de suerte leerá la libreta, al menos así no se me iría el habla al verle, me costaba trabajo articular palabras cuando se trataba de mis sentimientos y más ante la situación, de esta manera me facilitaría las cosas, suaves risas escaparon de mis labios, estaba bastante nerviosa pensando cosas que podrían suceder.

Escucho que Khanne grita mi nombre y antes de que le conteste el carro se mueve bruscamente, tan solo alcanzo aferrarme a la libreta y esperar que todo este bien, cual sorpresa fue la mía, tan solo fue un leve estruendo y el carro dejo de moverse, me levanté para asomarme, pero en eso vi que Khanne entra al carro bastante agobiado, se desplomó en la pared enfrente de donde me encontraba y con los ojos cerrados me comenta que hay un barril con agua fresca al fondo de carro, este Khanne continúa preocupandose por mi, si está sudando a chorros.

-Deberías de dejar de preocuparte tanto por mi, aprecio el detalle, pero primero ve por tu bienestar.- murmuré suavemente

Me acerque al barril, era algo viejo y de madera con ligeros cinchos de metal reforzándolo un pálido cucharón de metal se apoyaba en los laterales de este, lo tomé y sumergiéndolo recogí suficiente agua, me acerque a Khanne y me coloqué de cuclillas le acerqué el cucharón a sus labios

-Esta bastante fresca, creo te sentirá muy bien, bébela lento.- dije en tono maternal removiendo el flequillo de su frente con mi mano izquierda

-Por cierto, he encontrado algo que te puede interesar en mi zurrón.- añadí rápidamente en lo que depositaba el bulto sobre su regazo

-Te recomiendo que lo comas te hará sentir mejor y recuperarás energías.- continué diciendo mientras agitaba lentamente su flequillo

Yo sabía que lo que le había espolvoreado aquel pan no solo le ayudaría a recobrar su energía, sino que le daría algo de sueño, eso me daría el tiempo necesario para hablar con aquella mujer y ver que tanto comerciaba de ropa, en verdad quería hacerle un regalo especial a Khanne, tan solo le daría sueño en lo que llegábamos, sonreí con malicia.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Mar Jul 17, 2012 10:05 pm

Sonreí al escuchar su comentario aún sin abrir los ojos, no es que no quisiera verla al contrario, pero estaba a gusto sentado a la sombra y al mantenerlos cerrados me ayuda a sentir mejor el frescor. El suave ruido del agua me hace relamer los labios, tal parece que Tinu ya ha encontrado el barril aunque al sentir su presencia a mi lado me hace abrir los ojos extrañado.
Veo como está de cuclillas a mi lado acercándome un cucharón lleno de agua a los labios, provocándome mirarla a los ojos divertido.

- Puedo tomar las cosas por mí mismo, ¿eh “mami”? - Bromeé sonriendo cogiendo el cucharón dando largos tragos.

- Al menos ahora ya me hablas, ¿estás más relajada? - Comenté viendo con curiosidad el pequeño bulto que me ofreció.

Desenvolví el trapo sin mucho cuidado, viendo como unas hojas envolvían un pequeño pan. El pálido color que tenía y su forma triangular me hizo alzar una ceja, no sé de donde lo habrá sacado pero no era de la granja ni del pueblucho en que nos encontramos.
Sin muchos miramientos partí el pan en dos mitades y dejé la otra encima del trapo para que no se ensuciara.

- No voy a comer solo, tú tampoco has desayunado ¿recuerdas? - Dije ofreciéndole la otra mitad. - Gracias por el detalle aunque sinceramente apenas estoy cansado, se necesita algo más que un camino y un viejo carro para tumbarme tontorrona. - Añadí dando un buen mordisco al pan.

El tenue sabor dulzón me llamó la atención, parecía tener algunos frutos secos pero no explicaba el extraño dulzor que no terminaba de combinar con el pan.
Sacudí mi cabeza enérgicamente, es Tinu la que me lo ha dado así que seguro es algún sabor que a ella le gusta. Sin pensar de más me lo terminé y me levanté para tomar algo más de agua, aunque apenas me acerqué el cucharón a mi boca me sorprendí al bostezar sonoramente.

- Parece que me he relajado demasiado. -Murmuré extrañado frotándome los ojos.

Apenas di un par de tragos volví a bostezar haciéndome fruncir el entrecejo, había dormido de fábula esta noche como para estar dando estos bostezos así de golpe. Además de que mi cuerpo está acostumbrado a dormir poco por las habituales pesadillas, sin pensar me senté en los tablones de madera donde antes estaba Tinu y enfoqué mi mirada en ella.

- ¿No tienes hambre? - Pregunté conteniendo otro bostezo al ver que tenía su parte intacta.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Vie Jul 20, 2012 3:20 am

Al ofrecerle el agua a Khanne veo como sorprendido abre los ojos y de forma burlona comienza a criticar mi forma de cuidarle como “mami” según comenta, pero me es imposible evitarlo ya que siempre lo vi como a un niño y tomando en cuenta su historial de sufrimiento inspiraba cuidados. Añadió que ahora le hablaba y veo como de reojo abre el bulto que le ofrecí para descubrir el pan elfico que había aderezado con algo de polvos para dormir, algo inofensivo, nada para preocuparse, pero lo obligaría a descansar y arreglar asuntos con la dueña del carro sin que se percatase.

Parte el pan en gesto de compartirlo, algo nerviosa desvío la mirada para disimular y espero con ansias que coma de el, tan pronto lo hizo me hace hincapié en que me coma mi parte del pan, acerco mis manos al bulto y lo vuelvo a envolver disimuladamente en lo que Khanne se dirige al barril de agua, escucho como comienza a bostezar, ha sido un éxito, pensé con malicia, a los pocos segundos percibo un ruido seco y me giro para ver a Khanne tumbado donde antes me encontraba y me cuestiona si no tengo hambre porque he dejado mi parte intacta, terminando de envolver el pan y depositándolo sobre mi regazo en tono relajado le comenté

-De momento no tengo hambre, más que nada estoy algo agobiada, creo necesito descansar un rato más, pero guardaré mi parte para más al rato.- sonreí ampliamente y asentí en señal de afirmación

-Ojalá te halla gustado el pan, no es de reciente preparación, pero debido a los ingredientes se mantiene fresco, aún no me perfecciono en esas artes, pero hice un esfuerzo eh!, si tienes curiosidad, es pan elfico, está lleno de nutrientes y sacia bastante el apetito.- carraspee un poco para cambiar de tema

-Veo que estas muy cansado, si hace unos momentos andabas muy energético reparando la rueda, ¿no sería bueno que durmieras un rato?, ¿quieres un masaje en la espalda para que te relajes?, seguro que estar arreglando la rueda al sol no te habrá caído bien.

Me acerqué a mi zurrón y guardé el pedazo de pan, esperando pacientemente la respuesta de Khanne y darle tiempo de quedarse dormido, lo voltee a ver con ojos contemplativos.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Vie Jul 20, 2012 12:58 pm

Apenas puedo entender las palabras de Tinu, su tono suave y calmado me adormece aún más así que tengo que esforzarme en luchar contra el inexplicable sopor que me embarga ya que apenas puedo mantener los ojos abiertos, no entiendo porque me siento tan soñoliento de repente ya que antes de subir al carro no estaba cansado.

- Está bueno, solo… Tan solo un poco dulce para mí, pero te salió bueno… - Respondí con dificultad ya que cada vez me cuesta más pensar. Resoplé frustrado apoyando la frente en mi mano izquierda ¿porqué de repente tengo tanto sueño? me pregunté bostezando.

- No sé qué coño me pasa… - Murmuré sintiendo mis parpados cada vez más pesados sin entender nada de lo que me habla Tinu.

Igualmente no podía quedarme más tiempo ahí puesto que acordé con la mujer buitre que sería Tinu y no yo quien se quedaría dentro del carro, me levanté con dificultad ya que mi cuerpo se negaba a responderme aunque apenas hice el intento de dar un paso el carro se sacudió al emprender la marcha haciéndome perder el equilibrio. El vértigo de estar cayendo me hizo reaccionar más por instinto que otra cosa intentando no aplastar la sombra borrosa que imagino que es Tinu, pero mi cuerpo se niega a responder relajándose aún más. Apenas percibo el tenue color verde claro de la suave y blanda almohada que siento en mi mejilla y, con un suspiro cansado la oscuridad me arrastra con ella.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Miér Jul 25, 2012 3:12 am

Veo discretamente a Khanne, el efecto de los polvos deja dormido a un humano al instante, pero se me había pasado considerar que él no es totalmente humano sino un mestizo, y encima de todo solo se había comido media ración. Vaya que mal, ojalá pronto le haga efecto Al menos me he percatado que su hablar es más torpe y lo mucho que lucha por mantenerse despierto, ha de admirarse que tiene resistencia pensé retorciendo un poco la boca. Estaba por comentarle algo cuando veo que se levanta de su lugar y el carro comienza la marcha, se tambalea algo y cae encima de ¿mi? Siento un golpe seco y yacemos en el piso y la cabeza de Khanne sobre mi… ¡¡¡¿busto?!!! Siento como mi rostro se comienza a sentir más caliente, tan solo suelto un profundo suspiro. Al menos está dormido y no se ha percatado de la situación pensé entre aliviada y molesta, que conveniente era que me hubiera caído de todas las partes de mi cuerpo ahí.

- Que mala fui al hacerte esto, espero no lo tomes a mal y mucho menos llegues a pensar que fui la culpable - Dije en voz suave casi susurrante acariciando el flequillo de su cara al menos he de aceptar que tiene una cara adorable cuando duerme. En esta forma si se parece cuando era niño bajé suavemente su cabeza hacia mi regazo y continué acariciando su cabello, removí mi chaqueta y la doblé colocándola debajo de su cabeza y depositándolo suavemente sobre el piso.

Lentamente me levanté y caminé en cuclillas hacia la parte frontal del carro entre abrí la cortina y me dirigí hacia la pomposa mujer.

-Disculpe, he notado que tiene muy buen gusto al apreciar toda la mercancía que se encuentra aquí atrás, ¿de casualidad es usted comerciante? o ¿sabrá de lugares donde pueda conseguir ropas así de ricas? lo que sucede es que ando buscando ropa tanto de hombre como de mujer.-

-Soy comerciante y sastre de alta costura.- Entonó en forma altiva y llena de si misma

-Creo es mi día de suerte.- añadí pronto sonriendo ampliamente

-Puedes buscar en los arcones de piel que se encuentran en la parte de atrás, ahí encontrarás ropa de hombre, muéstrame lo que te interesa y te diré el costo, lo de mujer se encuentra en cajas de madera en la esquina opuesta, en cuanto a zapatos y joyería creo que de ellos ya te percataste.-

-Muchas gracias buena señora, ya veré que encuentro que llame mi atención y coincida con mis gustos.- dije en tono meloso que me estaba ocasionando ganas de vomitar. Nunca he posado tanto ante una persona, siempre he tratado de ser sincera e ir de acuerdo a lo que se me ha enseñado. Pero no podía evitar sentirme molesta después de que había lujuriado a MI Khanne, resoplé un poco después de recordar lo sucedido, he de tratar de mantener mi mente despejada de tales pensamientos.

Me giré en dirección a los arcones que me había mencionado, Khanne aún dormía profundamente, en teoría calculando que se tomó media dosis y teniendo en cuenta que es mestizo el efecto le duraría alrededor de 3 horas, con un poco de suerte las 4. Pero no me consideraría demasiado afortunada, viendo la resistencia corporal de Khanne. Giro un poco mis ojos y veo mi objetivo, me dirijo a hurtadillas hacia él y abrí suavemente el arcón evitando todo posible rechinar de las bisagras. Siento unos nervios terribles al solo pensar que se despertará en cualquier momento, me siento bastante culpable por haberle hecho dormir. Rápidamente comencé a hurgar en los adentros, había de todo, sedas, finas telas estampadas, túnicas, suspiré profundamente imaginando a Khanne vestido con ellas, de repente noto que algo capta mi atención, una camisa de algodón, bastante fresca, tomando en cuenta lo muy caluroso que es Khanne, inmediatamente debajo de ella estaban los pantalones a juego seguí buscando y encontré una hermosa túnica que podría utilizar sobre tan preciado par, era una mezcla de seda con algodón un material ligero pero a la vez aguantador, no tan delicado como la seda ni tan rudo como el algodón, era de un tono negro y tenía unos filos rojo oscuro con filos dorados y complementé este conjunto con una elegante faja roja, doblé todo delicadamente y lo envolví en una pieza de papel que encontré apilada por ahí a manera de armar un paquete, bueno al menos ya tengo un conjunto me faltan tres.

Sinceramente moría por comprarle una gabardina o capa, no había visto que tuviera nada salvo los pantalones que trae puestos o posiblemente otro cambio de ropa y verlo así realmente me deprime. Encontré una elegante capa negra de algún material parecido a la lana, puede abrigarle en días lluviosos, la alcé para poderla apreciar, los interiores eran de un rojo carmesí, como los ojos de Khanne, pensé contenta, tenía unos filos plateados en todo el contorno de la tela y en la parte inferior hacía unas grecas tratando de imitar diseños élficos, pero al ser elaborado por humanos eran algo “pobres” los intentos de imitación, he de buscarle un hermoso broche para cerrarla había olvidado lo mucho que me gustaba comprar ropa, por eso siempre había ido sola hacer esas andanzas, nadie en la abadía me soportaba cuando me daban mis ansias locas por comprar algo, mi naturaleza curiosa siempre sacaba lo peor de mi, comencé a doblarla y la empaqueté al igual que la primera prenda.

He de buscarle más conjuntos que prendas separadas, no quiero que traiga demasiado tiempo el pecho expuesto, llama demasiado la atención y no me había percatado de ello hasta hace unos momentos. Encontré más pantalones de algodón con un par más bastará, uno marrón y otro negro, en el segundo arcón que se encontraba en un costado encontré una camisa de formato cruzado y tenía unos lazos negros y predominaba un azul marino en la tela al jugar un poco con la forma en que se coloca se cruza en la parte frontal y se sujetan los lazos de los puños, le ayudará ocultar las vendas que luego porta en sus brazos de manera perfecta al sujetarse de la parte del antebrazo la coloqué con los pantalones y armé un tercer paquete.

Tan solo una prenda más, he de considerar que también quiero comprarme cosas para mi persona, solté un profundo suspiro, ya cerrando el primer arcón un pedazo de tela de lo que parecía ser una camisa quedó asomándose, creí que había dejado todo ya dentro bien doblado al entreabrir y verla aprecié que no había notado que estuviera ahí, era de confección bastante extraña, un cuero de color negro tan delgado que parecía tela bastante ligero, a primera impresión juraría que era tela pero me di cuenta de mi error, de la parte superior tenía un discreto cuello en V que se ataba con un par de cordones y la parte inferior tenía dos tiras bastante largas, sería que era para dar varias vueltas alrededor del tronco, creo que tiene un aire de chico ¿rudo? en un impulso y sin pensar bastante la cosas decidí adquirirla, total se había quedado fuera de lugar en el arcón sería señal para llevármela al girarme y apreciar el otro baúl abierto, una especie de pseudo capucha se encontraba a la vista, no pude evitar sentirme atraída por la confección de los botones de madera que la mantenía cerrada encontrados en la parte superior de esta, posiblemente complementaría la camisa que recién había seleccionado para que no fuera tan descubierto una vez procesada la información las coloqué juntas y armé el último bulto.

Apilé los cuatro bultos y rodeando el cuerpo de Khanne alcancé mi zurrón e introduje lentamente los cuatro paquetes, extraje una pequeña bolsa, me dirigí hacía la ropa de mujer, estaba fascinada por su colorido y la riqueza de las telas, no solo los estampados sino también la calidad y la fina confección, hacía tiempo que no me divertía tanto comprando seleccioné alrededor de 5 prendas y las coloqué dentro de mi zurrón, por último se me olvidaba seleccionar un par de sandalias para Khanne, que hace bastante calor y con esas botas que calza seguro se morirá de acaloramiento, las apoyé contra mi cadera y me dirigí hacia la parte frontal de la cabina depositando un pequeño saco de monedas de oro a un costado de la mujer.

-He seleccionado alrededor de diez prendas, estoy impresionada por la riqueza y calidad de todo lo que tiene creo que con el contenido de esta bolsa bastará ¿verdad?- dije serenamente, tan solo decir esto veo como dirige su mirada avariciosa hacia el pequeño saco, introdujo su mano y hurgó un poco medio contando la cantidad de monedas.

-Creo es suficiente, es un placer haber podido satisfacer sus finas y altas exigencias, siéntase bienvenida de comprar cada vez que quiera, ya que comercio bastante en Balkar.-

-Sería un placer, bueno deje ver como continúa mi compañero, supongo que no faltará mucho para llegar a Balkar, ¿verdad?-

-Tan solo alrededor de 2 horas calculo lleguemos, poco antes de que se oculte el sol.-

Me regresé al interior del carro y me arrodillé al lado de Khanne tomando suavemente su cabeza y colocándola sobre mi regazo, de nuevo jugué con su flequillo, estaba profundamente dormido, ni siquiera se había movido todo el tiempo que había estado seleccionando las cosas, ojalá esté teniendo sueños placenteros pensé sonriendo suavemente al contemplarlo. Realmente era bastante atractivo, al correr por su sangre algo de demonio lo hacía irresistible, había leído en libros durante mis estudios que los demonios eran de cuidado, siempre tratarían de encantarte con trucos y seducirte con la mirada, nunca lo había llegado a comprender hasta ese momento, pero dudo que Khanne utilizara sus “poderes” sobre mí, inclusive, dudo que sepa lo mucho que puede explotar esta habilidad, al acariciar sus cabellos mis manos hacen suaves movimientos sobre sus mejillas y tan solo pienso lo mucho que le quiero y me doy cuenta que me gusta bastante.

Se escucha un estruendo que proviene del exterior y el carro comienza a correr a mayor velocidad, solo escucho los gritos histéricos y ahogados de la mujer, ¿pero qué habrá pasado? me comienzo a tambalear y me golpeo contra la pared, mantengo la mirada sobre Khanne y sigue completamente dormido, ¿cuánto tiempo llevábamos de viaje?, cerca de las tres horas, seguro no me había dado cuenta del tiempo que había invertido seleccionando las prendas, pero en estos momentos no se le podía despertar a Khanne con facilidad, me comencé a preocupar, que inconsciente he sido al quererlo dormir por un capricho, necesito madurar estiré mis brazos y me agaché para abrazarle, me preocupaba que se fuera a golpear con tanto tambaleo del carro, parecía una persecución y no quería separarme de Khanne, me aferré desesperadamente a él...

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Miér Jul 25, 2012 8:20 pm

Oscuridad, todo lo que me rodea es una densa y espesa negrura que nubla todo mi ser adormeciendo completamente mis sentidos. Resoplé frustrado dándome cuenta que no puedo ni moverme, y realmente no puedo percibir si estoy soñando o no.

- Menuda mierda. - Murmuré con voz ronca.

Intenté abrir los ojos sintiendo mis parpados exageradamente pesados, ni siquiera era capaz de distinguir si estaba de pie, tumbado o sentado. Resoplé nuevamente bastante cabreado conmigo mismo, ya que ¿cómo cojones he llegado a este estado?

Recuerdo haber despertado esta mañana teniendo a Tinu entre mis brazos, sintiendo su respiración tranquila en mi pecho y como aún estando dormida jugaba con mis cabellos. Sonreí al darme cuenta que por primera vez había descansado de verdad, sin sentir el molesto ardor en mis muñecas y sin tener ninguna de mis habituales pesadillas.
Después de nuestro despertar toda la mañana se podía resumir a que ella prácticamente huía de mí, así que para no presionarla me la he pasado actuando normalmente. Aunque Tinu es tan terca… Pensé sonriendo divertido.
Tan solo reparé la rueda, no use ni mi fuego ni malgasté mis energías con estupideces. Hacía calor sí, pero no tiene nada que ver con el fuego abrasador que me tortura muchas veces. Entonces ¿por qué he caído en este estado?

Resoplé frustrado. No estaba despierto, pero tampoco dormido tan solo mi cuerpo. No sé cuánto tiempo ha pasado y eso me pone de los nervios, el camino a Balkar es muy concurrido pero no por eso menos peligroso.

Apenas puedo percibir la suave presencia de Tinu, ¿Por qué la siento tan cercana? con lo tímida que es dudo que me esté abrazando. Quiero despertar pero apenas se escapa un gruñido sin sentido de mi garganta.

- Tinu… - Murmuro con dificultad luchando contra el sopor.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Vie Jul 27, 2012 4:59 am

El carro continua tambaleándose sin parar y en postura agachada sujeto a Khanne por la cintura cruzando mis brazos y tratando de sostenerlo para evitar que se golpee, cerré mis ojos por un momento y traté de concentrarme en el ruido, era evidente que la velocidad había aumentado y se escuchaba el galopar de varios caballos, más allá del par que tiraban del carro, creo que serían al rededor de 4 o 5 jinetes y alcancé a escuchar el silbido del viento contra las hojas de las espadas que portaban, me preocupa algo lo empedrado del camino y lo inestable que está la rueda según recuerdo Khanne hizo hincapié en que era un arreglo temporal, pero al estar sometiéndolo a presión no se que tan buena sería nuestra suerte.

El carro se estremeció fuertemente y escuché un golpe seco, un hombre con una capucha espesa negra entró por la parte trasera del carro y se acercaba lentamente hacia mi, suavemente deslicé una de mis manos hacia el cinturón de varios compartimentos que portaba y extraje una daga, me temblaba bastante el pulso y sentía mucho miedo, con la otra mano continuaba sujetando a Khanne y alcé la vista para intentar apreciar la cara de aquel extraño, seguramente eran ladrones, pensé tragando saliva.

Cuando la sombra estuvo encima de nosotros, extendió su brazo y mostrándome una espada la acercó a mi cuello, nerviosamente negué con la cabeza y traté de poner mis pensamientos en blanco para evitar ser presa del pánico, ¡Mystra sálvanos de esta te lo pido por favor!, pensé sujetando fuertemente de Khanne y tirando de su cabello para ocultarle sus orejas.

-Disculpe buen hombre, no se que sea lo que quiere, pero ignore a este pobre humano, está enfermo y he estado cuidando de él, si le interesa algo en particular dígame y veré como puedo facilitárselo.- comenté sin perder de vista su espada

-Como puede apreciar, yo no soy humana y soy una completa desconocida tanto para este chico como para la buena mujer que conduce el carro, tan solo le suplico haga caso omiso de ellos y si lo que quiere es que le acompañe lo haré obedientemente siempre y cuando les perdone la vida.- añadí nerviosamente sosteniendo la daga contra mi espalda

Un sonido seco acompañado de un estruendo y algo de golpes hizo que nos detuviéramos, al parecer seguro fue la rueda, con la mano que me quedaba libre comencé a sacudir un poco a Khanne y buscaba con la mirada al hombre que hacía unos momentos me estaba amenazando con una espada y lo vi recargado contra la pared opuesta del carro llevando una mano a cabeza tratando de recuperar el conocimiento.

-Khanne despierta ¡por favor! comencé a susurrarle al oído.- mientras lágrimas de desesperación resbalaban sobre mis mejillas

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Vie Jul 27, 2012 8:59 am

Apenas percibo las palabras de Tinu, pero su tono asustado me obliga a ponerme en alerta. Me muerdo con fuerza el labio obligándome a despertar de este agobiante estado, ya que mi cuerpo se niega a responder. Siento como se sacude el carro deteniéndose violentamente y la temblorosa mano de Tinu en mi pecho, suplicándome totalmente asustada entre susurros para que despierte.
Aprieto con todas mis fuerzas mi mandíbula partiéndome el labio, haciendo que el leve pero punzante dolor me devuelva mis adormecidos sentidos. Apenas abro mis ojos veo el rostro aterrorizado de Tinu, gruesas lágrimas caen por sus mejillas mientras observa algo o alguien. Y el hecho de verla así, tan asustada… realmente me cabrea.

Impulsándome con las palmas de mis manos me levanto de un salto y me giro para observar el culpable de que Tinu esté en este tan asustada, un imbécil con capucha negra que me observa sorprendido y apunta amenazadoramente a Tinu con su asquerosa espada. Mi cuerpo aún no está totalmente despierto, pero al ver semejante gilipollas me hace arder la sangre. Sin darle tiempo a reaccionar, cojo un pequeño barril a mi lado y se lo tiro a la cabeza, el idiota apenas pudo cubrirse a tiempo así que aproveché la ventaja para darle un buen par de izquierdazos a su desprotegido estómago dejándolo tirado en el suelo.
Escuché los gritos de la mujer buitre y el murmullo de varios hombres, así que sin perder tiempo me agaché hacia Tinu.

- ¿Estás bien? ¿te hizo algo ese hijo de puta? - Pregunté observándola de arriba abajo para ver si tenía alguna herida.

Me sequé con el dorso de la mano la sangre que brotaba de mi labio inferior, y me incorporé para buscar mi guante y mi apreciada katana. - No entiendo como he podido quedarme dormido. - Gruñí realmente molesto apartando descuidadamente varios objetos que han caído por las sacudidas. Apenas encontré mi guante me lo coloqué deprisa, ya que las voces se escuchaban cada vez más cercanas. - A la mierda, así mismo. - Murmuré frustrado al no ver mi katana.

- Tinu, busca tu arco y quédate aquí. - Ordené acariciándole la cabeza con mi mano derecha. - Dispara contra cualquier cosa que se acerque, ¿entendido? - Añadí cogiendo por la camisa al estúpido intruso para tirarlo fuera del carro.

Nada más salté afuera vi como varios hombres montados a caballo y a pie que rodeaban a la ostentosa mujer, no eran muchos pero estaban bien armados. Sonreí con burla al ver como la estirada mujer aún despeinada y temblando de miedo se negaba a darle sus pertenencias.

- Tenéis que estar muy desesperados para tirarle los tejos a semejante vejestorio… - Me burlé cruzándome de brazos para llamar su atención.
Los gritos ofendidos de la mujer fueron ahogados por las protestas de esos energúmenos, así que apoyé bien mis pies ya que aún sentía algo adormecidas mis extremidades. - ¿Qué pasa? ¿tan solo tenéis huevos para asustar a una vieja? -

Un imbécil con un pañuelo en la cabeza y una tosca espada se lanza hacia mí, provocando que sonría con malicia. Detengo su estocada con mi guante sujetando su espada por el filo empujándole hacia mí para que pierda el equilibrio, y le doy un buen derechazo en su mandíbula. Con su espada ahora en mis manos le apunto al cuello, desviando mi mirada hacia sus compañeros.

- ¿Siguiente? - Pregunté sin perder la sonrisa.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Lun Jul 30, 2012 2:20 am

Siento que mis llamadas desesperadas por despertar a Khanne no tienen efecto y el hombre que tengo en frente no parece ni pestañear, mis lágrimas no paran de salir y realmente siento mucho miedo, arrepentida profundamente de mis acciones, después de haber reflexionado ante el peligro me doy cuenta que me falta mucho por madurar y que tan solo soy una niña mimada, he de aprender más para evitar ser tanta carga para mi compañero, se que lo contraté como guardaespaldas pero el lazo afectivo que ahora me une a él me impide que continúe en mi comportamiento tan infantil. Sujeto fuertemente la daga esperando a que el hombre se acerque y tratar de atacarle, cuando en cuestión de segundos siento como se levanta Khanne de un impulso y hábilmente sujeta un barril para posteriormente arrojarlo a la cabeza del atacante dejándolo inconsciente en el suelo.

Rápidamente veo como aparta objetos y cajas a su paso acercándose a mi para tan solo preguntarme si me encuentro bien, estoy tan sorprendida de la forma en que se levanto y reaccionó ante el peligro que me limito a verlo con ojos asombrados y titubeo un suave si, apenas audible para cualquier persona. Después de verme rápidamente de pies a cabeza veo que comienza a hurgar entre las cosas del carro y extrae su guante, se lo coloca rápidamente y girándose se acerca y me acaricia tiernamente la cabeza pidiéndome que busque mi arco y ataque a lo que sea intente entrar en el carro, veo que se aleja antes de que pueda darle respuesta alguna.

Siento una enorme angustia, no encontró su katana, espero no utilice su magia, ya que le agota terriblemente, no pude darle las gracias, gran parte de lo que está sucediendo ahora es culpa mía y la frustración que me embarga me llena de coraje para evitar más perdidas. Me levanto de mi lugar con las piernas algo temblorosas y comienzo a buscar entre los objetos que se encuentran desperdigados en el piso del carro, puedo divisar mi zurrón, comienzo a remover cosas y estiro la mano entre unos barriles para tirar del lazo de mi zurrón y poder acercarlo una vez en mis manos lo abro y concentrándome en mi arco lo visualizo y se materializa en mi mano junto con mi caraj, una vez los saqué me colgué el zurrón en mi hombro y comencé a buscar la katana, el carro era un caos todo estaba por todos lados, barriles volteados, arcones arrumbados contra las paredes, el barril de agua se había volteado y había humedecido algo de las prendas que yacían en el suelo, algo resplandeció al fondo del carro, me acerqué titubeando y la vi, la preciada katana de Khanne asomándose tímidamente de su funda, rápidamente la sujeté, al menos la llevaría su arma, no quería por nada del mundo que utilizara su magia, de esa manera las cosas se complicarían, además que la gente no comprende mucho de los elfos y mucho menos de los mestizos, no quería que fuera más señalado de lo que ya era.

Me incorporé rápidamente y me dirigí hacia la salida del carro vi al hombre que hacía unos minutos me había amenazado con su espada inconsciente en el camino, Khanne no había sido nada amable al arrojarlo del carro, si ya estaba fuera de combate desde antes, pobre hombre, hasta lástima sentí. Ahora que lo pienso mas a fondo, había notado a Khanne más molesto de lo normal, creo que casi como aquella vez que estuvimos en casa de aquel maestro y perdió el control, mayor razón para apresurarme y darle una ayuda. Bajé del carro y asomándome por uno de los lados divisé a Khanne peleando con uno de los asaltantes sujetando la espada de este y tirándolo hacia su cuerpo dándole un buen golpe y dejándolo en el suelo desvanecido, en actitud burlona y amenazante, como es su costumbre, desafía al resto de los hombres que rodean a la mujer, rápidamente salgo de mi escondite y le grité.

-Khanne aquí tienes tu katana.- grité con todas mis fuerzas arrojando la katana hacia él, era cuestión de segundos que la tomara, siempre tuvo muy buenos reflejos

Acto seguido sujeté mi arco y apunté con una de mis flechas a un hombre que se dirigía hacia la mujer, atravesando la túnica que usaba y ensartándolo en una de las paredes del carro.

-Ten cuidado que la siguiente vez tiro a matar, retiraos de aquí.- grité en forma desafiante tratando de ocultar mi miedo y distrayendo su atención de la mujer, aunque temblaba un poco mi arco, no se si sería por lo fuerte que lo sujetaba o el terror que sentía de lastimar a Khanne, era la primera vez en mi vida que sentí realmente miedo de perder a alguien después de la muerte de mis padres

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Mar Jul 31, 2012 3:58 am

Escuché el grito de Tinu a mi espalda arrancándome una sonrisa y alcé mi mano izquierda al aire para coger mi apreciada katana.

- Tonta… Nunca haces caso de lo que te digo, ¿eh? - Bromeé divertido tirando la espada que tomé prestada al suelo. - Gracias torpona. - Añadí anudando la katana a mi cinturón.

Apoyé mi mano derecha en la empuñadura roja de mi katana agudizando mis sentidos, escuchando las obscenidades que decían esos imbéciles al ver aparecer a Tinu de repente, haciendo que se crisparan totalmente mis nervios. - Protege a la mujer desde aquí, yo me encargo del resto. - Susurré sin apenas mover los labios para que solo ella me oyera.

Una sonrisa bastante macabra apareció en mi rostro, pateé al estúpido al que le había birlado la espada antes y desenfundé lentamente mi katana. - Tan solo lo voy a decir una vez. - Comenté avanzando hacia ellos. - Largaros ahora sino queréis que calcine vuestros restos. - Advertí haciendo girar mi katana ágilmente en mi mano derecha, mostrando su peculiar filo obsidiana.

Ignoré las sonoras carcajadas lanzándome con gran velocidad hacia ellos. Les he advertido, no han escuchado… Es su culpa. Me dije sonriendo con malicia, bloqueando una estocada con mi Katana dando un fuerte puñetazo en todo el rostro a un idiota desprevenido. El filo negro de mi katana bloqueaba sus torpes ataques, mientras que aprovechaba al máximo mi fuerza y la dureza de mi guante metálico para dejarles “un buen recuerdo” rompiendo algunos dientes. Salté hacia atrás de golpe, esquivando un violento hachazo que se incrustó en el abdomen de uno de sus compañeros.

Con el filo de mi katana apuntando hacia mi espalda observe a la pobre imitación de humano de prácticamente 2 metros, su fea cara era casi idéntica al de un simio y sus enormes manos portaban una gran hacha aproximadamente del tamaño de Tinu adornada con varias calaveras en su mango de madera. Alcé una ceja al verle, puesto que me gruñó furioso mostrando sus pocos y amarillentos dientes.

- ¿Qué ocurre gorila? ¿Los cerdos con los que te criaste no te enseñaron a apuntar mejor? - Me burlé viendo los rostros asustados de los pocos de sus compañeros que quedaban en pie.

Su respuesta no se hizo esperar, alzó su ensangrentada hacha y se lanzó hacia mí rugiendo furibundo. Sonreí totalmente divertido esquivando en el último segundo su arremetida, la brutal potencia de su golpe hizo que tropezara y su hacha se hundiera en el suelo.

- Idiota. - Murmuré rodando los ojos.

Un destello detrás de Tinu captó mi atención girándome para poder apreciar que lo provocó, un escalofrío me recorrió de pies a cabeza al ver como uno de los hombres se había separado del grupo y tenía su espada en alto a punto de atacarla.

- ¡¡Tinu al suelo!! - Grité lanzando mi katana con gran precisión hacia él, ensartándolo violentamente en pocos segundos.

El lacerante dolor en mi espalda me hizo reaccionar saltando a duras penas, esquivando el golpe que habría sido mortal sino me hubiera apartado. El gorila no era tan estúpido como creía, ya que no había desaprovechado mi descuido. Sonreí burlonamente forzándome a ignorar el ardiente dolor, ahora mismo no podía bajar la guardia o los gusanos se alimentarían de mis restos.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Jue Ago 02, 2012 4:07 am

Al escuchar su respuesta después de haberle lanzado su katana, tan solo doy un profundo suspiro Siempre tan tierno y considerado, de torpona no me baja. He de trabajar para “mejorar” mi imagen Me repetí un millón de veces mentalmente. Percibo un leve susurro apenas audible incluso para mí pidiéndome que protegiera a la mujer, sé que es Khanne pidiéndome que haga mi parte. Al menos me da gusto de que me ha considerado para apoyarle sonreí satisfecha.

Después de apuntar una de mis flechas hacia un hombre que amenazaba con atacar a la mujer, sentí un miedo enorme recorriéndome las piernas ya que la violencia definitivamente no era lo mío. Tan solo volteo un par de veces para ver a Khanne de reojo y ver como su desempeño en pelea es impresionante, sus movimientos son ágiles y acrobáticos, me percato que solo los golpea para dejarlos fuera de combate, nunca para matar, solté un profundo suspiro de alivio al pensar que no se derramaría sangre este día.

Me concentré en proteger a la mujer y mis flechas volaban cual saetas cortando el viento para tan solo rozar las prendas de los maleantes o desviar el trayecto de sus espadas, si yo quisiera tranquilamente podría haberles matado. Siempre he sido muy precisa con mis flechas, pero más allá de una diana o una manzana no había llegado a atravesar, esta nueva modalidad de practicar tiro al arco no me es nada placentera. A ratos cerraba fuertemente mis ojos y sujetaba con desesperación mi arco, siento un profundo remordimiento de consciencia al estar participando de este acto, pero ese día no iba a permitir que lastimaran a nadie.

Volteo a ver a Khanne y después de ver como varios de los maleantes desplomados en el piso ya quedaban tan solo unos pocos y una especie de gigante sosteniendo una hacha enorme amenazando con atacar a Khanne. Mi atención se concentró en ellos y no me pude percatar de nada más, veo como Khanne se gira hacia mi dirección y su cara de angustia me asusta, solo gritó al suelo y casi automáticamente respondí a su orden, escuché el ligero silbido de su katana cortando el viento para poco después un golpe seco, me giré y el hombre que hacía unos minutos le habían roto el barril en la cabeza yacía muerto a mis pies. ¿acaso estaba por atacarme? vi de reojo su mano y aun con las pocas fuerzas que le quedaban empuñaba una espada, llevé mi mano libre a mi boca de la impresión para evitar soltar un grito, de repente sentí un dolor en el pecho y me giro de nuevo a ver a Khanne, solo alcancé a ver volar parte de sus cabello y en el fondo el gigante sosteniendo su hacha con una expresión victoriosa ¿atacó a Khanne?, tan solo vi volar su cabello, ¿fue un rasguño o está herido? no se qué hacer, tengo mucho miedo de perder a Khanne y también de herir a alguien, pero ver volar su hermoso cabello no me ha caído en broma y siento que está herido tan solo es una corazonada, pero en estas cosas no suelo fallar.

Saqué una nueva flecha de mi caraj y la apunté hacia el hacha del gigantón, haciendo que se tambaleara un poco, veo como molesto voltea a verme y luego en tono burlón me ignora, me molesta que me subestime, solté mi arco y moviendo mi mano hacia mi cinturón extraje mi bastón dando un suave latigazo lo hago crecer a su tamaño original.

-No me subestimes gigantón.- Grité con algo de miedo pero mostrando ira en mis palabras, estirando mi báculo.

-¡Hoax Vorp!.- exclamé, mi báculo emitió un destello de tono rojizo inmovilizando aquel gorila.

Rápidamente corrí hacia Khanne y sin pensar mucho toqué su espalda y susurré suavemente sum corp sanctis. Un suave calor recorrió mi brazo y se depositó sobre la espalda de Khanne.

-Tan solo he comprado un poco de tiempo la petrificación le durará poco, ¿qué hacemos?.- le dije con expresión profundamente preocupada, me agaché para recoger el pedazo de trenza que yacía en el suelo y muda esperé su respuesta

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Jue Ago 02, 2012 8:32 pm

Sentía como la sangre resbalaba por mi espalda humedeciendo mis pantalones hasta llegar prácticamente a la rodilla, por suerte al ser negros no creo que se aprecie a simple vista. El simio gigante me sonrió burlón al saber que había conseguido alcanzarme y que ya no tenía conmigo mi katana para bloquear sus ataques, aunque si piensa que estoy indefenso está muy equivocado Pensé devolviéndole la sonrisa ignorando las ardientes punzadas de dolor en mi espalda.

Di un par de pasos calculando mentalmente todos los posibles ataques para tumbarlo, cuando un inesperado destello impactó en la tosca hacha del grandullón. Creo que la sangre que circulaba aún por mis venas se evaporó completamente al ver que fue Tinu la que disparó su arco provocando al gorila, quien gracias a su enorme estupidez la ignoró haciéndome suspirar de alivio.
Aprovechando que el gigantón aún estaba centrado en mí, me obligué a moverme a su alrededor para colocarlo de espaldas a Tinu y así poder vigilarla mejor. No es que no confiara en ella, pero si este estúpido mastodonte llega si quiera a alcanzarla la matará sin dudarlo. El sudor corría por mi frente y mi visión comenzaba a emborronarse por la pérdida de sangre, gruñí apretando los dientes y mis puños y, en apenas un parpadeo veo como de repente una luz roja que impacta contra el gorila dejándolo… ¿petrificado?
Me quedé tan sorprendido que apenas sentí que Tinu ya estaba a mi lado, tan solo advertí su presencia cuando puso su suave mano en mi espalda haciéndome gemir por el dolor, aunque casi de inmediato un agradable calor fue traspasando mi cuerpo.
Una torpe sonrisa se formó en mis labios al ver como la cabezota aún muerta de miedo se había arriesgado para ayudarme. Al sentir como el dolor iba desapareciendo gradualmente escuché su pregunta sobre qué hacer, desvié mi mirada hacia los 3 idiotas cagados de miedo que nos observaban a un lado de la mujer buitre y encaminé mis pasos hacia el cuerpo inerte del imbécil que había intentado matar a Tinu. Desclavé mi katana de su torso y la sacudí para quitarle los restos de sangre mirando hacia los 3 cobardes.

- Largaos antes que os envíe junto a vuestro amigo. - Amenacé apoyando la katana sobre mi hombro observándolos fríamente.
Casi estallo a carcajadas al ver como tropezaban torpemente entre ellos, para después salir corriendo. - Idiotas… - Murmuré haciendo girar ágilmente la katana en mi mano derecha.

Me acerqué con curiosidad al horrendo simio, pinchándolo para ver si reaccionaba tanto con mi katana como con mi dedo dando varias vueltas alrededor suyo. Viendo que aún seguía petrificado una sonrisa malvada se plasmó en mi rostro, pateé duramente una de las piernas del gigantón haciendo que se tambaleara y cayera ruidosamente al suelo, acto seguido puse mi bota en su garganta pisando con fuerza, y acerqué el filo negro de mi katana a escasos centímetros de su feo rostro. Poco tiempo después veo como el simio pierde la rigidez, volviendo a respirar mirándome totalmente atontado.

- ¿Sabías… - Le pregunté con un tono de voz tan pragmático que me miro realmente atemorizado - …que sólo son necesarios poco más de dos kilos para aplastarte el esófago por completo? - Escuché el gemido asustado de Tinu ante mis palabras, pero no pienso tener ningún tipo de compasión con esta escoria.

Sus ojos se hincharon al sentir como ejercía más presión sobre su cuello, abriendo su apestosa boca para gruñir de dolor. - Como eres un idiota sin cerebro solo te lo diré una vez. - Advertí viendo como inútilmente intentaba quitar mi pie de encima. - Lárgate y no vuelvas a pisar esta zona jamás, de lo contrario te mataré. -

Me aparté de golpe dándome la vuelta hacía Tinu, sujeté su cabeza con mi guante metálico suavemente para no causarle ninguna herida con las garras y la acerqué a mi pecho. Todo su cuerpo temblaba como una hoja, así que comencé a acariciarle con cuidado su cabeza para calmarla. Escuché perfectamente el ruido que hizo el gigantón al recoger su enorme hacha del suelo y fingí no darme cuenta de sus intenciones sin permitir en ningún momento que Tinu se separase de mí. Apreté el agarre de mi katana con la mano derecha y concentré todos mis sentidos, así que cuando el estúpido simio lanzó su hacha hacia mí tan solo giré hacia un lado llevando a Tinu conmigo para esquivar su torpe ataque a la vez que le di una rápida estocada separándole su fea cabeza de su cuerpo.

- No mires. - Susurré abrazándola.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Lun Sep 17, 2012 2:42 am

Observo como Khanne siente un alivio después de recibir el hechizo de sanación y reincorporándose en plan desafiante amenaza a los hombres que quedaban los cuales titubeantes y tambaleantes corrieron despavoridos, quise reír un poco ante la situación, pero antes de tener la oportunidad Khanne comienza a moverse alrededor del gigantón que acabo de petrificar, cual niño lo examina para ver si aún está vivo o que ha sucedido con él. Es evidente que no ha tenido mucho contacto con magia, salvo lo que me vio hacer cuando era pequeño, aunque mi nivel de aquel entonces al de ahora es por muy superior.

Continuó con su intensa investigación de la situación del gigante, cuando le da una patada y lo tira al suelo. Extrañada esperé a ver que hacía, me sorprende el ver que coloca su bota sobre el cuello de aquel ser y comienza hacer presión apuntando su katana hacia el rostro del yaciente. Le habla en manera desafiante, diciendo palabras que me erizan la piel. La maldad impregnada en ellas me horroriza y no puedo evitar soltar un gemido de horror, no sé si por el destino que le espera al gigante o por la maldad que detecto en Khanne, cualquiera de las dos cosas me asusta. Parece que Khanne no me escuchó, o tal vez me está ignorando porque continúa con su cruento espectáculo, estuve a punto de detenerlo de cometer tal acto, cuando solo escucho que lo amenaza y le ordena que se vaya de aquí.
Suspiré aliviada, quise decirle a Khanne que nos retiráramos enseguida pero se acerca hacia mí y me sujeta contra su pecho, comenzó acariciarme tiernamente, mi evidente nerviosismo no tardó en relucir. Temblaba sin poder controlar mi cuerpo, no sé si por el susto o por la situación en general, lentamente comienzo a tranquilizarme. Espero que el hombre aquel se retire, pero no escucho pisadas alejándose. De repente, escuché como el viento se perturbó y un ligero silbido mientras Khanne se giró y con gran fuerza blandió su katana, después silencio absoluto seguido por un ruido seco. Quise apartarme para poder ver que había sucedido, pero Khanne me susurró suavemente pidiéndome que no mirara al mismo tiempo mientras me abrazaba.

- Khanne, q...¿qué está pasando? - Titubeé asustada

- ¿Acaso ya se fue el hombre?, no sentí alteraciones en el viento. - Comenté nerviosa.

- Quiero llegar a Balkar, ya no quiero saber nada. - añadí en tono angustioso sintiendo mis lágrimas escapar lentamente sobre mis mejillas

Nunca pensé que nos fuéramos encontrar con tantos problemas y situaciones complicadas, a saber lo que nos esperaba aún. Lo único que sabía era que no quería que se derramara sangre, o que Khanne sufriera. Me comencé a preguntar si todo este camino era fruto de mi egoísmo o de las situaciones fortuitas de la vida. Seguro que si le comentaba a Khanne esto argumentaría que no es mi culpa, que me preocupo demasiado y que ante todo no perdiera el piso de mi meta principal, saber el culpable del asesinato de mis padres. Tan solo concluí que siempre he sido una niña mimada y por consiguiente esto me ha hecho algo inútil, no puedo sentir la entereza para sacar la cara y afrontar las situaciones, me siento tan vulnerable, frágil y débil. Correspondí el abrazo de Khanne y lo sujeté con fuerza, tan solo así me sentía segura, respiré profundo para tan solo comentar

- ¡Sácame de aquí!, no quiero saber nada, disculpa mi comportamiento infantil, pero ha sido demasiado para mí el día de hoy. - sollocé por última vez para después tan solo callar.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Lun Sep 17, 2012 11:12 pm

Escuché las preguntas asustadas de Tinu sintiendo como sus lágrimas humedecían mi pecho, toda ella temblaba de arriba abajo forzándose a aguantar, aunque era obvio que pronto llegaría a su límite si es que no lo había hecho ya. Seguí acariciándole suavemente su cabeza impidiendo que pudiera ver el cuerpo inerte del gigantón, si nunca había visto una verdadera pelea esta imagen le dañaría demasiado en su estado.

- Tranquila, ya ha pasado todo. - Susurré guardando mi katana en su funda para poder abrazarla con ambos brazos.

Apenas abrí la boca para intentar calmarla cuando siento que me corresponde el abrazo fuertemente suplicándome que la sacara de ahí, un nudo se formó en mi garganta al escuchar su tono de voz llena de angustia.
Sin pronunciar palabra alguna la alcé con facilidad en mis brazos teniendo sumo cuidado de no dañarla con las filosas garras de mi guante izquierdo y fui directo hacia el carro. Sentía la penetrante mirada de la mujer buitre a mi espalda pero la ignoré por completo, iba a subir al carro cuando vi que todo estaba hecho un desastre en el interior, así que desvié mis pasos hacia una gran roca a la sombra de un frondoso árbol. Me agaché para que Tinu pudiera sentarse en la roca apoyándose en el grueso tronco del árbol y le sequé sus lágrimas con mi pulgar derecho.

- Has sido muy valiente, ¿sabes? - Le dije sonriéndole mientras desataba las sujeciones de mi guante. - Ni se te ocurra pensar lo contrario, ahora descansa un poco mientras arreglo este desastre. - Añadí arrodillándome delante suyo para que pudiera verme a la vez que dejaba mi guante a su lado.

Me quedé contemplándola un rato, no sabría decir exactamente cuánto pero cuando vi que su respiración ya era más calmada apoyé las manos en mis rodillas para alzarme. Un escalofrío me recorrió todo el cuerpo entero al darme cuenta de un detalle. Mi trenza… Al incorporarme había quedado totalmente a mi vista. Parpadeé varias veces para asegurarme que veía bien, tragué duro y acerqué mi mano a mi nuca, soltando las vendas que sujetaban mi cabello comprobando que definitivamente ahora mi cabello era mucho más corto.

Me giré de golpe ocultando mi mirada con el flequillo. - A-ahora vengo. - Murmuré sintiendo como la rabia me iba llenando.

Ese cabrón… Pensé conteniendo apenas mi furia alejándome de Tinu, rodeé el carro para coger de un zarpazo el pie del malnacido que se había atrevido a atacarla y me giré hacia la ostentosa mujer.

- Voy a enterrar a estos imbéciles, así que cuida de mi compañera. - Ordené con voz fría.

Sentía como la rabia ardía con furia en mi interior, así que me di prisa en llevarme los cuerpos hacia el interior del bosque.

No pienso permitir que ella me vea así.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Tinuviel el Mar Sep 18, 2012 3:02 am

A los pocos segundos que le pedí a Khanne que me saque del lugar me responde el abrazo y rápidamente me sujetó entre sus brazos levantándome del suelo, solo lo abracé fuertemente de su cuello y cerré mis ojos, mi negación es demasiada para poder disolverla, cual lodo en un río. Durante un buen rato no paré de llorar, sentí la preocupación de Khanne al notar que se movió entre varios lugares, no sé si era por recoger nuestras pertenencias o por encontrar un lugar donde dejarme. Poco tiempo después lentamente me deposita sobre una gran roca al pie de un árbol, al momento que me bajó sentí el frío petrificante de la piedra al dejar la calidez de los brazos de Khanne.

No quiero que me vea llorar. Al momento que me bajo traté de voltear la cabeza pero fue inútil, sujeto tiernamente mi cara y con comprensión como de un padre que consuela a sus hijos secó mis lágrimas deslizando suavemente sus pulgares sobre mis mejillas. No pude decir nada tan solo llanto entrecortado que no pude contener debido a la situación. Se quedó observándome con mirada serena hasta que comencé a tranquilizarme, bajé la mirada hacia sus pantalones que estaban impregnados de sangre. creo que es la primera vez que me percato de lo duro que es separarse de tus seres queridos, y que no podría aceptar perder alguien otra vez, Quise colocar mi mano sobre su rodilla, pero en eso se levantó, escucho como se desata el cabello y gira bruscamente, algo le comentó a la mujer que me cuidara y se retiró.

Alcé ligeramente la mirada y veo como Khanne sujeta de un pié al hombre que hacía unos minutos me había atacado y yacía muerto sobre el suelo, el aroma a sangre me revolvió el estómago y sentí bastante asco. Noté como Khanne se alejaba hacia el bosque, A pesar de todo les dará santa sepultura, quiero acompañarle a pesar de que la escena no será nada placentera. Además había perdido la trenza de Khanne durante el encuentro y era algo que quería atesorar, no pensaba quedarme sentada todo el rato sin hacer nada. Tengo que dejar mis niñerías atrás.

Apenas pude reincorporarme, las piernas me temblaban, saque mi báculo de mi cinturón estirándolo de un latigazo y traté de utilizarlo como bastón en lo que trataba de calmarme para poder caminar bien. Comencé sorteando barriles y baúles y la vi a lo lejos, apreté el paso agachándome para recogerla, con mucho cuidado la tomé entre mis manos y deposité un suave beso, até el extremo donde la habían cortado y la guardé en compartimento expansible que tenía en mi cinturón, Ya que pueda la pasaré al zurrón, al menos de momento no pensaba revelarle que la tenía. Sonreí tímidamente pensando en los famosos relicarios que se daban entre los amantes con fragmentos de cabello. Siempre jurando amor eterno. Me llevé una mano a la mejilla mientras soltaba un profundo sollozo, estaba ensimismada en mis pensamientos románticos cuando la penetrante mirada de la mujer me sacó de reflexión, volteé a mirarla para que notara que me había percatado de su presencia.

-¿Es que acaso no piensas ayudarme a recoger este caos?.- añadió en tono secó y exigente

-En unos momentos más le ayudaré buena mujer, lamento la situación que aconteció, tan solo deje ver que está haciendo mi compañero, regreso en unos segundos.-

La verdad si pensaba ayudarle a recoger este caos, pero no podría hacer mayor cosa debido a mis limitaciones físicas y el cansancio que me mataba al levantar o mover cosas pesadas, mientras reflexionaba la manera que le podría ayudar. Tal vez con algún hechizo de levitación. Sentí un aura maligna incrementando por los alrededores, tragué saliva y comencé a girar mi cabeza buscando la fuente de semejante energía, levanté mi arco y me coloqué mi caraj. Lentamente me dirigí en dirección a la fuente de esta energía, que procedía del bosque donde hacía un par de minutos había visto a Khanne, y volteé para ver a la mujer.

-Regreso dentro de poco, hay movimientos extraños en los alrededores, pero nada de qué preocuparse, usted quédese tranquila.- Comenté en tono seguro.

Guardé mi bastón y apreté el paso, lentamente me escabullí entre los árboles, adentrándome en el bosque, sigilosamente aprecié una silueta y al enfocar la vista claramente noté a Khanne. Es que ¿acaso es él la fuente de la energía maligna? Comencé a morderme los labios, sujeté mi arco y extraje una flecha de mi caraj. Posiblemente esté algún ser maligno entre los arbustos y Khanne no se ha percatado. Avancé con cautela, sin dejar de sostener el arco, agudicé mis sentidos y nada. Parecía que las únicas presencias vivas, además de algunos cuervos que revoloteaban entre los árboles éramos nosotros. No puedo creer que es él. Suspiré profundamente bajando mi flecha junto con mi arco, y me escondí entre los árboles para observarle con atención y ver lo que estaba haciendo o a que se debía tanta acumulación de energía maligna, con seguridad aún no se percataba de mi presencia.

Tinuviel

Mensajes : 106
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Khanne el Mar Sep 18, 2012 4:56 am

A cada paso que daba, más rabia hervía en mi interior. Estaba apretando tanto los dientes que me dolía la mandíbula, tan solo cuando me alejé lo suficiente del camino me permití soltar los cuerpos que iba arrastrando para dar un brutal puñetazo contra un árbol haciéndolo tambalear entero.

No solo había fallado cometiendo el gran error de quedarme dormido dentro del carro poniendo en peligro la seguridad de Tinu, sino que además ese asqueroso gigante había conseguido lo que nadie en todos estos años. Ni siquiera el cabrón de Zelus había conseguido nunca acercarse lo suficiente para cortarme el cabello.

Solté el aire lentamente entre los dientes y arranqué un grueso trozo de corteza del árbol que acababa de golpear, tenía que descargar mi furia antes de poder volver con Tinu o de lo contrario lo más seguro que la aterrorizaría al verme así.
No quise observar mi alrededor puesto que dudo que cualquier animal o criatura salvaje quiera acercárseme en mi estado, así que enfoqué toda mi rabia en la tierra a mis pies y comencé a cavar usando la corteza como pala.

Mi cuerpo se movía automáticamente hundiéndome cada vez más en mis pensamientos, recordándome una y otra vez que gracias a mi error, había roto una de las pocas promesas que eran realmente importantes para mí.
Apenas era consciente de cómo se me clavaban varias astillas haciendo sangrar mis manos, tan solo quería golpear cualquier cosa hasta el caer muerto de cansancio. La corteza se partió en varios trozos por la fuerza de mis golpes, aunque no por eso dejé de cavar con las manos desnudas.

Una vez terminé el foso para los dos estúpidos me sacudí el barro de mis manos y los tiré sin miramientos en él, resoplé frustrado sintiendo como no había disminuido lo más mínimo mi furia y que estaba totalmente empapado en sudor. Observé con odio puro el cuerpo sin vida del gigante y con él en mente me dirigí hacia una gran roca, cogí aire y comencé a patearla violentamente sin cesar.

- ¡Maldito imbécil!¡¡Porqué mierda tuviste que quedarte dormido!! - Me grité frustrado sin dejar de golpear duramente la roca. - ¡¡Has puesto a Tinu en peligro y lo que es peor ese gigante sin cerebro ha hecho que rompas tu promesa!! - Di una última patada sintiendo como se rompía la roca, ¿o era mi pierna? La verdad es que ni me importaba.

Me dejé caer de espaldas al suelo con los ojos cerrados jadeando de cansancio, ahora solo tenía que recuperar el aliento e ignorar el dolor en mi pierna y mis manos para volver con ella.

Seguro que esa tonta está preocupada. Pensé abriendo los ojos con pereza.

Una extraña sombra detrás de unos arbustos captó mi atención, aunque al reconocer la forma me quedé completamente helado.

No… No puede ser. No me jodas que me ha seguido…

- ¿Tinu? - Pregunté sorprendido sin poder apartar mi mirada de ella.

Khanne

Mensajes : 105
Fecha de inscripción : 05/02/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Rumbo a Balkar

Mensaje  Contenido patrocinado Hoy a las 10:43 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.